ASESORÍA
Cancelación de los antecedentes penales y policiales antes de solicitar la nacionalidad española

14/09/2019


Beatriz Tobón Vallejo

Abogada Colegiada No. 6597 ICAIB

Contacto: 628 47 89 14


Dentro de los requisitos fundamentales que deberán cumplir los residentes legales en España que quieran iniciar el trámite de solicitud de la nacionalidad española es acreditar una “buena conducta cívica”.

La ausencia o falta de buena conducta cívica constituye uno de los principales motivos de denegación de la nacionalidad española. Esto representa que aquellas personas que hayan tenido problemas con la justicia o que tengan actualmente antecedentes penales o policiales tanto en España como en su país de origen, seguramente les sea denegada su solicitud de nacionalidad española.

Para determinar la existencia de una buena conducta cívica durante el tramite de la nacionalidad española, el solicitante aporta el certificado de antecedentes penales de su país de origen y además el Ministerio de Justicia durante la tramitación del expediente, solicitará al Registro Central de Penados y Rebeldes de España y a la Dirección General de Policía y de la Guardia Civil la comprobación de sus bases de datos y se verifica la existencia de alguna anotación sobre comisión de delitos o detenciones.

Es por ello que siempre es recomendable, que en caso de tener antecedentes penales o policiales, se proceda a su cancelación antes de presentar la solicitud de nacionalidad española.

¿Qué son los antecedentes penales?

Los antecedentes penales son los datos que obran en el Registro Central de Penados y Rebeldes del Ministerio de Justicia cuando una persona es condenada por la comisión de un delito. Permiten, una vez que el condenado ha cumplido su pena, que se conozca su historial delictivo reciente. Pero es preciso anotar que los antecedentes penales no perduran para siempre, una vez cumplida la condena en su totalidad, comienza el plazo de espera para la cancelación o anulación de estos.

Dependiendo de la gravedad del delito cometido, el tiempo que debe transcurrir desde que se haya extinguido la responsabilidad penal para la cancelación de los antecedentes puede oscilar desde los 6 meses para los delitos leves hasta los 10 años para las penas muy graves.

Con lo cual, no se puede pensar que por haber cumplido la pena impuesta en la sentencia ya desaparecen los antecedentes penales, para obtener su cancelación se deberán cumplir los plazos y requisitos contenidos en el artículo 136 del Código Penal.

¿Qué son los antecedentes policiales?

Los antecedentes policiales, se derivan de los hechos tipificados en el Código Penal como delitos o faltas, o de aquellos otros de carácter administrativo que han adelantado, por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a la instrucción de diligencias y su posterior remisión a las Autoridades Judiciales o Administrativas. Es decir, hechos que no conllevaron a instaurar un proceso judicial.

No obstante, el hecho pudo haber dado lugar a un antecedente policial, el cual queda almacenado en los ficheros o base de datos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado:

*Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado: Cuerpo Nacional de Policía, Guardia Civil, Unidades de Policía Judicial.

*Cuerpos de Policía dependientes de las Comunidades Autónomas: Policía Foral de Navarra, Ertzaintza, Mossos d’Esquadra, Policía Canaria.
*Cuerpos de Policía dependientes de las Corporaciones Locales: Policía Local, Policía Municipal, Guardia Urbana.

El origen de los antecedentes policiales podría deberse a cualquier intervención de dichos cuerpos de seguridad en los que haya tenido algún tipo de implicación el ciudadano o extranjero, tales como identificación, detención, denuncias, con independencia de que hayan dado origen a un procedimiento judicial o esa detención, esa denuncia o identificación, no den lugar a ninguna actuación judicial posterior. Concluyendo, una detención no genera antecedentes penales, pero si antecedentes policiales.

Ejemplo: Una detención, una orden de alejamiento o la puesta a disposición judicial de una persona son hechos que se anotan en bases de datos policiales, tanto nacionales como europeas.

Al igual que la cancelación de los antecedentes penales también es posible la cancelación de los antecedentes policiales y es conveniente llevarla a cabo antes de iniciar los tramites de solicitud de la nacionalidad española.

El plazo que debe transcurrir para la cancelación de los antecedentes policiales depende de cada caso en concreto:

-Si la persona resulta identificada y no hay más acciones penales, podrá solicitar su cancelación de forma inmediata.

-Si se inicia un procedimiento judicial, la persona deberá esperar a su archivo en caso de no resultar condenado. O esperar la cancelación de los antecedentes penales en caso de ser condenado.

-Para el supuesto de que la intervención policial se derive un expediente sancionador en vía administrativa (multas) la persona deberá acreditar haber cumplido la sanción o dejar transcurrir 5 años desde la comisión de la infracción para poder llevar a cabo la cancelación de los antecedentes policiales.

Tanto para el tramite de la solicitud de nacionalidad española como para las renovaciones de los permisos de residencia se aconseja la cancelación de los antecedentes penales y/o policiales. Ya que un gran número de solicitudes de renovación de permiso de residencia son denegadas por la existencia de antecedentes penales susceptibles de cancelación, o incluso por la existencia de antecedentes policiales.

Durante el tramite de nacionalidad española por residencia, el Ministerio de Justicia solicita un informe interno al Ministerio del Interior.

La finalidad de este informe es que el Ministerio del Interior revise sus bases de datos y confirme si el extranjero solicitante de la nacionalidad española fue objeto en algún momento de detención policial, busca o captura, localización de domicilio o medida cautelar.

