EDITORIAL | Por Juan Pablo Blanco
Gran gesto solidario para festejar 300 ediciones

26/07/2017

PALMA DE MALLORCA, 26 Jul. (BSF)-

Un gesto de nobleza el del empresario uruguayo, Jorge Marr, propietario de una inmobiliaria que ha hecho un donativo a los afectados por la ola invernal en Perú y Colombia, en donde murieron cientos de personas a comienzos de este trimestre.

Ante tanta noticia negativa que prolifera en las redes sociales de asesinatos, atentados, torturas, agresiones, peleas, accidentes, protestas sociales ...en fin, un cúmulo de desastres que invaden nuestra mente y te ponen a pensar sobre los efectos negativos de la tecnología de las comunicaciones que están siendo utilizadas por los propios usuarios para propagar violencia.

Es cierto que la realidad no se debe ocultar, especialmente en tiempos en los que las tiranías en algunos países se va recrudeciendo. De todas maneras opino que en el mundo existen millones de Jorges, cuyos gestos nobles y solidarios quedan en el absoluto anonimato y no se debe ahorrar una sola palabra para contarlo al mundo.

Ojalá que las personas que tenemos la oportunidad de ser portadores de informaciones también nos tomáramos la molestia de encontrar noticias de estas características con mayor frecuencia, aunque el director o jefe de redacción de un medio de comunicación no le preste demasiada atención, pero no lo duden que una historia bien contada también vende.

Nos alegra publicar este tipo de historias (página 5), aunque sabemos que uno de los pilares básicos del periodismo es la denuncia para salir al paso a los atropellos e injusticias que proliferan sobre la faz de la tierra.

En otro orden de cosas, hemos tenido acceso a un informe actualizado acerca de la cantidad de extranjeros que actualmente cotizan a la Seguridad Social española. La cifra asciende al 1.800.000, una cantidad nada despreciable que, sin duda, aumenta las arcas del fisco de este país.

Llegar a casi dos millones de cotizantes es realmente significativo para el índice de población activa en el mercado laboral. Constituye un argumento claro sobre el estigma equivocado que se tiene de la inmigración en algunos sectores de la población, claro está, hoy por hoy empujados por los demagógicos discursos de algún político de turno que para ganar votos lanzan mensajes a la turba cargados de odio y xenofobia.

Por último, en esta edición número trescientos, damos las gracias a todos los que nos han apoyado en esta gesta de Baleares Sin Fronteras. Al comienzo pocos apostaban por este proyecto y en la crisis nos ponían la lápida. A pesar de estar en condiciones adversas por la falta de interés de algunos responsables de imponer los criterios de igualdad en las entidades públicas, nos mantenemos en pie, cada edición trabajamos para mejorar y estamos convencidos que la escalada de alta montaña ya está llegando a su fin.

Hemos superado muchas pruebas en casi 14 años de existencia y seguiremos con la frente en alto para seguir llegando cada quince días a nuestros lectores. Un reconocimiento especial a la empresa privada y a aquellas personas que desde la tribuna de la sinceridad y sin ningún tipo de interés mediático han estado siempre apoyando nuestro trabajo. Compartir esta noticia:    



Llegas legal, pero de un momento a otro todo puede cambiar

13/07/2017

Muy interesante el artículo de la abogada Margarita Palos Nadal en esta edición, ya que la letrada nos cuenta cómo hemos llegado al colmo de los colmos en materia de trabas burocráticas. No es posible que un consulado en el país de origen del interesado conceda un visado de reagrupación a un familiar de comunitario, y una vez en España la Oficina de Extranjería le deniegue el permiso.

Sin darle tantas vueltas al asunto, empleando palabras castizas esto en la práctica equivale a que la Administración no se fía ni de ellos mismos. Lo nunca antes visto, lo que se puede dar por válido en un consulado, en territorio español esos mismos requisitos se pueden mirar bajo otra perspectiva para finalmente no conceder un permiso de residencia.

Es difícil de entender que entre las propias administraciones exista una diferencia de criterios tan notable. Tan grandes son las contradicciones entre un consulado y una oficina de extranjería que hacen que una persona ilusionada cruce la frontera española pensando que tiene su estatus migratorio definido, para que de un momento a otro se enfrente a una situación de irregularidad.

Los viajeros entienden que el consulado de España, en este caso en Bolivia, tiene la suficiente potestad para avalar unos documentos que cumplan o no con los requisitos para que el solicitante pueda ingresar al país y luego tramitar los documentos solicitados por la Administración estatal.

