Editorial / Por Juan Pablo Blanco
Si usted es víctima de un delito de odio, denuncie
Hemeroteca -- 2017
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Hemeroteca -- 2016
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
Hemeroteca -- 2015
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre

24/02/2017

A los políticos los criticamos porque sí y porque no. Y es que en el mundo en el que vivimos marcada por la tendencia de las redes sociales nos hemos convertido en jueces de todos, especialmente en el Facebook, Twitter y demás foros sociales tenemos patente para dar palos a cuantos se nos presente en el camino, y más aún si es un político que lo está haciendo mal. 

Hoy, desde esta columna, contrario a algunas últimas publicaciones en las que he hecho eco de situaciones generales con las que no comparto procedimientos, concretamente de cómo se manejan los temas de inmigración en algunas competencias de la administración pública, esta vez aplaudo la iniciativa de la regiduría de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Palma sobre la creación de un canal para denunciar los delitos de odio. 

De ahora en adelante, las personas que se sientan insultadas, menospreciadas, discriminadas y agredidas por su raza, procedencia, condición sexual, ideologías o asuntos de discapacidad, podrán llamar a una línea telefónica local para denunciar o dirigir su queja a un correo electrónico .

Las denuncias serán reportadas a la Policía Local de Palma, cuyos efectivos se entrevistarán con los afectados para hacer un seguimiento, y dependiendo de la gravedad se reportarán a la Policía Nacional, Fiscalía o Juzgado para hacer la respectiva investigación. 
Parece mentira, según datos del Ayuntamiento de Palma, que el 85% de los delitos por odio no sean denunciados, bien sea por desconocimiento, temor o desconfianza que sienten las víctimas.  En mi opinión, este hecho constituye avanzar un paso adelante para combatir lacras sociales como la xenofobia y el racismo. Por la temática de este periódico, vivimos de cerca hechos puntuales que parecen ser de otro planeta y no propios de la especie humana. 

Aunque en algunos lugares del mundo se evidencian más los problemas de discriminación racial o por la condición sexual de alguien, también es cierto que en Baleares- precioso destino del mediterráneo – la tierra que nos acoge existen algunos atisbos de racismo, sin embargo, el daño que hacen pocos es suficiente para que los niveles de intolerancia y de conflictos se eleven al máximo nivel de tensión. 

Lo que sí puedo afirmar es que desde este periódico, por los casos denunciados en los que hemos ido a la fuente de la noticia, podemos dar cuenta de numerosas situaciones humillantes – especialmente a nivel laboral por la procedencia de los empleados. Lo más común son los insultos de índole racial o por procedencia entre compañeros de trabajo, incluyendo a algunos jefes que aprovechan su cargo para descargar sentimientos de odio, y obviamente, no faltan los que se presentan en situaciones de la vida cotidiana.
Desde hace siete años fundamos nuestro equipo de fútbol, BSF FC, que viaja por los diferentes municipios de la Isla, en donde, en la mayoría nos han tratado muy bien. Pero no puedo pasar por alto, otros lugares en los que la intolerancia, el desprecio y las ofensas están a la orden del día, y lo peor, instigado por padres y madres de familia y gente mayor que son los llamados a dar ejemplo a sus hijos o nietos deportistas.

Hemos sido testigos de auténticas escenas dantescas que parece que se vieran¡ en las películas de terror, solo por el pecado de haber nacido en otro país o tener unas características étnicas diferentes, un acento o idioma de otro país.
Lo peor, es que sí este tema se denuncia públicamente causa incomodidad entre algunos sectores de la sociedad, e incluso, puedo afirmar con conocimiento de causa que muchos de los representantes políticos que han calentado la silla en cargos de responsabilidad relacionados a la inmigración pasan olímpicamente, no se involucran y siguen con discursos inútiles y distribuyendo panfletos con dibujos y mensaje bonitos que en la práctica no sirven para nada.

Lo cierto es que aunque en la teoría, el código penal el racismo y la xenofobia se castiga con cárcel en la práctica no se hace nada. Infortunadamente, a los delitos de odio poco se les presta atención, no se previene y solo se les otorga la suficiente importancia cuando se presentan asesinatos u otros atenuantes en los que haya hechos graves que lamentar.

Enhorabuena a la regiduría de Seguridad Ciudadana por la iniciativa, no duden en llamar a la línea telefónica habilitada o de escribir al correo electrónico para tales efectos

¡Perder el miedo y no darle tregua a esta lacra social es fundamental para hacer valer nuestros derechos!.

Línea para denunciar (650781644) correo (stop.odi@pol.palma.es)


Compartir esta noticia:    



Aprendamos la lección, una muerte absurda
Hemeroteca -- 2017
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Hemeroteca -- 2016
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
Hemeroteca -- 2015
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre

09/02/2017

Y seguramente serán millones más, si definitivamente no tomamos conciencia del riesgo que conlleva conducir bajos los efectos del alcohol o estupefacientes. El que esté libre de pecado que tire la primera piedra. No es hora de buscar culpables, ni de señalamientos por nacionalidades, credos o costumbres. De eso se encargará la justicia.

