¿Cómo puedo denunciar una amenza?

16/06/2017

Legalciti.es

Una amenaza es un gesto, una expresión o una acción que anticipa la intención de dañar a alguien en caso de que la persona amenazada no cumpla con ciertas exigencias. El concepto también puede emplearse con referencia al inminente desarrollo de algo negativo.

La amenaza es un delito donde se realiza una citación por parte del juez, para la persona que ha sido víctima de las amenazas así como para el amenazador, mediante un juicio de faltas.

Cuando un individuo amenaza a otro, le advierte sobre un daño que sufrirá si no hace aquello que le pide. Las amenazas pueden aparecer en distintos contextos y tener diferentes gravedades.

Si la agresión psicológica ocurre en algún centro de trabajo o educativo, se deberá hablar con la persona responsable, es decir, con el jefe o con el director del centro para que ponga medidas disuasorias como suspensión de empleo y sueldo o expulsión del centro educativo.

Si no cesa el acoso, se deberá pasar al siguiente paso. Conseguir pruebas: Si vas a ir más allá, deberás conseguir pruebas contra el agresor, ya que de esta manera podrás pillarlo antes y evitar que el juicio se alargue demasiado, algunas ideas son estas; Un testigo, capturas de pantalla, cámaras de seguridad.

Acudir a denunciar: Una vez tengas prueba, acude a la comisaría de policía para interponer una denuncia contra el o la agresora. Indica todos los datos que puedas del mismo, es decir, nombre, identidad y por supuesto presenta las pruebas. Al acusado le llegará una notificación que dependerá de la gravedad de la situación.

El juicio y las condenas: El condenado o condenada tendrá que pagar según la gravedad de los insultos o amenazas. Los juicios por falta se suelen resolver rápidamente, pero los juicios por delito suelen tardar años en resolverse. Si en el transcurso del tiempo entre la denuncia y el juicio te vuelven a amenazar, presenta más denuncias, lo cual hará que la condena suba y el delito sea cada vez más grave.

Consejos para denunciar por insultos y amenazas: Cuidado con las grabadoras: Aunque parezca mentira, no se puede usar una grabadora sin consentimiento de la otra persona para grabar su voz. Si lo haces, estarás cometiendo un delito ya que estás violando la ley de protección de datos, lo cual puede conllevar entre 6 y 24 meses de cárcel, siendo peor el remedio que la enfermedad. Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019