Según la letrada Palos Nadal, a criterio de la Administración, el visado concedido por el consulado de la Paz no les vincula en absoluto para aprobar una tarjeta de familiar de comunitario, puesto que proceden a revisar de nuevo el expediente y a solicitar la misma documentación que requirió el consulado de España en La Paz. Y la pregunta concreta es: ¿no le podría remitir esa documentación del expediente el mismo consulado de España en la Paz a Extranjería antes de que el solicitante abandone el país?

Salvo equivocaciones de apreciación, me parece que entre las propias administraciones se deberían entender para unificar criterios. Con este tipo de hechos se está dejando en evidencia una inseguridad jurídica entre el reagrupante y el reagrupado. Lo que era impensable hasta hace algunos años hoy por hoy se constituye en una realidad. El hecho de tener un visado de reagrupación para obtener la tarjeta de familiar de comunitario no es óbice para que extranjería conceda los papeles que permitan estar regularmente en España.

Lo que resulta lógico es que la Administración desconfié del administrado, pero lo que ciertamente parece inaudito es que la Administración no confié en la propia Administración aunque parezca redundante la frase. Por lo hablado con la columnista abogada, al parecer este tipo de denegaciones se pueden convertir en una tendencia que afectaría a mucha gente. Lo peor de esto es que centenares de reagrupantes son españoles por derecho, a tenor de la concesión de la nacionalidad, e increíblemente, son tratados como extranjeros en su propio país, e incluso llegándolos a poner por debajo de ciudadanos originarios de otras latitudes geográficas.

No quería despedir esta columna sin antes comentar el grado de satisfacción profesional que nos genera el hecho de llegar en el próximo número a la 300 edición, no ha sido fácil, sobrevivientes al tsunami de la crisis, pero al pie del cañón sin desfallecer un solo momento, junto a los tres centenares de ediciones se nos aproximan los catorce años de fundación, un reconocimiento a todos los que hacreído en Baleares Sin Fronteras.
Compartir esta noticia:    



Orgullosos de ser la plataforma de lo positivo

28/06/2017

Acumulamos otro éxito más en nuestro trasegar, a portas de cumplir el próximo mes de octubre los catorce años de Baleares Sin Fronteras.

Si en la edición pasada festejábamos con algarabía el título de liga del equipo de fútbol que representa a este periódico, esta vez nos felicitamos todos por el reciente éxito de la VI Feria de Comercio Latinoamericana de Palma.

Es motivo de orgullo ser la plataforma ideal para que los comerciantes latinoamericanos explayen su aporte social y económico en un espacio físico de la explanada del Parque de las Estaciones. Constituye una satisfacción no solo personal, sino a nivel periodístico demostrar en la práctica el potencial de toda la gente emprendedora que algún día decidió emigrar a otras tierras a buscar las oportunidades que su propio país les negaba.

Muchos de los que emprenden un negocio en tierras lejanas jamás hubiesen imaginado atravesar con creces el umbral del éxito. Y está demostrado un año más que la inmigración no debe convertirse en el enfermizo tema de medios de comunicación que venden solo noticias negativas, especialmente en las secciones de sucesos.

De todo se ve en la viña del Señor, nadie escoge una nacionalidad para convertirse en delincuente, ni tampoco las personas de bien tienen la posibilidad de atajar a sus compatriotas que no hacen las cosas correctamente cuando están lejos de su patria. Quien hace el mal lo hace en su propia casa o lejos de ella, por esa razón es cuestionable cuando se pretende meter a todos los nuevos ciudadanos en el mismo saco.

Cuando hace seis años se presentó la idea a través de la regiduría de comercio de hacer una feria Latinoamérica en pleno centro de Palma no faltó el crítico a quien la idea no le cuadraba. Con el paso del tiempo el equipo que organiza este evento ha demostrado respetar al milímetro cada una de las exigencias de los técnicos del Ayuntamiento de Palma y las normativas municipales, ha sido fruto de una extenuante labor y de estar rodeado de un equipo experimentado en este tipo de temáticas.

Hemos sorteado situaciones nada fáciles de superar y cumplido los puntos que nos avalan con merecimientos la confianza de quienes autorizan la realización del evento. Nos agrada ver como los propios nativos e incluso los turistas se adentran en un mundo gastronómico o de ofertas de servicios desconocidos para ellos.

La multiculturalidad bien llevada genera riqueza social y desarrollo económico, quienes aún viven anclados en el pasado se quedaran ahí en esa burbuja de cristal, en ese mundo de mentiras que no existe. Negar la existencia y el avance de un mundo globalizado, mírese por donde se mire es pretender negar una realidad que está a la vista de todos, no solo en Mallorca ni en el resto de España, sino en todo el planeta.