Por muy baja que sea la tasa de alcohol en el cuerpo no deja alterar los sentidos en el momento de estar al frente del volante de un vehículo. Si bien los altos índices de siniestralidad por este tipo de hechos apuntan a la población joven, tampoco las personas mayores se salvan, incluso, por qué no decirlo que entre más viejos nos volvemos más irresponsables somos.

En la madrugada del pasado domingo 29 de enero en un cruce de dos calles palmesanas de habitual circulación de vehículos, una grave imprudencia de un conductor bebido que arrojó una tasa de 0.60 miligramos por litro de aíre expirado, muy superiores del nivel máximo permitido 0,25 miligramos, no sólo cegó la vida de una persona de 38 años, padre de una niña de 10 años, excelente hijo y apreciado por muchos de sus amigos, sino que regó de tristeza y dolor el hogar de una familia, a cuyos padres y hermanos nadie les podrá reparar el daño causado.

Esta noticia no solo me ha tocado cubrirla desde el ámbito profesional, sino que desde luego me ha afectado bastante, no acostumbro a hablar en primera persona, sin embargo, en esta ocasión hago una excepción, a tenor de los acontecimientos. Con César, siempre tuve un trato cercano, me parecía una persona cordial, comprometida y solidaria con las causas nobles.

Su misma forma de ser espontánea, original y orgulloso de sus raíces despertaba en los demás simpatía. El carisma en el trato hacia los demás siempre lo diferenciaban de las otras personas, no todos tenemos la virtud de caerle bien a todo el mundo, en el caso de este colombiano que residía hace doce años en Mallorca, era atípico, sus allegados lo describían como amigo de sus amigos.

La típica definición cuando una persona fallece es que a pesar de sus defectos “era muy buena”. Pero en el caso de César, les puedo asegurar que hasta yo mismo me sorprendí de la gran cantidad de personas que supieron darle valor a la huella que dejó en vida. No recuerdo antes, desde que salí de mi país natal, Colombia, haber visto tanta gente asistir a un funeral, decenas de personas fueron a darle el último adiós al tanatorio. Una despedida propia de un Jefe de Estado, no estoy exagerando.

En medio del inmenso dolor de la familia, su novia y sus amigos, la conclusión es la misma de siempre. La vida es corta y hay que saberla vivir, no estoy diciendo nada nuevo, un letrero de sus más allegados lo confirmaba con una enorme imagen suya esbozando su sonrisa. “Bien- vivida”.

No quisiera volver a ver la imagen desgarradora de miles de Magolas (la progenitora de César) llorando desconsoladamente al lado del ataúd por su hijo, ni las lágrimas de los familiares como pude observarlo en primera persona el pasado miércoles 1º de febrero, no iba a cubrir la noticia, simplemente estaba para acompañar su presencia física en uno de sus últimos días sobre este mundo terrenal.

Quien escribe ya aprendió la lección hace hace varios años que no pasó de un simple susto, hay que tomar notas de los errores, de hombres es errar y de sabios rectificar, no es un mensaje para rasgarnos las vestiduras, sino para que reflexionemos sobre la cantidad de vidas que podemos arruinar como consecuencia de actos irresponsables, incluso hasta la propia vida y la de nuestros seres queridos. Esta vez tengo la oportunidad de contar una experiencia personal a través de uno de mis artículos de opinión

¡ Descansa en paz César!. Compartir esta noticia:    



La inclusión no contrarresta la identidad
Hemeroteca -- 2017
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Hemeroteca -- 2016
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
Hemeroteca -- 2015
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre

24/01/2017

No dejó de resultar decepcionante que en las fiestas de Sant Sebastiá el folclor latinoamericano brillara por su ausencia. Lo adelanté en un comentario en las redes sociales. Y no se trataba de irrespetar unas tradiciones muy consolidadas en las que en estos 16 años de estar radicado en Palma las he disfrutado y festejado, por lo que al mal pensado que pueda tergiversar mi idea, solamente decirle que soy plenamente consciente de que recientemente hemos hecho apología por un año más al patrón de Ciutat, me considero un palmesano de adopción, acojo sus costumbres, las respeto y promuevo a cualquier punto del planeta donde me desplace.

En Palma han nacido mis hijas y generaciones de hijos y nietos de personas que han emigrado de sus tierras de origen para venir a esta prodigiosa tierra a ganarse la vida y encontrar las oportunidades negadas en su propio terruño.

En estos días, una información del Ultima Hora daba cuenta del regreso a sus países de origen de más de veinte mil suramericanos en el 2016, también cabe recordar que se han quedado los que definitivamente tienen asentadas sus raíces, los que bajo ningún pretexto familiar o sentimental tienen vínculos con sus países.