El informe que realiza el Ministerio del Interior para el procedimiento de la nacionalidad española contiene, no sólo el historial de autorizaciones de residencia y fechas de obtención y renovación de estas, también incluye un informe detallado de las veces que esta persona fue detenida, además de cualquier otra actuación policial que haya estado implicada.

Por tanto, para tener éxito y obtener la concesión de la nacionalidad española, es fundamental presentar un expediente cumpliendo con todos los requisitos y en especial el de tener una “buena conducta cívica”, de ahí la importancia de hacer la cancelación de los antecedentes penales y/o policiales previamente a la presentación de la solicitud de nacionalidad española y no durante la tramitación del expediente, ya que podría producirse un requerimiento o incluso una denegación de la nacionalidad española.



Compartir esta noticia:    



Nacionalidad española para los menores nacidos en España de padres extranjeros

16/08/2019


Por: Beatriz Tobón Vallejo
Abogada Colegiada No. 6597 ICAIB
Contacto: 628 47 89 14


Son muchísimos los niños que nacen en España, hijos de padres inmigrantes que viven o están de paso en este país. De acuerdo a la legislación española, los nacidos en España de padres extranjeros siguen la nacionalidad de sus padres, sin embargo, existe una excepción que está contemplada en el Código Civil español consistente en la obtención de la nacionalidad española con valor de “simple presunción”.

La nacionalidad española por valor de simple presunción se encuentra regulada en el artículo 17. c) del Código Civil español y establece que son españoles de origen los nacidos en España de padres extranjeros, si ambos carecen de nacionalidad (apátridas), o si la legislación de ningunos de ellos atribuye al hijo una nacionalidad. En este supuesto puede realizarse un expediente en el Registro Civil de su domicilio para declarar la nacionalidad española con valor de simple presunción para este menor.

Es preciso mencionar que para obtener la nacionalidad española por valor de simple presunción, serán los niños nacidos en España cuyos padres sean de las siguientes nacionalidades: Argentina, Bolivia, Brasil, Cabo Verde, Colombia, Costa Rica, Cuba, Guinea Bissau, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, Santo Tomé y Príncipe y Uruguay, y otros casos especiales:

Ecuador: Tienen valor los nacidos antes del 20 de octubre de 2008 (los nacidos el mismo día 20/10/2008, ya no lo tienen).

Marruecos: Sólo tienen valor en el caso de madre marroquí y padre nacional de alguno de los países anteriores.

Venezuela: Solo tiene valor en el caso de que uno de los progenitores sea venezolano y el otro sea nacional de uno de los países anteriormente descritos.

Palestina: En el caso de los palestinos, se deberá consultar la ley del país, ya que varía mucho en función de si son matrimonios mixtos y la ley del país del cónyuge que no es palestino, del país que les acoge, del status que tengan, etc.

Es muy importante recalcar que un niño nacido en España, hijo de padres extranjeros de alguno de los países antes mencionados, inmediatamente se le considerará español de origen, ya que se acoge a las leyes españolas vigentes, siempre que el menor no haya sido registrado en el consulado del país de origen de sus padres, ni se le haya solicitado otra ciudadanía diferente a la española al nacer.

Dentro de los requisitos hay algunos Registros Civiles de España que piden aportar el certificado del consulado respectivo de los padres referido a la no inscripción del menor en el mismo.

Es de anotar que una vez el menor obtiene la nacionalidad española, si alguno o los dos progenitores se encuentran en España en situación irregular, podrán solicitar una autorización de residencia por circunstancias excepcionales (arraigo familiar) si se demuestra que el menor está a cargo de los progenitores solicitantes de esta autorización.

Existen además otras dos formas para que un menor pueda obtener la nacionalidad española, que vale la pena exponer:

-Nacionalidad española por residencia: son aquellos niños que nacen en España y no pueden solicitar la Nacionalidad Española por opción o por valor de simple presunción y llevan un año de residencia legal y continuada, pueden solicitar la nacionalidad española por residencia.

-Nacionalidad española por opción: este caso aplica para extranjeros que se encuentren en determinadas condiciones para que adquieran la nacionalidad española, tendrán derecho a adquirir la nacionalidad española por esta vía:
*Aquellas personas que estén o hayan estado sujetos a la patria potestad de un español.

*Aquellas personas cuyo padre o madre hubiera sido español y hubiera nacido en España.

*Aquellas personas cuya determinación de la filiación (la determinación de la filiación significa establecer quiénes son los padres de una persona) o nacimiento en España se produzca después de los dieciocho años de edad. En este supuesto, el plazo para optar a la nacionalidad es de dos años desde que se determina la filiación o el nacimiento.

*Aquellas personas cuya adopción por españoles se produzca después de los dieciocho años de edad. En este caso el derecho a optar existe hasta que transcurra el plazo de dos años a partir de la constitución de la adopción.

Si quién tiene derecho a la opción fuera menor de edad o incapacitado, la declaración de opción se realizará por el representante legal del optante. Para hacerlo necesitará autorización del encargado del Registro Civil del domicilio del representante legal, previo dictamen del Ministerio Fiscal.

Si el interesado es mayor de catorce años, lo hará el mismo asistido de su representante legal.

