“Las emociones negativas, malos hábitos y deficiencias nutricionales, estropean el cuerpo y producen enfermedades”

11/10/2017

Baleares Sin Fronteras: ¿En qué campos de la salud está especializado?
Iván Covas: naturopatía, nutrición, par biomagnético, biorresonancia y liberación emocional.


BSF: ¿Qué le ha llevado a investigar en el campo de la conciencia?
I.C:
Siempre he querido saber cosas, tengo la certeza de que nuestra conciencia evoluciona, la verdad es temporal y nos movemos entre parcelas de certeza. El mundo, así como lo creemos, se sustenta por algo invisible que desconocemos, creo que es allí donde debemos buscar el origen de todo.


BSF: ¿Lo que mueve la mente es producto de los resultados finales en la salud?
I.C:
Conozco muchas personas que han experimentado curaciones sólo con un cambio en la forma de pensar y sentir, y por el contrario, he visto como la mayoría piensa que las cosas que suceden en su entorno son consecuencia de la mala suerte y no de sus hábitos diarios repetidos a lo largo de muchos años. Creo que en la vida las casualidades no existen, son simples causalidades. Nuestra mente y deseos atraen personas, circunstancias, experiencias que al final terminan por materializarse en lo bueno y en lo malo.


BSF: ¿Cómo empezó el interés por la naturopatía?
I.C:
Cuando mi hija debutó con diabetes vi un póster que decía que esta enfermedad no se podía curar, sólo se controlaba. Esto me impactó, pues estoy convencido de que todo tiene solución. Luego investigando y estudiando aprendí que todo el universo es energía, incluso, la enfermedad que se compone de diversos niveles como celular, mineral, atómico y campos energéticos estructurándolo todo. Este punto de origen recibe múltiples influencias externas e internas. Creo que es fundamental pensar como energía, no como cuerpo físico. Desde este punto de vista encontraremos respuestas más lógicas a todo lo que sucede.


BSF: ¿Una de las teorías que más le haya llamado la atención?
I.C:
Según la física cuántica la materia sólo existe y se estructura a través de un observador. ¿Acaso una enfermedad no es una desestructuración? En la investigación médica cuando una persona tiene pensamientos positivos el cerebro segrega sustancias regeneradoras y cuando son negativos genera toxinas. El cuerpo puede soportar un estrés puntual, pero no crónico. ¿Quién no ha enfermado después de un estrés? La enfermedad se origina en la preocupación que debilita el sistema inmune desequilibrando la microbiología y la bioquímica.


BSF: ¿Cuál es la solución que usted plantea a la sociedad de acuerdo a sus estudios?
I.C:
He perfeccionado una técnica que me permite sacar un mapa de los microorganismos usando un aparato de biorresonancia. En definitiva, puedo encontrar virus, bacterias, parásitos, metales pesados, disruptores endocrinos, cosméticos, isótopos radiactivos, pesticidas, etc. Algunos de ellos son inevitables porque son ambientales.


BSF: ¿Qué es la biorresonancia?
I.C: Cada elemento dentro del cuerpo resuena a una frecuencia determinada. Esto me permite saber de una manera no invasiva qué patógenos metales y químicos contiene la persona en su interior.


BSF: ¿Cómo diferencia mediante su equipo de biorresonancia un microorganismo patógeno, de uno que no lo es?
I.C:
Tres cuartas partes del cuerpo son virus y bacterias, nos moriríamos si no los tuviéramos. Una desinfección extrema puede matar a una persona. Cuando la microbiota está en equilibrio no hace ruido sólo se hace notar cuando hay un exceso, o están en el lugar equivocado.


BSF: ¿La personalidad es la que se encarga de que unos patógenos estén por encima de otros?
I.C:
Me he dado cuenta de que cada rasgo de la personalidad propicia la prevalencia de un tipo de patógenos sobre otros, hay una microbiología que resuena con nuestra forma de pensar. Este paradigma entroniza con otros estudios recientes que demuestran que nuestra mente también estructura constantemente nuestra genética.


BSF: ¿Qué conclusión saca sobre las enfermedades?
I.C:
Estas experiencias profesionales me han llevado a concluir que cualquier enfermedad sin excepción es un cúmulo de muchas circunstancias, entre ellas, pensamientos y emociones negativas, malos hábitos de vida, y deficiencias nutricionales que estropean el cuerpo. Es nuestra responsabilidad mantener el cuerpo sano, amarnos, valorarnos y tomar conciencia de que todo es un préstamo.


Para contactar con Iván Covas, 670 916 754



Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019