Los movimientos migratorios existirán hasta el final de nuestros días, no todos explorarán nuevas tierras con buenas intenciones, ni tampoco llegará lo peor de nuestros países como suele folclóricamente afirmarse. La VI Feria de Comercio Latinoamericano y las actividades de integración realizadas a través de los catorce años desde nuestro medio, constituyen una prueba fehaciente del enaltecimiento de esta hipótesis de la que siempre me he apoyado en estas líneas.

Compartir esta noticia:    



No estaba loco, estaba muy cuerdo

16/06/2017

No estaba loco, estaba muy cuerdo

Hace siete años fueron varios los amigos y allegados los que se dividían las opiniones respecto a mi decisión de fundar un equipo aficionado que representara a este periódico en la categoría de tercera regional del fútbol balear.

Recuerdo como si fuera ayer, que en el campo de fútbol que alquilamos en aquel entonces, año 2010 en la barriada de Indioteria de Palma, llegaban jóvenes por montones, personas de mediana edad y practicantes de este deporte ya pasados los 35 años con varios kilos encima, y quizá sin haber pateado nunca en su vida un balón de fútbol, simplemente se tomaban con humor la convocatoria que hacía el periódico.

No se me borra la imagen de un campo de fútbol once que por limitación de espacio y tiempo salían multitudes a correr detrás de un balón para demostrarle a nuestro primer técnico, Welmer Berrio, que tenían las condiciones para merecer una oportunidad dentro del equipo y ser los primeros en fijar los cimientos de aquel proyecto deportivo.

La verdad, es que de los más de cien jugadores que se probaron solamente fueron escogidos diez, que el entrenador observó con lupa, era una misión complicada y máxime en este mundillo del fútbol modesto que está contagiado de la élite del Real Madrid o Barcelona, en el que algunos jugadores con capacidad y talento se atreven a cobrar a clubes que apenas tienen para pagar el alquiler de un campo, o de lo contrario, prefieren permanecer en el equipo de sus amigos o los técnicos de su preferencia, algo que encuentro lógico, el sentido de pertenencia de los jugadores para con un club es para los directivos que aún vivimos del romanticismo.

Para formar una buena plantilla que compitiera en dignas condiciones nos tocó superar adversidades impensadas, la inexperiencia como directivo me hizo plantear en ocasiones echar marcha atrás. Fueron y siguen siendo muchas horas de trabajo sacrificando tiempo a la familia (en mi caso a mi esposa y dos hijas pequeñas), enormes dificultades económicas porque a pesar de los patrocinios las cuentas a final de temporada nunca han cuadrado, y cómo si fuera poco aguantando insultos xenofobos y racistas a diestra y siniestra en algunos pueblos donde no faltan los que piensan que el mundo les pertenece, creen que su terruño es una burbuja en la que nadie más tiene derecho a estar. Este último comentario es necesario dejarlo en evidencia, pero también es mi obligación afirmar que la inmensa mayoría nos ha acogido muy bien.

A esto podemos añadir un plus social y humano en que el equipo se ha visto inmerso en estos años. Sus integrantes son de varias nacionalidades, los españoles en estas dos últimas temporadas han visto que el objetivo deportivo del equipo también va de la mano con la integración cultural, y por ese mismo factor algunos jugadores nativos también han mostrado su interés de hacer parte de nuestro proyecto en estos dos últimos años.

El primer título de liga federativo a nivel nacional logrado por un equipo conformado por una plantilla de jugadores, cuerpo técnico y directivos que suman trece nacionalidades es una clara muestra que en el fútbol federado como en las otras disciplinas, el deporte constituye un factor fundamental y un soporte básico de integración a la tierra de acogida.

Analizándolo desde la perspectiva social, el fútbol en estos siete años de vida de BSF FC, ha sido un “pretexto” para conocernos y aceptarnos socialmente con todo y las diferencias que puedan existir sobre el camino.

Debutamos en 2010 con un ascenso de tercera regional a segunda y transcurrieron seis años para escalar otro peldaño. Ahora ya estamos en primera regional, Las exigencias de aquí en adelante me harán replantearme el presente y el futuro por el bien del equipo, quizá no me importaría estar en una segunda línea en la directiva para darle aíre fresco a otras personas que me han acompañado estos años, estoy convencido que todo cambio debe ser para bien.