Esta posibilidad caduca cuando el interesado cumple 20 años, salvo que por su ley personal el interesado no adquiera la mayoría de edad a los 18 años, en cuyo caso el plazo será de dos años desde que adquiera la mayoría de edad.
Como vemos son varias las opciones que tienen los menores nacidos en España de padres extranjeros de obtener su nacionalidad española y a su vez sus padres tienen el beneficio de optar por la residencia legal en España, a través del arraigo familiar, cuando su hijo ha conseguido la nacionalidad española. Como también tienen opciones los hijos de extranjeros nacionalizados en España de obtener su nacionalidad española ya sea por la vía de residencia legal o por opción (aunque este hijo no resida en España y esté viviendo en el país de su nacimiento y la solicita antes de cumplir los 20 años de edad.


Beatriz Tobón Vallejo
Abogada Colegiada No. 6597 ICAIB
Contacto: 628 47 89 14



Compartir esta noticia:    



Las características de un buen abogado penalista y la cancelación de los antecedentes penales

16/08/2019


Por: Ana Mariño Abogada colegiada 6237
Contacto: 628 47 89 14


Tras varios años de ejercicio en el mundo de la abogacía y en el turno de oficio, sobre todo en asistencia a detenidos, penitenciario y de violencia de género, me atrevo a hacer un resumen sobre las cualidades que debe tener un buen abogado penalista.
El buen letrado especializado en esta área del derecho necesita una predisposición, una actitud fría en sus estrategias, defendiendo no sólo posturas económicas, sino también robos, hurtos, lesiones, homicidios y demás delitos contemplados en el Código Penal, protegiendo muchas veces a culpables, en cuyo caso la estrategia a seguir es la de no declararse culpable, cuestión ésta que no se encuentra en el derecho civil.

El buen abogado penalista es valiente en sus estrategias y lo es cuando no defiende la libre absolución de su cliente, sino que se la juega a una carta para que le apliquen un atenuante por reconocerse autor de los hechos. En muchas ocasiones, dicho atenuante puede valer, para una rebaja de la pena por debajo de los dos años, con la consiguiente suspensión de la entrada en prisión.

Hay una cuestión muy importante en los que han sido condenados por algún tipo de delito. Se trata de los antecedentes penales que le quedan a una persona por haber delinquido. Podemos preguntarnos las razones por las que es beneficioso cancelar los antecedentes penales.

En primer lugar, es importante saber que para muchas profesiones es necesario tener un certificado de antecedentes penales.

En segundo lugar, es ventajoso obtener un certificado de antecedentes penales, a tenor de que muchas veces se trata de delitos que hemos cometido hace muchísimo tiempo, que incluso en muchas ocasiones ya ni nos acordamos, y si un día nos para la policía por cualquier problema que hayamos tenido, al ver que tenemos antecedentes penales, ya no nos mirarán de igual forma que si tenemos un expediente limpio.

El Código Penal, articula para los particulares condenados por sentencia firme y que hayan extinguido su responsabilidad penal, el derecho a obtener del Ministerio de Justicia la cancelación de los antecedentes penales, previo informe del Juez o Tribunal sentenciador.

Hay que tener en cuenta que, según las penas que nos hayan caído, habrá que esperar más o menos tiempo, para poder cancelar los antecedentes penales.

Así pues, el plazo de tiempo en el que podemos solicitar la cancelación es el siguiente: Seis meses para las penas leves, dos años para las penas que no excedan de 12 meses y las impuestas por delitos imprudentes.

Además contempla tres años para las restantes penas menos graves inferiores a 3 años. Cinco años, para las restantes penas menos graves iguales o superiores a 3 años y 10 años para las penas graves.

Los plazos empiezan a contar desde el día siguiente en que terminemos de cumplir la pena impuesta.

Las personas que quieran cancelar sus antecedentes penales y que reúnan los requisitos que la ley ordena, deberán cumplimentar una solicitud en la que, necesariamente harán constar los siguientes datos: nombre y apellidos, filiación, localidad, provincia y fecha de nacimiento, documento acreditativo de su identidad y domicilio a efectos de notificaciones.

El modelo de solicitud puede obtenerse de la página web del Ministerio de Justicia, pero será suficiente para iniciar el expediente, un sencillo escrito del titular, que contenga todos los datos citados, así como la petición claramente manifestada.
Para agilizar los trámites, es conveniente adjuntar a dicha solicitud, un certificado original o copia compulsada del mismo, expedido por el juzgado o tribunal competente, donde consten las fechas de extinción o cumplimiento de cada una de las penas impuestas.

Debemos tener claro, que transcurridos tres meses desde que se presentó la solicitud de cancelación de antecedentes penales, se podrá entender estimada la cancelación pretendida, cuando no haya habido resolución expresa.

Recordar que siempre es bueno contar con el asesoramiento de un abogado penalista para poder realizar el trámite correctamente.

Todo esto y otras particularidades del derecho penal, tendré el gusto de comentarle y asesorarle personalmente, estudiando su caso, para poder ayudarle y gestionarle en todo lo necesario a sus intereses, tanto judicial como extrajudicialmente.


Por: Ana Mariño
Abogada colegiada 6237
Contacto:
628 47 89 14



Compartir esta noticia:    



“No sobrevive el que menos problemas tiene, sino el que sabe cómo sortear los obstáculos”

27/07/2019

Mi profesión me permite conocer personas que buscan orientación, apoyo, herramientas y acompañamiento en sus síntomas y conflictos emocionales. Desde una visión general puedo afirmar que el malestar psicológico no distingue de edad, sexo, nacionalidad, estado civil, posición económica o estatus profesional. Cada persona busca a su forma y ritmo, deliberada o inconsciente, con éxito o repitiendo los mismos errores, la homeostasis, equilibrio, felicidad, plenitud, nirvana, alivio, cura. Diferentes expresiones para describir un estado de salud integral mente-cuerpo-espíritu.

