Perjuicios económicos y daños morales al pasar dos años de la estafa en Mallorca de OGC Paquetería

11/05/2018

Las esperanzas de Sonia Morgan de recuperar lo que envió al Ingenio San Carlos, Cantón Marcelino Maridueña, en Ecuador, están esfumadas. Después de más de dos años, nadie le da razón de una lavadora, una cocina eléctrica y una nevera que compró con el esfuerzo de su trabajo.

Es muy recordado el caso de la empresa de paquetería ecuatoriana, OGC con varias sedes en Europa, entre ellas Mallorca a donde más de doscientas personas resultaron afectadas. Dentro de ese grupo se encuentra un grupo de perjudicados que tienen la sensación de que el tiempo se ha ocupado de borrar las pérdidas materiales causadas y los daños morales.

Y es que la señora Morgan confiaba plenamente en esa empresa, a tenor de un primer envío que realizó en 2015 y llegó a su destino final sin ningún imprevisto. Ya para la otra remesa se gastó casi dos mil euros en electrodomésticos que compró en Conforama sumado a otros enseres que le mandaba a su familia.

A comienzos de 2016 desembolsó 3.000 euros que incluía al coste del envío de 1.000 euros sumado al valor de la mercancía trasladada que ascendía a 2.000 euros. “Hice un préstamo para pagar ese dinero, y el contenedor nunca llegó. Ni siquiera mi nombre aparece en el listado de las personas afectadas, nadie explicó a mis hijos cuando fueron a apersonarse de la situación en Ecuador”.

Durante la investigación del modus operandi de OGC Paquetería se ha descubierto que muchos contenedores eran enviados a nombre de un solo remitente, especialmente a los que regresaban definitivamente a Ecuador. En medio de este caos las cosas se mezclaban y luego era imposible identificar la mercancía del verdadero propietario, sencillamente porque los albaranes con la descripción no correspondían al nombre de la persona remitente desde Mallorca.

Al día de hoy, muchos se han cansado de luchar contra la corriente y han tirado la toalla, tal y como lo confirma Sonia. “Antes éramos 60, ahora el grupo está más reducido”.

El desencanto es latente entre el grupo de estafados que acudieron a la redacción de este periódico. Francisca Torres, una de las portavoces reconoce el interés y la gestión del consulado de Palma cuando han necesitado asesoría, sin embargo se muestra molesta al igual que sus compañeros, por la desatención del bufete jurídico de Abogados Sin Fronteras contratado por la Embajada en su momento. Esgrimen que “llamamos varias veces y no nos contestan, y cuando lo hacen siempre habla la secretaria, parece que no les interesara el caso, no hay soluciones a la vista después de dos años”

A esto se suma el agravante de que en Ecuador no les dicen nada las autoridades sobre sus efectos personales. Desde el cierre de OGC se han reportado 1500 afectados en España, la Embajada de Ecuador puso en marcha una serie de acciones en defensa de los perjudicados, como la contratación de este grupo de abogados para la presentación de una querella conjunta ante el Alto Tribunal español, así como dar seguimiento al proceso de entrega de la paquetería incautada por la policía española en Mallorca y Madrid.

La querella la firmaron aproximadamente 600 afectados y fue presentada ante la Audiencia Nacional en octubre de 2016 y se encuentra en el trámite de varias diligencias procesales.


El bazar tendrá que esperar

Francisca Torres tenía la ilusión de montar un bazar en su país. Por ese motivo había comprado varios artículos, entre ellos bastante ropa. Ahora, comenta, “el local está vacío, el contenedor nunca llegó a Guayaquil. Perdí 1700,00 euros más los 200 euros que me cobraron por el envío. En Madrid nadie dice nada”, se lamenta.

Nunca llegó a Ambato

El 30 de diciembre del 2015 Delia Pérez envió a Guayaquil una máquina de pedales y enseres domésticos cuyo destino final sería Ambato. Pagó 350 euros por el envío y jamás llegó nada. “Es la triste realidad, qué más puedo decir”.

Planes alterados

Una caja que pesaba 70 kilos que contenía una hormigonera de 180 litros para trabajar en Ecuador más otros enseres.
La idea de Héctor Rojas, que se gastó más de dos mil euros entre la mercancía y el envío, era trabajar con la máquina, pero tuvo que resignar sus posibilidades por este lamentable imprevisto.
Pone en tela de juicio la confianza de las personas que trabajaban en ese momento para OGC Paquetería. “La gente que recogía en Mallorca no daba razón de nada”.
Mi nieto me pide aún el futbolín

Al pequeño nieto le hacía ilusión tener un futbolín. Su abuela, Ana María Montenegro le había comprado uno.
Junto a otras cosas, concretamente, menaje de hogar los envío el 15 de enero de 2016. “Estoy segura que todo estaba premeditado” y asegura que desde la oficina de la calle Jafuda Cresques 8 de Palma donde funcionaba OGC Paquetería, los empleados ya tenían sospechas de que algo malo iba a suceder, sin embargo, “no dijeron nada”.

Cojín para su progenitora

Mil euros en mercancía más los 250 euros en el coste del envío fue lo que pagó Alexandra Gómez Quiñonez, entre lo más importante era el cojín eléctrico que tenía destinado para su progenitora que sufre de las cervicales y menaje de hogar. Pero nunca le dieron razón del estado de su encomienda.




Detenidos por la estafa
En julio del 2016 la página del Ministerio del Interior del Ecuador publicaba la siguiente noticia:

Detenido cabecilla de red dedicada a estafas masivas mediante OGC Paquetería

Se habría dedicado a una vida de lujos y a estafar a costa de la necesidad de sus clientes, en este caso, de sus mismos compatriotas. Se trata de Óscar Geovanny Z. V., quien fue detenido por agentes de la Unidad de Inteligencia Antidelincuencial (UIAD), la noche de este lunes 11 de julio del 2016, en el barrio Las Orquídeas, Manta, provincia de Manabí.

Según un informe ejecutivo de la UIAD, sobre el detenido pesaba una orden de captura por el presunto delito de estafa, emitida por un juez de Garantías Penales con Competencia en Delitos Flagrantes, desde el 18 de marzo de 2016. Óscar Z. sería el dueño de la empresa OGC Paquetería, responsable de una supuesta estafa masiva, a través del envío de encomiendas.

Esta supuesta empresa ofrecía el servicio de traslado de enseres de casa desde España hacia Ecuador. Entre ellos, muebles, electrodomésticos, ropa, entre otros objetos de hogar. El 7 de marzo del 2016, medios de comunicación de España publicaron en uno de sus titulares “OGC Paquetería quiebra”, lo que provocó preocupación entre sus clientes.

Varios de ellos visitaron las oficinas principales y lo que se encontraron fue un desierto. En las afueras del negocio estaban sus empleados, quienes también sorprendidos indicaron que desde hace dos meses no les pagaban sus sueldos.

Luego, los usuarios trataron de contactarse mediante mensajes y llamadas a través de los sitios web de la empresa, pero ninguno contestó. Los rumores de que la empresa ya llevaba varios meses con problemas económicos, por una mala administración y por el despilfarro de los dueños, se hizo realidad.



Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019