La Embajada de la República Dominicana publica una nota de solidaridad lamentando el asesinato del pequeño Gabriel

13/03/2018

El vil asesinato del niño Gabriel Cruz en Vícar, Almería, ha generado miles de comentarios de indignación en las redes sociales y en los foros de los periódicos digitales generalistas. Al estupor general por el atroz hecho se han sumado opiniones xenófobas y racistas vertidas en Facebook y Twitter por el origen y color de piel de la presunta homicida.

No obstante, a la conmoción que ha causado la trágica muerte se han adherido voces solidarias de todos los sectores de la sociedad, incluyendo gente de diversas nacionalidades que lamentan, e incluso, ofrecen perdón ajeno por este caso luctuoso, tal y como sucede en varios comentarios de ciudadanos dominicanos que sienten vergüenza ajena, tristeza y lamentan que la supuesta asesina sea originaria de su mismo país.

La inmensa mayoría de la sociedad española entiende que son casos delictivos que no tienen fronteras, sin embargo, algunos comentarios hacen mella, tal y como lo dice Paula Báez en una carta enviada a BSF.


Vergüenza ajena

Nos ha llegado a nuestra redacción una nota de Paula Báez. La reproducimos en su totalidad por tratarse del sentir general de gran parte de la comunidad de la República Dominicana residente en España.

“Desde que supe la noticia de la muerte de Gabriel no he dejado de llorar, sé que no soy la única en sentirlo, me siento mal como mujer, como madre de familia, y especialmente como dominicana. Lo peor de todo es que los inmigrantes nos debemos mostrar como personas buenas y confiables. En todas las sociedades de acogida existe la gente desconfiada y debemos hacer un arduo trabajo para demostrarle a aquellos que estigmatizan que la realidad es otra, que están equivocados y no todo lo que sea inmigración debe generar desconfianza y odio. Tratamos de hacer las cosas bien con todo y los errores que tengamos como seres humanos, pero todo se viene abajo cuando salen personas de este calibre a cometer semejante barbaridad. La vida sigue, es una noticia muy compleja para la inmigración en general, y siendo dominicanos nos vemos aún más afectados, espero que la gente que lea esto sepa que está equivocada en generalizar a un país por un hecho delictivo de alguien en concreto, siento vergüenza ajena, pero siento que soy una mujer y madre trabajadora que en estos años he aportado mi grano de arena en positivo a la sociedad al igual que los millones de dominicanos que están fuera del país”.



Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019