Partimos de que el ser humano se enfrenta a conflictos y que su supervivencia como especie así como su crecimiento como individuo está relacionado con la capacidad de recuperarse frente a las adversidades y continuar proyectando su futuro. No sobrevive el que menos problemas tiene, sino el que sabe como sortear los obstáculos y fortalecerse cada vez que supera los retos.

En psicología usamos el término resiliencia para definir la capacidad de los seres humanos de adaptarse positivamente a los conflictos. Pero este concepto tiene su origen en las ciencias ecológicas para denominar la tendencia de un ecosistema a recuperarse después de haber sido perturbado, o en la física designando la capacidad del acero para recuperar su forma inicial a pesar de los golpes que pueda recibir.

La diferencia entre la re-siliencia material y de las personas reside en el papel proactivo hacia el cambio. La persona se convierte en protagonista de la superación del problema, además de la integración del mismo en su historia vital y estructura mental.

Empezar de cero, iniciar una nueva etapa y actuar decididamente hacia el cambio, implica poner en marcha una serie de habilidades en forma controlada y ejercitada.

He aquí algunos de esos pasos claves:

Asumir y aceptar la decisión en primera persona. Evitar la tendencia de queja y búsqueda del cambio en los otros para virar la responsabilidad hacia uno mismo y de esta manera controlar la situación conflictiva.

Controlar la angustia que genera el cambio. La vía directa, sencilla al alcance de todos comienza por iniciar una vida sana e integral. Por el contrario, frecuentemente la búsqueda del alivio ante las emociones displacenteras se realiza con el consumo de fármacos, alcohol, drogas generando un alivio inmediato con consecuencias negativas a mediano y largo plazo.

Iniciar un nuevo camino requiere información a través de los profesionales de experiencia y buena empatía. Siempre recuerdo a mis pacientes argumentando que la primera persona que nos conoce es nuestro médico de cabecera y es fundamental abrirse para expresar la preocupación.

Superar el miedo inevitable cuando damos el primer paso hacia el cambio. Todo es nuevo y desconocido pero es la oportunidad de alcanzar las metas, de crecer, comprendernos más y mejor.

Sustituir los propios pensamientos limitadores, temor al fracaso, pensamientos pesimistas, autocrítica negativa y paralizante son opciones descartables para comenzar. Una cuota de realidad unida a la ilusión y entusiasmo son ideales.

Comenzar con objetivos a corto plazo. Ante situaciones complejas se debe iniciar con rutinas diarias que abarquen hábitos básicos como la alimentación, sueño, higiene trabajo o estudio, deporte, actividades sociales. Si se trata de superar una pérdida afectiva, periodo de abstinencia de una droga, salir de un estrés postraumático, superar una depresión, recomenzar es duro y complejo, por lo que cada día significa un reto.

Evitar encerrarse en el problema: tiene un efecto negativo y genera una visión reducida de las posibilidades de cambio. Encontrar personas capaces de empatizar con nuestro conflicto, equilibradas, fiables, en nuestro entorno o en nuevos grupos hace más fácil el camino.

Reconocer los avances y reafirmarse en los logros. Cada meta alcanzada sin duda eleva la autoestima y fortalece nuestra iniciativa. Apropiarnos de los resultados positivos como de los esfuerzos del camino cierra el círculo del cambio.


Lic. Psicóloga Adriana García Cavalieri
Col. B-02056
678 37 97 78



Compartir esta noticia:    



La asistencia sanitaria pública no es automática con la tarjeta de residencia temporal

27/07/2019


Tener la Tarjeta de Residencia Temporal de Familiar de la Unión Europea en España no implica automáticamente la asistencia sanitaria pública

El Tribunal Supremo entiende que el solo hecho de obtener la Tarjeta de Residencia Temporal de Familiar de Comunitario no significa que, necesariamente, el sistema público deba cubrir su asistencia sanitaria.
Según lo establecido por el Tribunal Supremo, Sala de lo Social, en la Sentencia 364/2019n su conclusión es la siguiente: «Como la Residencia Temporal ha sido concedida por reagrupación familiar, es el reagrupante el que debe tener recursos suficientes para hacerse cargo de ese familiar y un seguro de enfermedad que cubra sus gastos sin mermar los fondos públicos«

Recuerdan, igualmente, que «porque la asistencia sanitaria es universal, pero no hay que olvidar su financiación pública y su sostenibilidad.»


El caso en particular que motivó la sentencia

Una ciudadana española reagrupó a su madre de nacionalidad cubana, que sería la solicitante de la asistencia sanitaria. Inicialmente, se le concedió la tarjeta de residencia temporal de familiar de la Unión Europea sin necesidad de que acreditase tener recursos económicos suficientes y tampoco un seguro de enfermedad para cubrir los gastos del residente temporal

Por tal razón, la asistencia sanitaria con cargo a los fondos públicos le fue denegada por la Seguridad Social.


Las razones de la denegación de asistencia sanitaria por parte de la Seguridad Social
Entienden que sólo se concede cuando no se tenga cubierta de forma obligatoria por otras vías, tanto públicas como privadas.