Gracias a quienes han pasado por el club estos siete años aportando su grano de arena, reconocimiento a: Héctor Souto, Welmer Berrio, Jorge Rojas, Francisco Rodríguez Martín, “Bilbao”, Javier Bruno, Simeón Grozdanova, Didier Castro y Alvaro Santillan, quienes han hecho parte del cuerpo técnico en estos años. A todos los jugadores en estos siete años mis sinceros reconocimientos. Compartir esta noticia:    



Ojo con las cartas de invitación

12/05/2017

A raíz de la supresión del visado Schengen a los ciudadanos provenientes de Perú y Colombia, nos han llegado datos fiables de que hay personas que irresponsablemente están haciendo un mal uso de la carta de invitación. Este documento es uno de los requisitos que exige la Policía Nacional para entrar a España a los turistas que no tienen reserva de hotel.

Es normal que las autoridades de inmigración tengan conocimiento y estén atentos sobre la pista de las personas que entran a territorio español sin visado a hospedarse al domicilio de un familiar o amigo. La desesperación y la ignorancia sobre un determinado tema nos hacen tentar la suerte con las consiguientes repercusiones del caso.

La mala praxis y el desconocimiento sobre el grave perjuicio de promover la inmigración irregular pueden desencadenar en sanciones y multas superiores a los seis mil euros, o prisión de hasta un año para quienes sean partícipes de estas acciones que quebranten la ley de extranjería.

Tenemos conocimiento que hay personas que están llegando a España con la carta de invitación y no propiamente con la intención de regresar a su país de origen, a pesar de que lleve consigo un billete de regreso. Muchas personas obnubiladas por el paraíso europeo están dispuestas a arriesgar, al fin y al cabo, la mayoría no tienen nada que perder y sí mucho que ganar.

Infortunadamente la misma situación no ocurre con el invitante que desafían a la suerte y ponen en evidente peligro un arraigo laboral y social en la tierra de acogida, un esfuerzo que les ha tocado ganarlo a pulso. En Aragón ya salió a la luz pública el negocio de una mujer que cobraba por las cartas de invitación 650,00€ y otros gastos de gestión.

Pero dicen que la justicia cojea pero llega. A veces las personas dispuestas a desafiar la ley se toman a la ligera este tipo de irregularidades. Finalmente, la mujer fue descubierta por las autoridades y el fraudulento negocio se le acabó de un momento a otro. No es el caso de Baleares, pero ya se están viendo extremos en los que se transgrede la ley de extranjería y el invitante se convierte en un cómplice pasivo de un acto que le puede generar serios problemas.

Tengo conocimiento que las autoridades de extranjería no solamente están pendientes de las personas que llegan con cartas de invitación, sino que andan muy atentas de que abandonen el país. No se trata de suscitar alarmas entre quienes en un acto de desespero han aprovechado la supresión del visado para darles una vida mejor a sus familiares o amigos de toda la vida.

Estas líneas son un llamado a la reflexión, sabemos que en casos específicos agentes de la Policía Nacional se han apersonado en el domicilio de invitantes constatando que el invitado aún continúa en España.

Debemos poner una balanza sobre lo conveniente y lo que nos puede perjudicar gravemente. La supresión del visado Schengen no equivale a que el invitante asuma esta situación relajadamente, más de una mayúscula sorpresa se puede llevar. Las cifras de quienes desafían esta hipótesis pueden ir en aumento, algo muy preocupante que incluso podría hacer pensar en la imposición nuevamente del visado, o en su defecto, los controles y requisitos para llegar a la Unión Europea se intensifiquen

Compartir esta noticia:    



Apestados de violencia en las redes sociales

28/04/2017

La vida es una espiral de contradicciones en las que, si bien las cosas están cada vez más a nuestro alcance, me refiero al avance de la tecnología, nuestro pensamiento va en picada en el momento de expresar las ideas en una red social o un foro de reacciones a las noticias publicadas por un periódico.


Posiblemente las noticias que nos llegan sobre las masacres perpetradas en Siria, atentados de los que Europa está siendo blanco, las constantes amenazas de guerras entre un par de locos Trump y Kim Jong-un, una enfermedad contagiosa en el globo terráqueo llamada corrrupción, nos han llevado a convertirnos en seres insensibles con un plus añadido que nos permite la tecnología.


Hoy por hoy, a cualquier hora es fácil encontrar auténticos misiles de insultos, y es evidente que nos dejamos contagiar de esa violencia literaria que afecta en las actividades cotidianas de nuestras vidas. La interrelación internauta es el descubrimiento más poderoso a nivel mundial, pero al mismo tiempo se está convirtiendo en un arma de doble filo si no se sabe utilizar. El fenómeno de las redes sociales y los foros de opinión de algunos periódicos- muchos de ellos sin filtros de moderación- nos ha permitido destapar el “otro yo” que tenemos represado, y nos da la facilidad de desahogarnos de una manera peligrosa despertando sentimientos de odios sobre determinados temas.