En esa gran proporción se incluye a los latinoamericanos que han escogido en su momento a Baleares como destino opcional para vivir; algunos tuvieron la suerte de sobreponerse a la falta de empleo y a todas las vicisitudes de las problemáticas sociales; a otros, el tsunami de la crisis acabó con las ilusiones de las que hoy en día desde sus lugares de origen guardan el recuerdo, literalmente se vieron obligados a regresar.

Con esto, vale señalar que pese a los retornos masivos, los que se quedaron constituyen una nutrida de gente latinoamericana, centenares de ellos con nacionalidad, que ya tienen establecida su vida. Por eso, no dejó de resultar chocante a diferencia de otros años que en una de las fiestas más emblemáticas de la Isla la cumbia colombiana, el tango argentino, la murga uruguaya, la cueca chilena, la samba de Brasil o los bailes típicos de Ecuador, Paraguay, Bolivia, Venezuela y Perú.

Y es que en ningún momento se trata de desconocer el sentimiento local que despiertan estas tradiciones, por el contrario, somos muchos los que apreciamos estos valores históricos y culturales reconocidos, que desde luego, no pierden su esencia por incorporar música representativa de una gran parte de la población afincada en Palma, más de un 10%, como sí lo hacen con géneros que no se identifican para nada con la identidad palmesana.

El procedimiento de escoger los artistas pasa por las votaciones recabadas en la WEB habilitada para tal efecto, no obstante, este procedimiento debería ser revisado en un futuro por los filtros humanos o encargados de ofrecer variedad de alternativas. La integración pasa por acoger las costumbres de la tierra donde emigras, asimilarlas como en su momento las nuevas generaciones aprenden la otra lengua que cohabita junto con el castellano en esta tierra, el catalán, tal y como lo decíamos en la edición anterior de este periódico.

Las fiestas de una ciudad o de un país deben mantener su identidad, los tópicos añadidos simplemente constituyen un atenuante social para su enriquecimiento. La realidad demográfica está ahí y en los años anteriores se dedicó una plaza para géneros de música latinoamericana, si este año no se pudo el mundo no se va acabar, no estamos señalando responsables, pero es atípico pasar de un extremo a otro, de tener una plaza con una veintena de artistas a ni tan siquiera contar una actuación musical.
Esperemos que el otro año, pese a la convocatoria de concursos de Cort, el criterio sea diferente y se ofrezca variedad, pluralidad e igualdad de oportunidades en cuanto a gustos se refiere, sin que ello desluzca la fiesta o le reste el sentido de la identidad, talento latinoamericano de músicos hay a granel, desparramado a lo largo y ancho de la Isla.

Compartir esta noticia:    



Que las promesas electorales se hagan realidad este 2017
Hemeroteca -- 2017
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Hemeroteca -- 2016
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
Hemeroteca -- 2015
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre

10/01/2017

Solo algo pedirle a los Reyes Magos en este 2017. Lo que se debe implorar a la dirigencia política de este país y de los demás puntos de la geografía universal es que gobiernen con responsabilidad social, administren equitativamente los presupuestos y la balanza no la inclinen hacia un solo lado de acuerdo a sus tendencias o corrientes ideológicas, gustos personales- muchos de ellos salidos del contexto de la realidad- y siendo especialmente prácticos a la hora de ejecutar para el bienestar común, muchas veces imperan los caprichos y las disputas partidistas sobre el sentido común y la lógica de cómo hacer las cosas bien.
Si la gente estaba cansada de las promesas incumplidas de los políticos y las riñas diarias entre unos y otros, dignos invitados de Sálvame, estoy seguro que el año pasado se batió el record. Nuestros dirigentes estuvieron de los 365 días, casi todos ellos, tirándose los trastos a la cabeza, arreglando el tejado del vecino sin mirar el propio, incluso, siendo objeto de mofas, memes y un sin número de artículos de prensa convirtiéndose en carne de cañón de los más connotados editorialistas de este país de varias tendencias ideológicas.
Empleando términos futbolísticos, el centrocampista de creación, el que se echa el equipo al hombro, ese líder encargado de proponer y originar ideas, ha desaparecido. Otrora, recuerdo, en la política emergían dirigentes con propuestas sociales, arriesgados y sin ningún temor por lanzarse a la aventura de ejecutar para el bienestar ciudadano.
Hoy por hoy, esos líderes han desaparecido, y los que intentan surgir son absorbidos por la libido del sistema o por encontrar encarnizados enemigos no sólo en la otra orilla, sino en su propio terruño. Es difícil que un país en esas circunstancias salga adelante y mucho menos que sus ciudadanos recuperen la credibilidad, a partir de esta descripción generalizada es que el absentismo sea el común denominador en épocas electorales.
Y aunque parezca un pequeño detalle, como si fuera poco, cuando un o una política se aferra a su puesto, se rodea en muchos casos de asesores o cargos que entorpecen durante una legislatura todo lo que se les cruza por el camino, el eterno problema de los mandos medios y de delegar sobre personas incompetentes y de poca visión que en lugar de hacer parte a la solución de una situación se convierten en un factor añadido al problema, no lo generalizo pero sí es algo que comúnmente se suele percibir en el ámbito político en todas los lugares del planeta.
Esperemos que en esta Comunidad Autónoma, quienes tienen la responsabilidad de defender los intereses de la ciudadanía y de propugnar por la igualdad y el equilibrio de políticas sociales saquen a relucir lo propuesto en época electoral. No es factible que todo lo propuesto se convierta en realidad, pues es bien sabido que para aprobar algunos proyectos se debe contar con el beneplácito del adversario político. Sin embargo, existen áreas de un gobierno encaminadas a ofrecer a la ciudadanía una mejora en calidad de vida, bien sea en lo social, salud, educativa, infraestructuras y un largo etcétera.
Infortunadamente en el 90% de los casos no se cumple lo que se dice, y en época electoral el votante no asume el deber democrático del derecho al voto. La pescadilla que se muerde la cola. Esperemos que en este nuevo año, algo cambie, y los ciudadanos de a pie y las empresas pequeñas y medianas realmente encuentren políticas sociales basadas en igualdad de oportunidades, además de velar por muchas familias azotadas por el desempleo que rozan la exclusión social. ¡Benvingut!, ¡Bienvenido 2017! Compartir esta noticia:    



