Editorial 313: ¡Cuidado con las Cartas de Invitación!

10/02/2018

Un tema delicado para tratar en la edición de marzo de Baleares Sin Fronteras. Me adelantaré un poco en esta editorial. La Carta de Invitación para entrar a España

Ojo, a las personas que desconocen las consecuencias legales que tiene invitar a alguien como turista para que al final se quede en el país. No solo para el invitado, sino incluso, las penalizaciones para el invitante son de extrema gravedad. Eviten problemas, quien venga con Carta de Invitación debe irse a los tres meses, existe la tendencia de creer que no hay controles, pero los está habiendo, y más de lo que nos imaginamos. En definitiva, es mejor evitarse problemas innecesarios.

Es conveniente hacer las cosas al derecho desde un comienzo, en el caso de que la intención sea quedarse en España a trabajar, aunque en estos momentos sea complicado, es recomendable buscar un mecanismo para hacer una oferta de trabajo desde el país de origen o acceder de una forma en la que no se quebrante la Ley de Extranjería, y de paso, como plus añadido, para evitar que al invitante se le abra un expediente sancionador por promover y fomentar el tráfico o inmigración clandestina, que es castigada con cuatro a ocho meses de prisión, según lo tipifica el Código Penal.

Quizá pocos sepan la gravedad de este asunto, por eso mismo en la próxima edición del periódico hablaremos con letrados, e incluso, fuentes de la Policía Nacional para que ahondemos en el compromiso que conlleva hacer una Carta de Invitación, cuya responsabilidad recae sobre la persona que invitó a pasar una temporada en España a un familiar, amigo o conocido.

No se trata de asustar a nadie, simplemente por la experiencia del día a día. Advertirles que estamos recibiendo llamadas a la redacción de nuestro medio de las propias personas que, por desconocimiento, han infringido la ley y ahora están buscando desesperadamente asistencia jurídica de un abogado.

Me cuesta creer y manifiesto abiertamente que estas no son excusas para que alguien justifique su error en el desconocimiento de la Ley. En el momento de ir a la Policía a llevar los requisitos para invitar a alguien que venga de afuera nos informan al detalle.


Y, desde el mismo instante en que firmamos el documento, estamos advertidos como invitantes a lo que nos exponemos en el caso de que nuestro invitado se niegue a abandonar el país a los tres meses de estancia en España.

De igual manera, es un craso error creer que nadie irá a buscar a nuestro invitado en el caso de que se quede en el país. Existen múltiples controles y cruce de información entre los Cuerpos de Seguridad y la Administración para saber quiénes se han ido, o en su defecto, identificar a las personas que han quebrantado la Ley de Extranjería.

Lectores de este periódico nos han llamado para comentarnos que los propios agentes de la Policía Nacional se han presentado en sus viviendas para comprobar la presencia de ese invitado que ha decidido permanecer en España después de los noventa días. Ellos- los propios invitantes- han tenido que comenzar unos dispendiosos trámites legales para hacerle frente a las multas y argumentos para explicar por qué el turista decidió hacer caso omiso a la Ley.

Simplemente la reflexión es que la exención del visado a los colombianos y peruanos y demás ciudadanos de otros países latinoamericanos que no necesitan este documento para entrar a la UE, no exime de cumplir con la obligación del retorno obligatorio como lo remarca la Ley. ¡No permitamos que los problemas toquen a la puerta de nuestra casa!



Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019