Ricky Martín pone a vibrar Palma de Mallorca

01/06/2017

El artista latino logró contagiar de su energía y ritmo todo el Palma Arena.

Tras su concierto el día antes en Barcelona, Ricky Martín llegó a Palma de Mallorca con toda su energía y entrega total a su público el cual se encargó de agotar todas las entradas para junto a él hacer este evento memorable.

El puertorriqueño conocido por un gran repertorio de canciones consiguió reunir en el velódromo a casi 9,000 personas de diferentes generaciones y en su mayoría de sexo femenino.

Eran las 22: 00 horas cuando se encendieron las luces para dar paso al artista que se ha convertido en un ídolo de diferentes generaciones.

¡El artista se entrega!

Elevado con las alas del entusiasmo, apareció bailando y cantando sobre una plataforma que le hacía destacar un par de metros sobre su sensacional cuerpo de bailarines. Ricky Martin arrancó con el sonido funky-pop de «Mr. Put it down», para seguir su vertiente anglosajona con «This is good» y su movido reggeaton «Drop it on me».

Verdaderos himnos latinos como “She Bangs”, “La Mordidita”, “Livin la Vida Loca”, “La Bomba” o “La copa de la vida”, la sintonía oficial del Mundial de Fútbol de Francia, sonaron a lo largo de las cuatro fases compuestas por los diferentes ritmos, dance, rock, baladas y tribal que formaron un espectáculo logrando desatar pasiones entre todos los presentes.

Una producción impresionante que cuenta con extraordinarios juegos de iluminación, seis pantallas de vídeo de alta definición, una moderna escenografía en sincronía con el aspecto visual y musical, un cuerpo de baile compuesto por ocho integrantes y espectaculares coreografías y varios cambios de vestuarios, complementaron la proyección escénica del artista, junto a sus movimientos llenos de energía latina, que como ha dicho el sevillano Fernando Rodríguez, “cuya fórmula se le escaparían al mismísimo Einstein”.

En fin, un panorama nada extraño para un veterano artista latino, que lleva más de treinta años en la música y que siempre ha sabido cantar y bailar para divertirnos a todos.

Asimismo, "Disparo al corazón" y "Tu recuerdo", fueron algunos de los temas encargados de mantener las pulsaciones en estado de semilevitación.

“Este es el momento para quedarse sin voz y enamorarse”, ha dicho el artista, en alusión a los siguientes temas interpretados, "Te extraño, te olvido, te amo" o "Vuelve", aptos solo para los seguidores más veteranos que se engancharon a él con el casi seminal disco "A medio vivir".

Entre canción y canción se mostró muy comprometido: proyectó imágenes de su fundación, Ricky Martin Foundation, en la que se denuncia la trata humana y defiende los derechos humanos de la niñez y la juventud.

Con la salvedad de "Adiós" o "Vente pa'ca", el celebrado tema que recientemente firmara junto a Maluma, Ricky ha querido recrearse de nuevo en aquel trienio glorioso entre 1995 y 1998 que lo catapultó al firmamento internacional, esta vez con los temas más bulliciosos.

Un espectáculo que duró un poco más de dos horas, donde no podían faltar sus temas “Adiós” y “Vente pa'ca”, y que concluyó con su también bailable canción “La mordidita”, lo que elevó a éxtasis la euforia colectiva que el artista boricua había sembrado durante toda la anoche, para dar paso al “confeti”, acto que indica el final de cualquier evento.

El puertoriqueño continuará con su gira por España, para un total de 13 conciertos presentados en el país.

UN MOMENTO PARA VENEZUELA

En una pausa que es parte de su repertorio, Ricky Marín envió un mensaje de solidaridad, esperanza, libertad y paz al país venezolano.

El artista saludó a las naciones y banderas que ondeaban entre el público y al llegar al tricolor nacional pidió a los asistentes un fuerte aplauso al país que lleva más de 60 días en protestas contra el actual gobierno.

Así, las palabras de Ricky Martin generaron la ovación del público mientras se escuchaban los gritos de: "¡Venezuela!, ¡Venezuela!", que retumbaban en el recinto.

En su mensaje mandó todo su apoyo a los venezolanos y pidió por la paz y la libertad del país. Mientras que las banderas tricolores hondeaban por todo el recinto, se podía escuchar a todo pulmón ¡Venezuela!, mientras varios de los presentes se podían ver emocionados no pudieron contener las lágrimas.

RUMORES DE MIEDO

El reciente atentado en Mánchester había llevado a los cuerpos de seguridad del Estado y a la organización a extremar las medidas de seguridad en todos sus conciertos, lo que se pudo percibir en los alrededores y en los accesos al recinto. Y es que lo ocurrido en el concierto de Ariana Grande hace menos de una semana es una herida muy fresca y que además ha hecho reverdecer la tragedia de hace un año en la Sala Bataclán de París.

LA ORGANIZACIÓN Y EL TRATO A LA PRENSA

Los camarógrafos convocados para acceder al recinto a las 21:15 sin embargo, no fue hasta 20 minutos más tarde cuando se tuvo acceso para poder hacer fotos durante las canciones dos y tres, a una distancia de más 50 metros, algo que ya estaba avisado. Sin embargo, una vez finalizada la tercera canción no pasaron dos segundos para que los encargados nos guiaran hasta la salida, con posibilidad de volver a entrar, eso sí, sin las cámaras y accediendo por otra área.

Lo anterior no será nada nuevo, sino el hecho de dejar a los camarógrafos “tirados” sin guiarles hasta la otra puerta de acceso.
Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019