La reactivación del tejido asociativo
Hemeroteca -- 2017
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Hemeroteca -- 2016
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
Hemeroteca -- 2015
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre

27/12/2016

El pasado 18 de diciembre el área de derechos cívicos, igualdad e inmigración del Ayuntamiento de Palma organizó la I Feria de las Culturas en el Patio de la Misericordia en la que participaron veintidós asociaciones de varios países. Aunque este tipo de eventos no sea la solución a los problemas de convivencia ciudadana- no de inmigración- sí que es un analgésico para que se reactive el decaído tejido asociativo que se había literalmente descuidado en las anteriores legislaturas, so pretexto de la crisis. E incluso, a las actividades de autofinanciación el pasado gobierno autonómico le dio la espalda, nunca hemos encontrado respuesta sobre el papel que desempeñó durante cuatro años una paquidérmica y prácticamente ausente dirección general de inmigración.
Aunque con mejoras para una próxima versión fue gratificante devolvernos diez años en el tiempo para comprobar de primera mano que Palma es una ciudad multicultural representada en 151 nacionalidades. Infortunadamente el tiempo no fue el mejor aliado para los organizadores y en 2017, en caso de repetir la experiencia, tendría que replantearse el lugar para que el esfuerzo de las asociaciones participantes se vea recompensado con una asistencia masiva de público.
Antes de que arreciera el mal tiempo, antes del mediodía se notó una afluencia nutrida de asistentes con lo que hace pensar que merece la pena que desde esta regiduría del ayuntamiento se continué apoyando la iniciativa de cara al 2017.
Respecto a algunos de noticias y comentarios personales publicados en Facebook sobre el Día Internacional de las Personas Emigradas, salió un comentario de un representante de una entidad local acerca de mi “discurso perfecto”, agregando que la integración se hacía con una correlación de culturas, reclamando una mayor presencia de inmigrantes en actividades de las entidades locales y además advirtiendo que en los festejos organizados por las asociaciones de inmigrantes no se invitaba a estas organizaciones locales.
Como es normal un debate dentro de los cánones del respeto suele ser atractivo, la retroalimentación de ideas y conceptos siempre será fructífera en aras de fomentar una buena convivencia. Y es que el comentario del representante de esta entidad local se puede extrapolar a los argumentos generalistas que podemos interpretar todos los días en los medios de comunicación con la idea de que los colectivos de inmigrantes tienden a formar sus propios guetos.
No obstante, tirando de hemeroteca he recopilado unas páginas de una época, menos de ocho años, en la que las asociaciones foráneas invitaban a las asociaciones vecinales a sus celebraciones y viceversa.
Posiblemente el representante de esta entidad local tenga razón en que hay cosas que aún fallan para la convivencia ideal en una comunidad autónoma, en donde proporcionalmente si se compara con el resto de España, los extranjeros ascienden a casi el veinte por ciento del total de la población.
Soy enemigo de los discursos perfectos, pues con trece años de edición de Baleares Sin Fronteras estamos propensos a tener márgenes de errores, nadie es dueño de la verdad absoluta ni mucho menos nos podemos acercar a la perfección, tal y como creen algunos jovencitos graduados de las facultades de comunicación social que creen estar por encima del bien y del mal.
En el único punto que puedo estar completamente seguro es en afirmar que a tenor de la experiencia, he conocido a gente muy valiosa- independientemente de su corriente política- que desde el trabajo y demostración fehaciente de hechos y no con fantocherías, ni discursos demagógicos, sí le ha apostado a la integración y a la buena convivencia. ¡Una Feliz Navidad y un próspero año nuevo!
Compartir esta noticia:    



Delitos de segunda y tercera categoría
Hemeroteca -- 2017
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Hemeroteca -- 2016
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
Hemeroteca -- 2015
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre

13/12/2016

Desde que salimos la última vez a la calle, hace quince días, estoy seguro de afirmar que ha sido unas de las peores semanas respecto a las noticias que hemos recibido. Sin duda, la información mediática ha girado en torno del trágico accidente que cegó la vida la delegación del equipo Chapecoense de Brasil, sumando a la tripulación y 21 periodistas que viajaban a Medellín a cubrir el partido de la final de la Copa Sudamericana de fútbol.
Qué podemos decir que no se haya comentado de este suceso que enluta muchos hogares en Brasil. Lo único positivo de este dolor humano, por llamarlo de alguna manera, han sido los cinco sobrevivientes y el espíritu solidario de Colombia representado en el Atlético Nacional.
Luego de leer este tipo de noticias, solo nos queda la reflexión de un sentimiento de apego por la vida y los seres queridos que nos rodean, hoy estamos y mañana no sabemos qué pueda ocurrir. Una reflexión a valorar lo que realmente amamos y apreciamos.
Posiblemente no sea el editorial objetivo ni noticioso que esperan de quien escribe, pero sí es importante hacer un alto en el camino para pensar en el sentido que le estamos dando a nuestra existencia y si merece la pena complicarnos con situaciones que en nada contribuye a nuestro avance personal y profesional.
Las muestras mundiales de solidaridad han sido maravillosas, sin importar fronteras, razas, credos o estratos sociales. No tendría que ocurrir un desenlace fatal para expresar los sentimientos que guardamos en la profundidad de nuestras entrañas. Las redes sociales son el mejor testigo del parecer de la opinión pública, y sin duda, el fenómeno llamado Facebook, Instagram o Twitter siempre han sido una muestra de los millones de gestos de hermandad.
Por otra parte, al cierre de esta edición nos enterábamos de otra terrible noticia que se ha convertido en el símbolo en estos últimos días contra el maltrato infantil. En Bogotá, un salvaje, no se podría denominar hombre, acabó con la una niña de 7 años. La secuestró, la violó y luego la asesinó. La verdad que como periodista y padre de un par de niñas, una de ellas de la misma edad, me ha afectado bastante.
No sé en qué mente cabe tanta maldad, lo único que esperamos es que para este individuo caiga todo el peso de la justicia. Incluso, las informaciones den cuenta que en ninguna cárcel los internos aceptarían compartir celda con un sujeto de estas características.
No obstante, este crimen de la niña Yuliana, me hace pensar seguramente lo de muchas personas que hace un par de meses con su voto no avalaron el proceso de paz en Colombia. A esos más de seis millones y medio de personas que votaron al “NO” los tildaron de enemigos de la paz, en las redes sociales los tacharon de paramilitares o les endosaron cierta simpatía por el expresidente Álvaro Uribe.
Después de leer los comentarios de personas que apoyan el proceso de paz en Colombia con las FARC, reflexiono sobre la muerte de niña Yuliana y los miles de crímenes cometidos por integrantes de esa guerrilla por los que nadie pagará un solo día de cárcel. Once mil niños reclutados en esa organización, les cercenaron su infancia, acabaron con las ilusiones de esas personitas en formación y nada pasa, los mismos cabecillas que patrocinaron esta infamia salen hoy en la foto con el Premio Nobel de la Paz, presidente de Colombia, Juan Manuel Santos.
No estamos en contra de la paz, ¿quién no quiere que se apacigüe la guerra en cualquier punto del planeta?, los ciudadanos de bien queremos lo mejor para nuestro mundo, no obstante, no queremos un mundo en el que los millones de crímenes como el de Yuliana quede en la absoluta impunidad. No queremos sociedades hipócritas en las que los delitos sean calificados de segunda o de tercera dependiendo de quién los haya cometido.
Compartir esta noticia:    



Cuando ganar es perder y perder es ganar
Hemeroteca -- 2017
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Hemeroteca -- 2016
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
Hemeroteca -- 2015
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre

23/11/2016

Entrar a profundizar en las causas que puede tener para el mundo la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca de los Estados Unidos, sería repetir la opinión que comparto plenamente con nuestro abogado columnista, Igor Valiente (página 13 de esta edición) y mi amigo y colega, Francisco Manrique (página 12), con quien tuve el privilegio de trabajar en el periódico Noticia Hispanoamericana, un impreso semanal que se editaba en Long Island en el Estado de New York a comienzos del 2000.

Con Francisco, periodista peruano, compartí investigaciones periodísticas y anécdotas como las de irnos a dormir dejando finalizada en la imprenta la temática de la portada en la que anunciábamos como nuevo presidente al demócrata Al Gore, seis horas después la dirección del periódico nos llamaba para que fuésemos a rectificar el titular, pues el inquilino de la Casa Blanca iba a ser George Bush como en efecto sucedió.

