Alda Yurramendi: un premio a una activista social y líder del tejido asociativo afincada en Ibiza desde hace 28 años

13/03/2018

En el Club Diario de Ibiza se realizó la ceremonia de homenaje por su trabajo dirigido a los colectivos vulnerables.

La Associació de Dones Progressistes entregó el premio 8 de Març a Alda Yurramendi, presidenta de la Asociación Cultural de residentes uruguayos de Ibiza y Formentera y portavoz de la Plataforma por la Convivencia.  El reconocimiento obedece a una vida implicada en el activismo social y en la defensa de los derechos de los inmigrantes residentes en Ibiza y Formentera. 

Vale destacar que durante todo este tiempo ha sido baluarte de la creación de la Oficina de Extranjeros en Ibiza e impulsado la apertura de la Oficina de Información a los Inmigrantes en las Pitiusas. (OFIM)

Alda, nacida en Montevideo, es la segunda de cuatro hermanos. Desde pequeña tuvo que viajar por diferentes departamentos de Uruguay por razones laborales de su padre. Para ella no es extraño desplazarse de un sitio a otro, percibe siempre el mundo en estado de multiculturalidad. 

En los años setenta, formó parte de reivindicaciones sociales y participó en proyectos políticos gracias a su vinculación al Movimiento Progresista Frente Amplio. Yurramendi ha vivido en carne propia lo que significa estar detenida. Estuvo en la toma de la Catedral de Montevideo, algo que califica como un gesto de confraternidad por los derechos de los trabajadores de un periódico que estaba en huelga por su cierre.  

El hecho de tener una ideología política le costó el encierro durante una semana en la prisión de un cuartel. Recuerda que fue una experiencia muy traumática ya que fue víctima de tortura psicológica y física. Luego de esta amarga experiencia la activista social viajo a Santiago de Chile como integrante del Movimiento Juventud Obrero Cristiano, sin embargo, en 1973, según su relato "viví en primera persona el golpe de Estado del general Augusto Pinochet". 

Su periplo migratorio continúo en Colombia para luego llegar a Buenos Aires dónde incursionó cómo fotógrafa realizando una exposición sobre lugares de Montevideo. Coincidió dicha época con el surgimiento del movimiento de las Abuelas de la Plaza de Mayo. 

Con el paso del tiempo la crisis económica de Argentina, hizo que se planteara radicarse en Ibiza dónde vivía su hermana Cristina. En 1990, como cualquier otra inmigrante que llega a probar suerte, consiguió trabajo cuidando niños y en labores de limpiezas de casas, hubo una época que recuerda con mucho cariño en la que estuvo sin papeles durante un año y medio “valoras todo lo que has luchado”, dice.

El boom migratorio se hizo presente a comienzos del 2000. En aquel entonces, agrega, surgió la necesidad del surgimiento del tejido asociativo para reivindicar derechos en los sectores básicos de la sociedad. En 2003, por insinuación de Carmen Duarte, responsable del CITE de Comisiones Obreras, creo la Asociación Cultural de residentes uruguayos (ACRUEF)

Posteriormente los representantes de varias asociaciones se adhirieron a la Plataforma por la Convivencia de Ibiza. En esa línea, esta mujer uruguaya ha sido uno de las pilares fundamentales en cada una de los proyectos sociales que han emprendido.


Hoy por hoy nos cuenta Alda, que a pesar de estar jubilada no cesará en su empeño de seguir reivindicando los derechos por las clases más desfavorecidas. Incluso, ve con mucha satisfacción el surgimiento de los movimientos feministas que exigen igualdad de oportunidades y derechos frente al sexo masculino.

En el homenaje a Alda Yurramendi estuvo Marian Suárez integrante de la Associació de Dones Progressistes, Antonia Ramón presidente de la Plataforma socio-sanitaria, su sobrina Doralice Souza, pintora y cantante y su cuñado Alfredo Souza, junto a su sobrina nieta Malena, también  la acompañaron representantes políticos y personas del mundo asociativo.



Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019