Es decir,  cuando existe un tercero obligado a cubrir la protección, existe una norma que así lo imponga, o cuando la prestación viene siendo atendida en virtud de otros aseguramientos públicos
En dichos casos, ya no se cumplirían las exigencias para que el sistema público deba atender lo que ya está cubierto o «debiera estar cubierto».

«En todo caso, no se estará desprotegido»

Para el Supremo, que se le haya concedido el visado temporal de residencia no significa sin más que deba concederse la asistencia sanitaria pública de forma automática.

En caso de que el solicitante no estuviera protegido, el INSS debería asumir este coste; por lo que, en todo caso, no se estará desprotegido. El reagrupante ha de cumplir todos los requisito, concretamente en este caso que su hija deba cubrir la asistencia sanitaria de su familiar y mantenerla durante todo el tiempo en que permanezca en España.
Por ello, el reagrupado no tiene derecho a la prestación pública de asistencia sanitaria. Por tanto, es la ciudadana española que ha solicitado la reagrupación familiar la que tiene la obligación de dar cumplimiento a las exigencias normativas en esta materia.

Por ello se entiende que el sistema sanitario español no se ve en la obligación de sufragar sus gastos pese a que reside legalmente en nuestro territorio. Eso siempre y cuando haya un tercero obligado a prestar asistencia sanitaria, ya sea persona privada como el caso u organismo público.

Si, por ejemplo, tuviera derecho a cobertura sanitaria desde su país de origen, el sistema sanitario español no se ve en la obligación de sufragar sus gastos, a pesar de que resida legalmente en nuestro territorio.


Estamos ante una
cobertura obligatoria


Viene impuesta legalmente y con permanencia durante todo el tiempo de residencia del reagrupado en el Estado de acogida.

Por lo que la protección que se pide con cargo a los fondos públicos es innecesaria, ya que está cubierta por otra vía legal, aunque sea a cargo de un tercero. Porque si bien es cierto que uno de los principios inspiradores de la acción protectora de la Seguridad Social es la universalidad, también lo es que nuestro sistema público es limitado.

Por ello entre todos debemos hacerlo sostenible ejercitando las necesarias cautelas dirigidas a no comprometer más el gasto público del Sistema Nacional de Salud.
Todo esto significa que el régimen de protección de la asistencia sanitaria para los extranjeros se hace depender de que el asegurado no tenga ninguna cobertura obligatoria de la prestación.




Compartir esta noticia:    



Un potencial jubilado colombiano recomienda los servicios de asesoría de PCB tramitaciones

27/07/2019

De “excelente asesoría” ha calificado, el colombiano de 60 años, Feisar Antonio Mazuera Díaz, la ofrecida por la empresa Pensiones por Convenio Bilateral. Nacido en Tuluá, comenta que le quedan aún seis años para obtener el derecho a la pensión, según la orientación que le brindó, la directora de esta empresa, Patricia Oteiza.
“Me explicó al pie de la letra como está mi situación de los años trabajados en Colombia, respecto a los que he cotizado aquí, por lo que ya comenzaré con antelación a reunir mis papeles”, además, la visita a PCB le fue bien para enterarse de la situación de su conyuge también de origen colombiano.

Este tipo de asesorías, agrega, se agradecen. “Siempre debemos estar preparados para realizar con tiempo estos trámites burocráticos”, entre tanto, Oteiza que lleva tres años trabajando en convenios de jubilación de España con los países latinoamericanos considera que no hay que esperar a que tener la edad para comenzar a hacer las gestiones.

De acuerdo a su experiencia es clave que “los potenciales pensionistas no dejen este tipo de trámites para lo último”, y es que de hecho en PCB ya han se han sacado exitosamente expedientes de pensiones de personas que han acumulado años de trabajo en sus países de origen, que sumados a los trabajados aquí les permite jubilarse. No obstante, lo más recomendable es ir recabando información de la Seguridad Social y estar seguros del tiempo realmente que se cotizó en las empresas que se trabajó en el país de origen.

En ocasiones, dice Patricia, se presentan casos de potenciales pensionistas a los que no les aparecen las semanas cotizadas, y en esa línea hay que estar atento. En PCB se asesora a los ciudadanos residentes, cuyo país de origen tiene convenio de reciprocidad de Seguridad Social con España.

En PCB también se atienden temas inherentes al derecho de extranjería, penal, laboral, civil y familiar. Reconocidos abogados colegiados de trayectoria y de confianza estudian minuciosamente cada expediente.
Cita previa 628 47 89 14 / Calle San Miguel 30 4º A
Facebook PCB



Compartir esta noticia:    



El arraigo social, una de las opciones frente a la denegación del asilo

13/07/2019


Por: Beatriz Tobón Vallejo,
Abogada Colegiada 6597
Contacto: 628 47 89 14


El asilo o protección internacional está contemplado en el artículo 13.4 de la Constitución Española como la protección brindada por España a los nacionales no comunitarios o a los apátridas a quienes se reconozca la condición de Refugiado de acuerdo con la Ley del Derecho de Asilo y la Protección Subsidiaria, con la Convención de Ginebra de 1951 y el Protocolo de Nueva York de 1967.

Se concede el derecho de asilo a los que ostenten la condición de refugiados, es decir, a toda persona que, debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, opiniones políticas, pertenencia a determinado grupo social, de género u orientación sexual, se encuentra fuera del país de su nacionalidad y no puede o, a causa de dichos temores, no quiere acogerse a la protección de tal país, o al apátrida que, careciendo de nacionalidad y hallándose fuera del país donde antes tuviera su residencia habitual, por los mismos motivos no puede o, a causa de dichos temores, no quiere regresar a él.
El procedimiento para solicitar el asilo o protección internacional, una vez que el extranjero está en España, tiene varias fases:

-Primero deberá presentar la solicitud ante la Oficina de Extranjeria o ante la Comisaria de Policía Nacional correspondiente.