Hasta no hace poco conocí a gente que decía ser muy afín a los movimientos migratorios globales, algo normal en la evolución de la humanidad, hoy esas mismas personas escriben en una red social sobre lo fabuloso que sería para la humanidad que a la Moncloa llegara un Trump, o que la corriente Le Pen se apodere de Europa.


Esas afirmaciones me llevan a pensar que si estas personas hubiesen “reencarnado” en épocas de Hitler habrían participado activamente en el exterminio de judíos, solo por citar un ejemplo.


El pasado 21 de abril un periódico local publicaba la noticia sobre “la devolución de la tarjeta sanitaria a 6.411 sin papeles en Baleares”. Esta noticia data de la propuesta electoral que en este pacto de gobierno se llevó a la práctica. Cabe recordar que el decreto 16/2012 dejaba sin cobertura sanitaria a los inmigrantes irregulares a excepción de los menores de 18 años y a las embarazadas.


Al leer los más de 120 comentarios sobre la noticia, la verdad sentí envidia de la especie animal, antes te decían que eran muy pocos los que pensaban de esa forma y eran cuestiones aisladas, quizá los que no están involucrados en el día a día en asuntos de problemáticas sociales lo viven de otro modo, pero desde estas líneas, siento mucho decir que el racismo y la xenofobia en la sociedad se han incrementado por los hechos de terrorismo mundial acaecidos en los dos últimos años.


Pero insisto en lo dicho durante todas las ediciones de este medio. Existe un desconocimiento generalizado sobre las verdaderas problemáticas de un país, en el caso particular de España, el problema no está en que la sanidad pública devuelva la atención a más de seis mil inmigrantes irregulares- dicho sea- muchos de ellos perdieron su residencia por falta de trabajo en la crisis, pero alcanzaron a cotizar a la Seguridad Social. La verdadera lacra de una sociedad comienza desde la semilla, o si no, basta con echar un vistazo a cómo está constituido el organigrama político de Dinamarca, Suecia o Noruega, que son países con altos índices de inmigración.


El desfase de un país arranca desde el desangre a las arcas públicas provocada por quienes lo gobiernan, añadiendo a la cantidad de cargos públicos innecesarios, mientras tanto parece que la inmigración y sus estereotipos fueran el lastre en una sociedad de acogida. No sobraría entrar a judicializar muchos de los aberrantes comentarios en las redes sociales, ojo, no es censura, es simple respeto a los seres humanos.


Compartir esta noticia:    



Las tragedias de Colombia, Perú y Siria

12/04/2017

El primer día de abril nos levantábamos con la tragedia de la muerte de más de trescientas personas en Colombia, Mocoa, capital del departamento del Putumayo, por el desbordamiento de tres ríos. Centenares de familias afectadas que lo han perdido todo y medio millar de niños que se han quedado sin hogar por la muerte de sus progenitores.
Poco o nada podemos hacer sobre los efectos devastadores de la madre naturaleza, esa es la frase del común cuando se presenta un hecho de estas magnitudes. Sin embargo, dentro de lo poco que se pueda hacer, nunca los gobiernos nacionales deben escatimar esfuerzos para paliar los estragos de la naturaleza.
Sin embargo en el caso del departamento del Putumayo, dicen expertos y portales especializados, *es una de las regiones con mayores índices de deforestación en el país, según los informes de corpoamazonía más de 9 mil hectáreas han sido convertidas en potreros, zonas usadas para la ganadería extensiva o para cultivos de uso ilícito.
Este desastre que actualmente vuelca la solidaridad de Colombia, debe llevarnos a la reflexión frente a la necesidad de revisar prácticas que están acabando con el entorno natural; el monocultivo, la minería, la extracción forestal, no pueden seguir siendo prácticas avaladas por las políticas del Gobierno Nacional, mientras que la protección de páramos, reservas y bosques son señaladas y estigmatizadas*

