A dos años del fallido concierto de Romeo Santos, compradores de las entradas siguen esperando la devolución del dinero

11/05/2018

Transcurridos dos años por el incumplimiento del concierto de Romeo Santos en Mallorca, conocido como el Rey de la Bachata, los afectados que compraron sus entradas siguen sin que se les ofrezca una justificación válida sobre el porqué no se les ha devuelto el importe de las mismas.

Cabe aclarar que hubo otra parte de los compradores que recuperaron el dinero, sin embargo, en Consumo aún cursan denuncias de personas que no corrieron con la misma suerte.

Desde un comienzo la empresa organizadora del recital, Pal Mundo eximió de toda responsabilidad al artista de la cancelación de las dos fechas, primero la del 16 de abril y la del 30 de julio programadas en el Palma Arena.

«Es importante indicar –afirmaban en aquel entonces en el comunicado- que tanto Romeo Santos como su equipo son totalmente ajenos a esta desafortunada situación».

Dos años después los compradores que se sienten estafados por la no devolución del dinero siguen cuestionando la pasividad con la que se ha manejado este caso, que dicho sea, reposa en el juzgado 2 de Instrucción de Palma.

Baleares Sin Fronteras tras ponerse en contacto con el Director General de Consumo, Xisco Dalmau, confirmó que en estos dos años se han tramitado hasta el momento 238 reclamaciones de ciudadanos a los que no se les hizo la devolución del dinero de las entradas. La cifra puede aumentar teniendo en cuenta a las personas que no acudieron a denunciar a la oficina de consumo localizada en la calle Jesús 38 de Palma.

Referente a la empresa artística Pal Mundo, Dalmau advirtió que “nuestro servicio de inspección tiene constancia de que ya no figura actividad alguna en Valencia” para agregar que “al no tener domicilio fiscal ya no se puede notificar ningún tipo de procedimiento”.

En referencia a la actividad artística de la empresa Pal Mundo con sede en Ámsterdam, dijo no tener conocimiento sobre si siguen operando en otro país. Este periódico también contactó con Sandra Perdomo, periodista colombiana, residente en Madrid que en su momento estuvo trabajando en el área de comunicaciones de la gira de Romeo Santos en Mallorca y en otras ciudades a comienzos del 2016.

No obstante, en el momento de cancelarse el primer concierto- asegura- cortó relaciones con la empresa organizadora. Su fortaleza periodística gira en torno a las noticias de la farándula en su web denominada “El Cotilleo de la Perdomo”, por consiguiente, al ser una de las profesionales de la comunicación especializada en informaciones de famosos de giras por España y el resto de Europa, Baleares Sin Fronteras le preguntó si tenía conocimiento sobre las actividades artísticas de Pal Mundo, cuyo representante es Manuel Acosta. La también locutora de origen colombiano contestó que Acosta seguía organizando conciertos.

Y en esa línea, la indignación de los estafados sigue vigente después de 24 meses, por lo que la pregunta obligada es: ¿cómo la Ley permite que un empresario o intermediarios suyos sigan promocionando conciertos y festivales después de lo sucedido en Mallorca y otras ciudades como Valencia, Málaga y Bolonia (Italia) en donde al día de hoy a los afectados no se les ha respondido por el dinero de sus entradas.
Este periódico ha hablado con la abogada, Sara Gómez que en aquel entonces era contactada por dos propietarios de los puntos con mayor de número de entradas vendidas para el concierto de Mallorca.

Juan Carlos Montoya, propietario de Serviexpress y Alejandro Alberti, dueño de la agencia de viajes Fly Ticket, que nada más conocer la noticia de la cancelación definitiva de la segunda fecha propusieron la creación de una denuncia colectiva por intermedio de una plataforma de afectados, tal y cómo lo registrábamos en la edición de julio del 2016.

La otra pregunta nos conduce a averiguar por los verdaderos avances de la investigación, aunque la letrada Gómez se ha mostrado cautelosa para no “entorpecer los procedimientos”, y ha defendido la postura de los dos empresarios y la buena fe desde que comenzaron las reclamaciones del dinero por parte de los perjudicados.

“Ellos han sido los más afectados por esta situación, tienen sus negocios, y obviamente, les ha perjudicado enormemente la imagen”, dijo Gómez e hizo hincapié en que “ambos entregaron el dinero de las entradas a un intermediario que trabajaba para la empresa Pal Mundo en Palma”.