-Una vez presentada la petición, las Oficinas de Asilo y Refugio tienen un mes para pronunciarse sobre su admisión o inadmisión a trámite. La mayoría de los casos son admitidos a trámite, pero esta admisión a trámite no significa que han resuelto favorable el fondo del asunto, sobre si procede o no la protección internacional, con ello simplemente se inicia el estudio e investigación del caso, de acuerdo con las alegaciones y pruebas que haya presentado el solicitante.

La solicitud del asilo o protección internacional conlleva la retirada del pasaporte por parte de las autoridades españolas durante todo el periodo de tramitación del caso.

Desde que se inicia el procedimiento, hasta que finalmente se emite una resolución, puede transcurrir un largo período de tiempo entre 2 y 3 años aproximadamente. En el momento de admitirse a trámite la petición de asilo o protección internacional, se expide un documento provisional, que se emite como documento de identificación, el cual se conoce como “Tarjeta Roja”.

La primera tarjeta roja tiene una vigencia de seis meses que autoriza a residir legalmente, pero no autoriza a trabajar, no obstante, si incluye el NIE (Número de Identidad del Extranjero), que le permitirá realizar gestiones tales como la apertura de una cuenta bancaria, solicitar la tarjeta sanitaria, etc.

Transcurridos los seis meses, si aún no se ha obtenido resolución, se deberá renovar esta tarjeta roja por otra, la cual incorporará la mención expresa “Autoriza a Trabajar”. Su vigencia será de seis meses, y se irá renovando hasta que finalmente se resuelva la petición y se emita la resolución definitiva.

Posteriormente después de varias prórrogas de la tarjeta roja, el Ministerio del Interior emite una resolución admitiendo o denegando la solicitud de asilo o protección internacional (asilo o protección subsidiaria). Se trata de un acto administrativo motivado, en el que se explican las razones por las cuales se concede o no el refugio.

En España hay un elevado porcentaje de denegación de las solicitudes de asilo, tres de cada cuatro solicitudes son denegadas. Cada día, 311 personas piden socorro al Gobierno español en busca de asilo y protección internacional. Pero la mayoría no lo consiguen, ya que el 76% de las solicitudes son denegadas, según datos del Ministerio del Interior.

Frente a la resolución que decide desfavorablemente la solicitud de asilo o protección internacional, el extranjero tiene varias opciones:

Si está de conforme con la no concesión de la solicitud de asilo, puede acatarlo y en ese caso se encontraría ya en situación irregular en España y dispondría de 15 días continuos para abandonar de forma voluntaria el país. Si el extranjero no sale del territorio español voluntariamente dentro de dicho plazo, le podrán abrir un procedimiento sancionatorio, que culmine con una orden de expulsión.

Por el contrario, si el extranjero no está de acuerdo con la denegación de su solicitud de asilo, puede presentar un recurso de reposición, dentro del mes natural siguiente a partir de la fecha en que le notificaron la denegatoria. La decisión de este recurso puede tardar varios meses. Si la decisión del recurso es desfavorable, se puede interponer una demanda ante la jurisdicción contencioso- administrativa, que también tardará un tiempo en ser resuelto (aproximadamente entre seis meses y un año), si finalmente la decisión judicial confirma la resolución denegatoria del asilo, podrían abrir un procedimiento de expulsión.
Con lo cual, la expulsión en los dos supuestos mencionados no es automática, sino que se requiere de un procedimiento administrativo adicional, que puede tardar algunos meses más. Así mismo, contra la decisión acordando la expulsión, pueden interponerse los recursos correspondientes.

Todo este largo proceso desde la solicitud de asilo y su resolución denegatoria y los recursos interpuestos, transcurren cerca de tres años, tiempo suficiente para que el extranjero pueda optar por solicitar una autorización de residencia y trabajo por circunstancias excepcionales (arraigo social).

De igual forma los ciudadanos venezolanos que hayan solicitado el asilo y les haya sido rechazado, tienen la posibilidad de solicitar la autorización de residencia por razones humanitarias. Todo gracias a que según las recomendaciones de la Agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR o UNHCR), los venezolanos a los cuales se les deniega el asilo podrán solicitar que les sea concedida este tipo de residencia por motivos humanitarios de protección internacional, teniendo especialmente en cuenta la opinión de ACNUR sobre la condición de vulnerabilidad que sufren actualmente los nacionales de Venezuela.



Compartir esta noticia:    



Nueve aspectos a tener en cuenta si viajas fuera de España en verano

13/07/2019

Verano es época de viajes y las personas migrantes, al igual que la mayoría de la población, aprovechan estas fechas para viajar a sus países de origen o a otros destinos turísticos fuera de España.

Pero para un extranjero este hecho de viajar fuera de España o de la Unión Europea puede tener ciertas consecuencias en su situación de residencia legal que es importante conocer para evitar disgustos.