He extractado esta reflexión del portal http://www.lahaine.org por la responsabilidad directa que los gobiernos deben asumir frente a futuras catástrofes. Existen otras zonas en Colombia y en Perú que están avisadas, se encuentran en alerta roja, y eso es lo preocupante. ¿Cuántas desgracias más nos esperan?.
Los gobiernos malgastan y derrochan dinero público, por ejemplo, en plebiscitos y en sandeces que en nada contribuyen al estado de bienestar de la ciudadanía. Y ni qué hablar de la corrupción y los miles de millones que la mayoría de los políticos se roban a diario en Sudamérica, y bueno, aquí en España cada día empeora el enfermo, a tenor de la cantidad de torcidos favores que se hacen entre simpatizantes de los partidos con tal de llegar y aferrarse al poder a cualquier precio.
En definitiva, es un mal endémico que desde luego es generalizado, podría ser que antes viviéramos en la realidad de nuestros países, pero con este fenómeno de las redes sociales y de la comunicación al instante nos damos cuenta que la lacra de la corrupción carcome a toda la sociedad global.
Esperemos que en el caso de Colombia, Perú y otros países expuestos a estos arrasadores fenómenos naturales, los gobiernos desde ya adopten planes de contención que ayuden a que estos problemas imposibles de erradicar, por lo menos sean más llevaderos para no seguir contando muertos a puñados.
La última parte la quiero dedicar a Siria: siempre he sido de los que afirma que el perdón es una de las grandes virtudes que puede heredar un espíritu noble. Sin embargo, existe algo en lo que no cabe la palabra perdón. Es cruel para la vida explicarles a nuestros hijos por qué otros pequeños mueren a la distancia por el capricho de la mezquindad humana, del hambre de poder y del instinto de la supremacía económica, el fanatismo religioso y lo avariciosa que es la política.
Como padre de familia no perdono, ni perdonaré cualquier acto de barbarie que atente contra las vidas inocentes. Las espeluznantes imágenes de los niños de la guerra que morían por el ataque de elementos químicos es para que el corazón se nos parta en varios trozos, a quienes tenemos un poco de sensibilidad y apego por lo más sagrado que la vida nos ha regalado. La muerte de estos inocentes no tienen ningún tipo de perdón, ni olvido, y no sé, hoy por hoy, qué explicación les daré dentro de muy poco a mis pequeñas hijas Paula e Isabella de 3 años y 7 años, respectivamente. Compartir esta noticia:    



Se veía venir, sucedió y es hora de aplicar los correctivos

30/03/2017

Hace siete años, un grupo de personas liderado por quien escribe, se aventuró a crear un loco proyecto por el que muy pocos apostaban. Era la creación de un equipo de fútbol aficionado federado que representara a este periódico en la tercera regional de la Federación Balear de Fútbol.
No fuimos los primeros en incursionar con un equipo conformado por jugadores mayores de 18 años de varios países, pero sí el primero en la Isla de tener un equipo conformado por integrantes de más de doce nacionalidades. Una especie de Resto del Mundo de jugadores que no tenían equipo y se identificaban con la finalidad de integración de culturas a través del deporte.
El desconocimiento y la nula experiencia en estas lides nos hicieron cometer algunos errores, que poco a poco se fueron enderezando. El primer año, pese al flamante ascenso a segunda regional, no fue fácil, pues aunque advertidos estábamos de situaciones que nunca imaginé vivir, me parecía que lo que vivimos sólo se veían en las películas de vaqueros del lejano oeste.
En lo deportivo debutábamos en dos grupos, el nuestro tenía 20 equipos y el otro 15. Al final ascendieron cuatro equipos, dos por cada grupo, nosotros lo hicimos con lujo de detalles obteniendo la segunda mejor clasificación, únicamente por debajo del desaparecido Ses Salines.
En definitiva fue un año exultante en lo futbolístico, mejor debut imposible. Sin embargo, nunca olvidaremos incidentes en los que nos vimos envueltos. La excusa siempre era la misma, “lo que queda en el campo se queda en el campo”. Y tras los insultos y enviarnos cada quince días en la mayoría de pueblos a la selva o invitarnos a abordar el barco de rejilla, las ofensas y los insultos quedaban ahí en el recinto deportivo. Si hablabas o denunciabas te tildaban de víctima o te entraba paranoia,.
Todo tiene un límite en la vida, la verdad, muchas veces respondimos a los insultos por nuestra procedencia. La etnia de algunos jugadores sudamericanos o el color de piel de los africanos- en aquel momento contábamos con cuatro muchachos de Senegal- eran suficientes motivos para desencadenar trifulcas verbales que por fortuna nunca llegaron a mayores, pero en algunas ocasiones llegué a pensar que tarde o temprano ocurriría.
Y es que a veces, desde el mismo momento en que cruzabas la puerta de un polideportivo algunos delegados de campo se encargaban de hacer hostil el ambiente y nos recibían con cara de escopetas. Afortunadamente esta situación con el tiempo se ha ido normalizando, aun así no faltan los comentarios xenófobos o insultos racistas a nuestros jugadores desde las tribunas, cuyos autores en su gran mayoría son padres e incluso gente que supera la media de 60 años. Vaya ejemplo que les dan a sus hijos a los que les acompañan supuestamente para animarlos.
Siempre el consejo que te dan es que permanezcas indiferente, no te dejes provocar, mantener la calma y ni hablar de ir a interponer una denuncia, pues eso es perder el tiempo. El pasado sábado 18 de marzo el árbitro Marc Prats resultó fue agredido en Llucmajor por unos aficionados del equipo local, nadie dijo nada, diez días después el hermetismo es total y absoluto.
El domingo 25 de marzo, una batalla campal entre adultos en un partido infantil en Alaró hizo que la imagen de Mallorca diera la vuelta al mundo, no precisamente por sus bondades turísticas.
Desde hace siete años las cosas tienden a cambiar gracias a las redes sociales y las potentes cámaras de grabación de los móviles. No solamente un partido se debe parar por la agresión e insulto a un árbitro. Las humillaciones y vejaciones de tipo racista y xenófobo están a la orden del día en algunos campos de fútbol de Mallorca. Lo saben en la federación, lo han escuchado los propios delegados federativos, los árbitros y jueces de línea, pero ninguno reacciona. Protejamos la integridad de los árbitros y también la de los jugadores cuando sean insultados desde la tribuna por desadaptados que desatan su furia y frustración en un campo de fútbol. Compartir esta noticia:    