Aclaro que no fue error un humano, dejadez o irresponsabilidad informativa como se pudieran imaginar, al contrario, todos los medios de comunicación y el sistema electoral de aquel entonces nos ajustamos al protocolo de los comunicados oficiales de prensa. El error extensivo a todos los poderosos incluyendo Univisión, Telemundo y los grandes periódicos del país se atribuía al extraño y complejo sistema electoral de Estados Unidos, la confusión generalizada se derivó de los conteos en los Colegios Electorales, que en un reñido final le otorgaron la victoria a Bush.

El epicentro del problema se generó en un conteo por el exquisito botín de 25 votos electorales en el Estado de Florida, que al final encumbró a Bush a la presidencia. A partir de esta curiosa anécdota de profesión siempre sigo recordando la veracidad de aquel sonado dicho de que “hasta en las mejores familias se presentan problemas”. Y si en España y en algunos países latinoamericanos se han puesto en entredicho los procedimientos en los sistemas electorales, lo de Estados Unidos, que se supone es la mayor potencia no tiene carta de presentación. Hillary Clinton ganó en las votaciones populares por una diferencia de más de medio millón de votos de los ciudadanos, pero Trump se comerá el exquisito trozo del pastel de gobernar el país con mayor ascendencia mundial. Lo propio sucedió en aquel entonces, año 2001 con Al Gore que se imponía por 543.895 votos populares sobre Bush, que también insólitamente ganaba la presidencia con 271 colegios electorales, cinco más que Gore, que al final obtuvo 266.

La verdad, una opinión no puede cambiar el mundo, pero a quienes hemos vivido profesionalmente in situ este tipo de noticias nos cuesta masticar y menos digerir la divina democracia en el país del Tío Sam. Y sí, tal y como sucede en este descarado y obsoleto sistema electoral, vemos reflejado el orden de diferentes estamentos llamados a hacer prevalecer la democracia mundial, ¿de qué credibilidad se habla cuando a grandes escalas se observan este tipo de despropósitos para la igualdad de condiciones?.

Votos de ciudadanos de primera y de segunda categoría se manejan en los diferentes Estados del país norteamericano, por mucho que lo quieran maquillar o adornar los asiduos defensores del magnate, es una afrenta a la democracia. Lo de Estados Unidos me recuerda una frase de un conocido técnico de fútbol colombiano cuando pretendía justificar una derrota, Francisco Maturana: “perder es ganar y ganar es perder”.

Una última reflexión para quienes escriben en las redes sociales desde sus países de origen aplaudiendo el triunfo de Trump y respaldando la teoría de la expulsión de los sin papeles. Espero que nunca se vean en la necesidad de emigrar de su país con sus hijos en medio de una guerra o huir por instinto de supervivencia. Cuidado con escupir para arriba, la vida nos da muchas vueltas. Compartir esta noticia:    



Los “apóstoles” de sus colectivos
Hemeroteca -- 2017
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Hemeroteca -- 2016
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
Hemeroteca -- 2015
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre

09/11/2016

Días atrás repasaba algunos de los editoriales de 2003, recién cuando comenzábamos en aquel entonces un proyecto periodístico por el que pocos apostaban casi nada. Se me viene a la mente una conversación con una ex concejal de un ayuntamiento en la que no le pronosticaba larga vida a este periódico y me “animaba” a claudicar.

Sin embargo, ya son trece años los que llevamos al frente de este trabajo quincenal, me atrevería afirmar con toda seguridad que a nivel nacional es el medio de comunicación en el ámbito de contenido inmigrante, que con sus más y sus menos se ha mantenido en circulación para beneplácito de nuestros lectores y empresas privadas que han valorado el trabajo a lo largo de todo este tiempo.

Una de las reivindicaciones en nuestro camino periodístico, a través de cada uno de los artículos, entrevistas, reportajes, crónicas y editoriales ha apuntado a acercar a los colectivos inmigrantes a la sociedad de acogida, e inculcar el respeto a las tradiciones y características sociales que conlleva emigrar a una tierra separada por miles de kilómetros al país de origen.

Una de los puntos en los que hemos enfatizado es en la participación del nuevo ciudadano en los procesos democráticos del país de acogida. Si tiramos de hemeroteca, desde el comienzo hemos sido impulsores de que el inmigrante no pase desapercibido en las votaciones para elegir al escogido en la Moncloa, a quienes se postulen a regir desde el Consolat de Mar los destinos de esta Comunidad Autónoma o los alcaldes de cada uno de los municipios en los que esté empadronado.

Incluso, la idea ha ido más allá, somos convencidos de la capacidad humana y social de personas que no solamente se conforman con depositar un voto, sino que están dispuestas a emerger en el mundo de la política para trabajar en favor de la integración y buena convivencia de los colectivos que dicen representar.

Insisto por experiencias del pasado en nombrar a personas que han trabajado a través de estos años desde diferentes ámbitos por la integración de las comunidades foráneas, especialmente a través del tejido asociativo. Podría citar algunos nombres y se me escaparían otros, por ejemplo, Marlene Perea (Federación de Asociaciones de Inmigrantes de Baleares, FAIB) Héctor Marano (argentinos), Norbey Andrade (colombianos), Arturo Quintero (venezolanos), Esther Sosa, (uruguayos), Alda Yurramendi (Plataforma para la Convivencia en Ibiza) Víctor Heyn, paraguayo que hizo un arduo trabajo por la integración de todos los colectivos en las pitiusas, Cheik Ndiaye (Asociación YAPO), Jerry Emeka (nigerianos)... y así sucesivamente podría mencionar muchos más que en su momento contribuyeron en actividades con fines sociales para sus respectivos colectivos.