A continuación os recordaremos algunos conceptos que tenéis que tener en cuenta si pensáis salir de España:



Autorización de regreso

La autorización de regreso es un documento que permite regresar a España aunque no se tenga tarjeta de residencia en vigor en los siguientes casos:
a) Cuando se está renovando la autorización.
b) Cuando se ha perdido o deteriorado la tarjeta.
c) Cuando se ha concedido la autorización inicial y todavía no se ha obtenido la primera tarjeta. En este caso, además habrá que demostrar que el motivo del viaje responde a circunstancias excepcionales.
Debes tener en cuenta, además, que la autorización de regreso sólo da derecho a la entrada en España. Si pretendes regresar por otro país de la Unión Europea con este documento podrían denegarte la entrada.



Salida de menores

Es importante tener en cuenta que para sacar el pasaporte a un menor español, ahora es necesaria la autorización de ambos progenitores.
En cuanto a las salidas de los menores, en España la legislación es muy flexible para que los menores de edad puedan salir de España, tan solo un juez puede prohibir la salida de un menor de España, lo que en ocasiones sucede en procesos de divorcio o separación si lo pide uno de los progenitores.
Fuera de ese caso, sólo existen dos tipos de limitaciones para que un menor de edad salga de España.
a) Cuando el menor es español, para obtener el pasaporte es necesario el consentimiento expreso de ambos progenitores.
b) Si el menor viaja solo o con un adulto que no ostenta la patria potestad, los progenitores del menor deben autorizar su salida de España.
Dicha autorización la pueden realizar ante la Guardia Civil.



Extinción de la residencia por salidas de España

Aunque las salidas por vacaciones suelen ser de corta duración, creemos importante recordar los casos en que se puede perder la residencia legal en España por permanecer fuera de España o de la UE un cierto período de tiempo.

A continuación, expondremos las diferentes situaciones dependiendo del tipo de residencia que se tenga:
Residencia temporal
La residencia temporal se extinguirá cuando se constate que ha permanecido fuera de España durante más de seis meses por año.



Residencia de larga duración

La residencia de larga duración se extinguirá cuando se produzca la ausencia del territorio de la Unión Europea durante 12 meses consecutivos. 



Residencia de larga duración UE

La residencia de larga duración UE se extinguirá por dos motivos:- Por la ausencia del territorio de la Unión Europea durante 12 meses consecutivos.
– Por la ausencia del territorio español por un período de seis años. En este caso, las salidas de España pero dentro de la Unión Europea pueden producir la extinción de esta residencia de larga duración.
Residencia en régimen comunitario
La vigencia de la tarjeta de residencia de familiar de ciudadano de la Unión caducará por las ausencias superiores a seis meses en un año. 



Residencia permanente en régimen comunitario

Si se ha obtenido la residencia permanente en régimen comunitario, dicha residencia sólo se perdería por ausencia del territorio español durante más de dos años consecutivos.



Salidas de España y obtención de la residencia de larga duración

También es importante que tengáis en cuenta que para obtener la residencia de larga duración no se puede haber salido de la UE más de diez meses en los últimos cinco años, aunque las salidas se hayan realizado en períodos diferentes.



Compartir esta noticia:    



Cómo obtener la residencia para un menor no nacido en España que esté en situación irregular

27/06/2019

Beatriz Tobón Vallejo,
Abogada Colegiada 6597
Contacto: 628 47 89 14

Los menores extranjeros no nacidos en España que se encuentren en situación irregular en territorio español y que uno o ambos progenitores cuenten con residencia legal pueden obtener una autorización de residencia en España, es un procedimiento que se asemeja al arraigo social, pero el tiempo de permanencia mínima en España que requiere el menor de edad con sólo dos años. Y este tipo de autorizaciones de residencia concedidas habilitan para trabajar sin necesidad de ningún trámite administrativo cuando los titulares alcancen la edad laboral.

Situación diferente ocurre con los hijos nacidos en España de extranjero que se encuentre residiendo legalmente en España y no les sea de aplicación el régimen de ciudadano de la Unión o comunitario, adquirirán automáticamente la misma autorización de residencia de la que sea titular cualquiera de sus progenitores. Con lo cual, el padre o la madre podrán solicitar la autorización de residencia para el hijo desde que tuviera lugar el nacimiento o desde que alguno de sus progenitores acceda a la situación de residencia legal.

En el caso de que se trate de hijos no nacidos en España, en situación irregular y que ya tengan la mayoría de edad (18 años) el procedimiento a seguir sería solicitar la autorización de residencia temporal (Arraigo Social), y si no dispone de un contrato de trabajo, deberá aportarse documentación que acredite tener medios de vida suficientes para su manutención, demostrando que depende económicamente de su progenitor, quien deberá a su vez presentar las pruebas suficientes como contrato de trabajo, nóminas o declaración de renta que asegure que puede hacer frente a su sostenimiento personal y la de su hijo.

Los menores no nacidos en España que estén en situación irregular, hijos de extranjeros residentes legalmente en España a los que no les sea de aplicación el régimen comunitario, o tutelados por un ciudadano o instituciones españoles o por un extranjero residente legal, podrán obtener autorización de residencia cuando se acredite su permanencia continuada en España durante un mínimo de dos años y sus padres o tutores cumplan los requisitos de medios económicos y alojamiento exigidos para ejercer el derecho a la reagrupación familiar. Así mismo cuando los menores se encuentren en edad de escolarización obligatoria, se deberá acreditar que han estado matriculados en un centro de enseñanza durante su permanencia en España.