¡Nada que festejar!

13/03/2017

Los que somos de la generación de los setenta y ochenta, veíamos el año dos mil muy lejano, pero de repente en un abrir y cerrar de ojos, dentro de ocho años cumpliremos el primer cuarto de siglo. ¿Quién lo creyera? Y es que hoy, más que nunca, me siento como si no hubiésemos avanzado en nada, tan solo progresos en las comunicaciones, ciencia y tecnología. Sin embargo, lo más importante, lo esencial y lo que nos permite seguir construyendo modelos de sociedades decentes se ha dejado de lado.
Me refiero al factor humano que ha sido reemplazado por unos estereotipos que, en definitiva, siguen arrasando con la humanidad. El estereotipo del más poderoso, del más influyente, de las jerarquías y de los intereses mediáticos que se anteponen al bienestar colectivo.
Esta semana pensaba que era increíble que en pleno 2017 aún celebráramos el Día Internacional de la Mujer. Y me cuestionaba sobre el verdadero sentido de festejar un acontecimiento que, personalmente no debería tener nada de relevante, pero que aún le debemos rendir tributo. La realidad nos enfrenta a este tipo de sociedades, ancladas a la desigualdad y amarradas a una serie de prejuicios absurdamente impuestos por la ley del más fuerte.
En ningún lugar de la tierra, a las mujeres y a los hombres se les tendrían que diferenciar, discriminar o estigmatizar. Parece mentira, pero todos los 8 de marzo debemos recordarle al mundo que las féminas son iguales a los varones, me parece salido de contexto, especialmente en épocas modernas muy avanzadas para algunas cosas, pero aún trancadas mentalmente para otras.
Esperemos abolir algún día la celebración del 8 de marzo, sencillamente porque el raciocinio y el coeficiente intelectual de la raza humana permita avanzar al mismo paso de las máquinas.
Pasando a otro tema, desde el 2001 resido en Mallorca, y parafraseando el dicho, cuando pisé la Isla, como nos suele pasar a todos los forasteros, “llegué dando palos de ciego”. Si bien es cierto, nos cuesta entrarle a los mallorquines, la leyenda dice, que una vez te los haces amigos, será para siempre. En el caso personal, ya hice ese “curso de admisión”, y confieso que tengo algunos amigos de la Isla que se quitan el pan de la boca por dártelo, he ahí un verdadero signo de amistad sincera, a la cual siempre he mostrado reciprocidad.
¿Y por qué hago referencia a este ejemplo personalizado?: sencillamente porque leyendo las noticias de estos días sobre la negativa en el Congreso de los Diputados de Madrid de subvencionar la tarifa plana del coste del billete aéreo de vuelos entre islas, entiendo de alguna manera el carácter mallorquín.
No es para menos el disgusto y el desasosiego causado por el trato discriminatorio que desde Madrid se otorga a una de las comunidades que más dividendos le deja a España por un rubro tan importante como el turismo. Si los presupuestos del Estado se desajustan por los descuentos aéreos que debemos tener los ciudadanos de estas Islas cuando viajemos, es cuestión de echar el tijeretazo a otro rubro, en vez de perjudicar a quienes por su ubicación geográfica están en situación de insularidad. Pero no, la verdad es que tirando de memoria, salvo alguna equivocación, Baleares es una de las comunidades más castigadas por el gobierno de Madrid a la hora de distribuir presupuestos. Esta Comunidad Autónoma es un rentable destino paradisiaco para veranear, pero en la práctica es el trastero de la casa al momento de darle la importancia que se merecen los ciudadanos residentes. Solo por este trato discriminatorio, entiendo algunas actitudes de rechazo de muchos de los nativos, no justifico tampoco las mentes cerradas, pero sí que hay que conocer un poco de la historia para encontrar la razón de ciertos comportamientos de los mallorquines. Compartir esta noticia:    



Si usted es víctima de un delito de odio, denuncie

24/02/2017

A los políticos los criticamos porque sí y porque no. Y es que en el mundo en el que vivimos marcada por la tendencia de las redes sociales nos hemos convertido en jueces de todos, especialmente en el Facebook, Twitter y demás foros sociales tenemos patente para dar palos a cuantos se nos presente en el camino, y más aún si es un político que lo está haciendo mal. 