En el caso de los ecuatorianos para nadie es un secreto la división de criterios que existe entre varios de sus líderes, pero lo positivo, es que en su momento con más virtudes que errores han puesto su grano de arena para la integración de su gente. Jeffrey Vivar y Emil Briones y Yuri Guerrero cada fin de semana organizan jornadas unas ligas de fútbol que fomentan el sano esparcimiento de sus comunidades; de la misma manera Darío Atacusi siempre ha sido uno de los impulsores del deporte ecuatoriano apoyando equipos de niños de diferentes nacionalidades que participan en torneos de barriadas vecinales como el de Son Oliva. En el caso de los marroquíes existen varias asociaciones, cuyos lideres desde diferentes perfiles han trabajado en favor de la integración de su gente.

Lo que me lleva a rememorar todas estas situaciones de las que BSF ha sido testigo con sus respectivas publicaciones impresas y digitales, es que quienes han trabajado de una u otra manera por sus colectivos están plenamente identificados, a tenor de las 283 publicaciones que llevamos a nuestras espaldas, aunque no somos dueños de la verdad y tenemos margen de equivocación, sí que estamos seguros es de conocer a los que realmente han trabajado concienzudamente en Baleares por los intereses de sus colectivos.

Simplemente los que nos cuesta entender es cómo desde hace un tiempo a la fecha algunas personas surgidas de la nada en las redes sociales se hacen pasar por los apóstoles de los inmigrantes o representantes de masas cuando en ninguna de las noticias a través de estos años se les ha visto en algún Foro de la Inmigración, seminarios de extranjería organizados por este periódico u otras entidades, actividades benéficas,o algún asunto puntual en pro de la gente necesitada a la que afirman estar representando.

Lo más curioso de este tema es que casi ninguno de los nombrados anteriormente les ha interesado vincularse a algún grupo político. Convendría que desde las diferentes formaciones se estudiara el currículum, trayectoría o verdadero talante personal y profesional del inmigrante al que se le llena la boca de agua cuando afirma que es un “representante de la inmigración”, el día de los fantasmas del Halloween ya pasó, ojala se haya aprendido la lección del pasado en el que varios de los “apóstoles” de la inmigración no salieron bien librados.
Compartir esta noticia:    



¿Igualdad de oportunidades?
Hemeroteca -- 2017
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Hemeroteca -- 2016
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
Hemeroteca -- 2015
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre

24/10/2016

El pasado 10 de octubre celebramos los trece años de fundación de Baleares Sin Fronteras, dos días antes nuestro festejo se materializaba con el concierto de Galy Galiano, artista popular oriundo de Colombia, conocido en otros países de Latinoamérica. Los comentarios de los asistentes- no lo decimos por ser organizadores- fueron muy positivos, algo que nos irradia energía positiva para seguir realizando eventos de este tipo o ya sean culturales, deportivos y benéficos.
Al público le agradecemos el voto de confianza depositado en nuestro evento, y ahora sí que ya todo regresa a la normalidad, les confieso que para mi equipo de trabajo y a modo propio resultaba incómodo que te preguntaran en la calle sí era verdad que el artista con su grupo se presentaran.
Infortunadamente, a pesar de haber hecho las cosas bien y de nunca fallarles a nuestros lectores y amigos en algún concierto, no faltaban los incrédulos ante los últimos acontecimientos del fallido concierto de Romeo Santos, a cuyos compradores de entradas no se les ha devuelto el importe.
Las comparaciones fueron odiosas, solo una lección para aprender, no meter a todos en el mismo saco y menos con impresentables que campan a sus anchas por el mundo. Unas setecientas cincuenta personas llegaron a la sala de eventos Factory para rememorar las mejores canciones de Galy, quien cantó más de dos horas.
Ya son trece años, se dice muy fácil pero en la práctica se ha hecho difícil mantener un medio que se alimenta solo de la publicidad, especialmente en estos últimos ocho años implicados comercialmente con la empresa privada. Sin embargo, desde la otra óptica duele ver como desde la Administración pública se están haciendo las cosas.
Hace menos de dos meses nos enterábamos acerca de una convocatoria para ediciones impresas que se publicaran solo en catalán. Y la pregunta del millón. ¿Y los que editamos en castellano, qué ocurre? Surge otro interrogante. ¿Por no estar editadas en catalán no estamos integrados, no pagamos impuestos, la Seguridad Social etc.?
Parece que fue ayer cuando tenía a los políticos en campaña, buscando afanosamente votos hasta debajo de las piedras, de frente en las entrevistas concedidas a este periódico, todos hablaban de igualdad de oportunidades, pero en la práctica las cosas han tomado otro rumbo, en el sector empresarial no tienen autoridad moral para hablar de igualdad de oportunidades.
No hay derecho a que salga una convocatoria de subvenciones en la que claramente se observa un fin determinado de favorecer a los unos e ignorar a los otros. Esto es un agravante discriminatorio, aquí no ha ocurrido nada y nadie pronuncia ni una sola palabra al respecto. Lo peor es que se criticaba a Bauza de discriminar a los colectivos más desfavorecidos para ayudar a su gente de arriba, concretamente a los grandes empresarios. No obstante, los de antaño que criticaban al ex inquilino del Consolat del Mar están haciendo prácticamente lo mismo.
Recordando un dicho entre más conozco a la gente más quiero a mi perro, en este caso sería entre más conozco la política más quiero a mis lectores y reconozco el esfuerzo de la empresa privada para salir adelante.
En estos últimos ocho años las campañas de publicidad a las que hemos tenido acceso han sido más por insistencia nuestra que por un derecho que nos correspondería por ser un medio con trece años de trayectoria, y digo derecho, porque la equidad debe ir de la mano con el presupuesto público asignado y máxime si proviene del bolsillo de los contribuyentes. Si bien existe una ley para no insertar publicidad en medios no genéricos también es cierto que pocos se han preocupado por cambiarla, salvo el director de comunicaciones de este Govern, que comprende perfectamente la situación y está trabajando para que se aplique en la práctica la tan trillada frase “igualdad de oportunidades”.