Los requisitos para este procedimiento están contenidos en el Reglamento de la Ley Orgánica 4/2000, aprobado por Real Decreto 557/2011, de 20 de abril (artículo 186), a mencionar:

-No ser ciudadano de un Estado de la Unión Europea o familiar de ciudadano de la UE a los que les sea de aplicación el régimen de ciudadano comunitario.

-Acreditar una permanencia continuada en España del menor durante un período mínimo de dos años.

-Que sus padres o tutores acrediten empleo o recursos económicos suficientes para atender las necesidades de la familia.

-Que sus padres o tutores acrediten disponer de una vivienda adecuada (para ello deberán contar con el informe sobre la disponibilidad de vivienda adecuada expedido por la Comunidad Autónoma o, si ésta lo ha autorizado, por la Corporación local del lugar de residencia.
-En el supuesto de que el menor esté en edad de escolarización obligatoria, que se acredite que ha estado matriculado en un centro de enseñanza durante su permanencia en España.

Para las renovaciones de este tipo de residencia se seguirán los trámites y el procedimiento establecido para las autorizaciones de residencia de los familiares reagrupados. Toda vez que el permiso de residencia que obtiene este menor va ligado al de su progenitor “reagrupante”.
Si estáis interesados en adelantar este procedimiento o cualquier otro tipo de trámite de Extranjería y/o Nacionalidad Española, no dudéis en contactar con nuestros servicios profesionales.

Beatriz Tobón Vallejo,
Abogada Colegiada 6597
Contacto: 628 47 89 14



Compartir esta noticia:    



El duelo migratorio y el proceso de adaptación a la nueva sociedad de acogida

27/06/2019

Hoy comienzo con entusiasmo y afán al abrir una nueva puerta de comunicación entre gente de similares características, es decir, personas que migramos de diferentes rincones del mundo emprendiendo la aventura de vivir, trabajar y arraigar nuestra familia lejos de nuestro lugar de nacimiento.

Confluimos de diferentes rincones del mundo, pero compartimos similares desafíos, transitamos por los mismos miedos y ansiedades. Sobre todo al comienzo, la soledad y el sentimiento de indefensión nos hace vulnerables, necesitados del apoyo y la orientación de quienes previamente transitaron por ese camino.

“Estoy más solo que nunca. Puedo vivir o morir. Puedo luchar o darme por vencido. Allá muchos esperan por mí. Aquí me observan y se cuestionan si seré confiable. Quiero demostrarles a todos que sé cumplir promesas, que valgo. Pero hoy estoy cansado, se me hace muy pesado este camino. Golpeo puertas que se cierran una y otra vez. Cuando casi todo está oscuro, de repente una luz, una oportunidad aparece y vuelvo a revivir” J.R.

En este fragmento de la carta de un inmigrante, se despliega el abanico de momentos y sentimientos propios del llamado “ duelo migratorio”. Es el proceso de elaboración de la pérdida de todo aquello que significó nuestro espacio vital y la adaptación a uno nuevo y desconocido.

La mayoría de las veces culmina con éxito y una perfecta integración, así como un enriquecimiento vital para el individuo, su familia y su entorno. No mejor aplicado el refrán de “ lo que no te mata te fortalece”.

Sin embargo cuando las personas no poseen los recursos individuales, los apoyos sociales necesarios, sumados a niveles de estrés intensos y prolongados pueden desarrollar el “Síndrome de Ulises” término acuñado por el psiquiatra español, Joseba Achótegui en el 2002, para describir un cuadro psicológico de estrés crónico. En todos los casos el migrante enfrenta varios desafíos o estresores: la separación forzada de su familia y amigos lo que conlleva a una ruptura en la cadena del sentimiento de apego.

Otros factores importantes constituyen la adaptación a la lengua, las costumbres y los valores de su nuevo entorno; el contraste de los paisajes, colores, luminosidad, olores y temperatura; la lucha por la supervivencia que dependerá del acceso a oportunidades, papeles, trabajo, sanidad, vivienda; enfrentar prejuicios y para los que vienen en situaciones extremas enfrentar adversidades y riesgos para su integralidad física.
La adaptación trae consigo una serie de signos físicos y emocionales, tales como la tensión y nerviosismo, preocupaciones intrusivas y recurrentes, irritabilidad, insomnio, cefaleas, fatiga, sentirse perdido, desorientado en el tiempo y el espacio.
Estos signos comienzan a manifestarse cuando la persona comienza a despegarse de la “idea que tenía” para comprender la “realidad que lo rodea”. Podríamos describirla como un breve tiempo de idealización y excesivo entusiasmo, algo parecido a una “luna de miel” con el nuevo ambiente.
El duelo migratorio nos enfrenta a una ambivalencia que perdura años: amar dos países, dos culturas, amigos aquí y allí, dos hogares.
En este sentido, es un duelo reversible y recurrente que experimentamos en cada viaje que hacemos, ilusionándonos con encontrar lo que dejamos y comprobando que ya nada será igual y que en pocos días (no más de 15) echamos de menos nuestro nuevo país y hogar. “No soy de aquí ni soy de allá” como dice la canción.

El reto es complejo e intenso y cuando los recursos personales-sociales no bastan para superar estas experiencias se puede caer en un sentimiento de fracaso y depresión.

En estos casos se necesitará una ayuda a nivel psicológico y social que promueva la construcción de una nueva red de relaciones y de proyecto vital para nuestro bienestar.



Lic. Adriana García Cavalieri
agcavalieri22@gmail.com
Colegiada B-02056



Compartir esta noticia:    




Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019