Hoy, desde esta columna, contrario a algunas últimas publicaciones en las que he hecho eco de situaciones generales con las que no comparto procedimientos, concretamente de cómo se manejan los temas de inmigración en algunas competencias de la administración pública, esta vez aplaudo la iniciativa de la regiduría de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Palma sobre la creación de un canal para denunciar los delitos de odio. 

De ahora en adelante, las personas que se sientan insultadas, menospreciadas, discriminadas y agredidas por su raza, procedencia, condición sexual, ideologías o asuntos de discapacidad, podrán llamar a una línea telefónica local para denunciar o dirigir su queja a un correo electrónico .

Las denuncias serán reportadas a la Policía Local de Palma, cuyos efectivos se entrevistarán con los afectados para hacer un seguimiento, y dependiendo de la gravedad se reportarán a la Policía Nacional, Fiscalía o Juzgado para hacer la respectiva investigación. 
Parece mentira, según datos del Ayuntamiento de Palma, que el 85% de los delitos por odio no sean denunciados, bien sea por desconocimiento, temor o desconfianza que sienten las víctimas.  En mi opinión, este hecho constituye avanzar un paso adelante para combatir lacras sociales como la xenofobia y el racismo. Por la temática de este periódico, vivimos de cerca hechos puntuales que parecen ser de otro planeta y no propios de la especie humana. 

Aunque en algunos lugares del mundo se evidencian más los problemas de discriminación racial o por la condición sexual de alguien, también es cierto que en Baleares- precioso destino del mediterráneo – la tierra que nos acoge existen algunos atisbos de racismo, sin embargo, el daño que hacen pocos es suficiente para que los niveles de intolerancia y de conflictos se eleven al máximo nivel de tensión. 

Lo que sí puedo afirmar es que desde este periódico, por los casos denunciados en los que hemos ido a la fuente de la noticia, podemos dar cuenta de numerosas situaciones humillantes – especialmente a nivel laboral por la procedencia de los empleados. Lo más común son los insultos de índole racial o por procedencia entre compañeros de trabajo, incluyendo a algunos jefes que aprovechan su cargo para descargar sentimientos de odio, y obviamente, no faltan los que se presentan en situaciones de la vida cotidiana.
Desde hace siete años fundamos nuestro equipo de fútbol, BSF FC, que viaja por los diferentes municipios de la Isla, en donde, en la mayoría nos han tratado muy bien. Pero no puedo pasar por alto, otros lugares en los que la intolerancia, el desprecio y las ofensas están a la orden del día, y lo peor, instigado por padres y madres de familia y gente mayor que son los llamados a dar ejemplo a sus hijos o nietos deportistas.

Hemos sido testigos de auténticas escenas dantescas que parece que se vieran¡ en las películas de terror, solo por el pecado de haber nacido en otro país o tener unas características étnicas diferentes, un acento o idioma de otro país.
Lo peor, es que sí este tema se denuncia públicamente causa incomodidad entre algunos sectores de la sociedad, e incluso, puedo afirmar con conocimiento de causa que muchos de los representantes políticos que han calentado la silla en cargos de responsabilidad relacionados a la inmigración pasan olímpicamente, no se involucran y siguen con discursos inútiles y distribuyendo panfletos con dibujos y mensaje bonitos que en la práctica no sirven para nada.

Lo cierto es que aunque en la teoría, el código penal el racismo y la xenofobia se castiga con cárcel en la práctica no se hace nada. Infortunadamente, a los delitos de odio poco se les presta atención, no se previene y solo se les otorga la suficiente importancia cuando se presentan asesinatos u otros atenuantes en los que haya hechos graves que lamentar.

Enhorabuena a la regiduría de Seguridad Ciudadana por la iniciativa, no duden en llamar a la línea telefónica habilitada o de escribir al correo electrónico para tales efectos

¡Perder el miedo y no darle tregua a esta lacra social es fundamental para hacer valer nuestros derechos!.

Línea para denunciar (650781644) correo (stop.odi@pol.palma.es)


Compartir esta noticia:    




Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019