Compartir esta noticia:    



Ignorancia periodística
Hemeroteca -- 2017
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Hemeroteca -- 2016
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
Hemeroteca -- 2015
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre

06/10/2016

Cuando se está enterado de un asunto que se vive tan cerca como es el caso de los acuerdos de paz que se firmaron en la Habana, Cuba, entre el gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, con el fin de cesar 52 años de un conflicto bélico, resulta chocante leer titulares que lo llevan a reflexionar sobre si algunos comunicadores sociales, periodistas, informadores o como se les quiera denominar, no han perdido su tiempo en las facultades de periodismo o en los institutos superiores donde se hayan preparado para ejercer esta profesión.
La noticia que le dio la vuelta al mundo el pasado 2 de octubre giro en torno del plebiscito del “Sí” o el “No” a los acuerdos de paz en ese país. El mundo estaba expectante sobre el veredicto final de los más de doce millones de colombianos que salieron a apoyar lo realizado durante cuatro años en la capital cubana, o por el contrario, los que rechazaban las formas utilizadas y varios de los contenidos de esos puntos acordados.
Finalmente, por estrecho margen de votos- 60 mil- se impuso el “No”, palabras menos, más de seis millones de colombianos no avalaron los acuerdos introducidos para que los miembros de las FARC se reinsertaran en la vida pública.
Los más de doce millones de ciudadanos de ese país le apostaron a la paz, cada quien a su manera, pero siempre pensando en lo mejor para el presente y futuro de sus generaciones. Sin embargo, sigo sin entender como algunos medios de prensa se atrevían a lanzar titulares tales como “los colombianos le han dado la espalda a la paz”, o “los colombianos declaran la guerra a las FARC”, la verdad, siento vergüenza ajena por la profesión al leer una serie de despropósitos que solo atizan el odio y el resentimiento entre los propios colombianos, además, pone en entredicho ante la comunidad internacional el buen propósito que germina en el corazón de la mayoría de estos ciudadanos como es el de la consecución de la paz por los caminos idóneos.
Nadie le ha dado la espalda a la paz, ni mucho menos, solo decirle a esos periodistas que los colombianos que votaron al “No” lo hicieron pensando en lo mejor para el país, tienen todo el derecho de expresar su desconfianza y manifestar sus temores por cómo se estaban haciendo las cosas hasta el momento. Conozco mucha gente de izquierda que voto al “No” y también he hablado con personas de derechas que votaron al “SÍ”.
No todos lo que votaron negativamente están a favor de la doctrina de Álvaro Uribe Vélez, opositor al gobierno, ni todos los que sin vacilar le apostaron al “Sí” son acérrimos defensores de la corriente ideológica de Hugo Chávez, siempre he dicho que las generalizaciones y las estigmatizaciones son malas consejeras. En Colombia a diferencia de otros países aún se goza del divino derecho de expresar la opinión a través del voto, si las cosas se hubiesen hecho bien la maquinaría del plebiscito no habría sido necesaria ponerla en marcha, por lo tanto, cabe interpretar que ni los seis millones de colombianos que le votaron al “Sí” son amigos de la crueldad de las FARC en todo este tiempo, ni tampoco los que votaron al “No” se les puede tratar como a seis millones de “Popeyes”, el peor asesino en la historia de ese país. Simplemente un titular más sano, decente, ético y menos amarillista hubiese sido: “los colombianos buscan un consenso para redirigir los acuerdos del proceso de paz”.
Compartir esta noticia:    




Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019