La letrada prosigue: “gracias a Juan Carlos y a Alejandro se ha logrado avanzar en la investigación, ellos han asumido los costes” y añade que en este momento hay personas imputadas, pero prefiere guardar más detalles para salvaguardar la reserva del procedimiento.

Baleares Sin Fronteras habló telefónicamente con el citado intermediario F. B. P, que en todo momento defendió su inocencia. “No puedo dar mayores detalles por recomendaciones de mi abogado, pero nunca me he apropiado de nada, tengo recibos y constancia de entregas del dinero al representante de Pal Mundo en Valencia en esa época”.

Este periódico recabando información ha constatado que F.B.P entregó al representante de la empresa organizadora en España J.J.C una suma elevada de dinero en marzo del 2016, coincidiendo con el monto que en su momento le pagó el representante de Serviexpress por el importe de las entradas vendidas al público antes de cancelarse la primera fecha del concierto”.

Además, este periódico tiene conocimiento que el intermediario de Palma aseguró haber entregado dinero al representante de la Mega Radio, a través de una transferencia realizada en mayo de 2016.

F.B.P se desmarca de cualquier relación comercial y laboral con Pal Mundo una vez se hizo el anuncio de la cancelación de la primera presentación en abril del bachatero en Palma.

“Me retiré tan pronto se pospuso la primera fecha, solo confío en que salga a relucir la verdad una vez la investigación avance”, dijo F.B.P, cuyas funciones asignadas en Mallorca eran las de coordinar lo relacionado con el tema logístico del concierto.
Finalmente, comentó a BSF que aceptó ese trabajo debido a que desconocía que esa empresa tuviera problemas similares ya que manejaban giras de importantes artistas y contaba con buenos precedentes. Por otra parte, J.J.C, quien era el representante de Pal Mundo en Valencia no ha viajado a prestar declaración al juzgado de Palma.

Igualmente, durante este proceso ha saltado a la palestra el nombre de Martha Sánchez, quien era una particular que ofrecía entradas del concierto al público.

“Mi vinculación al concierto de Mallorca en la venta de entradas obedeció a mi amistad de Facebook con la periodista, Sandra Perdomo, quien me animó a vender entradas de Romeo Santos”.

Añade que la ilusión de estar cerca de Romeo Santos por ser la fans número de él, hizo que no dudara en convertirse en colaboradora del evento, además, admite “que me daban una pequeña comisión por vender cada entrada. Si vendía de 40,00€ me ganaba 4€ y si era una de 80,00€ me correspondía un 10%. Eso lo cobramos, pero no sucedió lo mismo con las que vendimos por Internet”.

La mujer, originaria de Mallorca pero muy relacionada al ambiente latino, dice no haber vendido un número significativo de entradas, pero se ha visto muy afectada por el procedimiento de la organización. “Nos engañaron a todos”, se lamenta.

“No entiendo que este artista con ese renombre que tiene a nivel mundial permita que una empresa que lo haya contratado estafe a tanta gente, además de jugar con la ilusión de la gente”.



Jesús Ruíz, propietario de La Mega:
“He visto interés abierto en dañar mi imagen”


Está como imputado en la investigación, pero afirma estar tranquilo a medida en que se aclaren los hechos.

Siguiendo el hilo de las partes involucradas en esta historia, Baleares Sin Fronteras entrevistó a Jesús Ruíz, graduado social y propietario de la emisora La Mega, que también fue punto de venta de las entradas del fallido concierto. Debido a la difícil situación personal, y a lo expresado por él mismo sobre una intención clara de dañar su imagen, Ruíz prefiere no ser fotografiado hasta una vez la investigación llegue a su punto final.

¿Por qué resulta imputado en la investigación?
Supongo que es para despejar las dudas sobre el porqué la tramitación de las devoluciones se hicieron en La Mega y también por una cantidad que se nos entregó por unas devoluciones que ya se han acreditado como devueltas ante la jueza. Esperamos que en las próximas semanas una vez aclarado este asunto pase otra vez a ser testigo.

¿Qué cantidad de dinero le entregaron?
Cuatro mil euros de los cuales se devolvió todo el importe a algunos afectados sin hacer ningún tipo de diferenciación del lugar dónde las habían comprado. Para nosotros los afectados son iguales, obviamente ese monto era insignificante respecto a la cantidad de entradas que realmente se vendieron.

¿Cuántas entradas se vendieron en La Mega?
Desconozco con certeza, sé que fue una cantidad importante, nosotros no disponíamos del software, concretamente es un terminal, un punto de venta de un portal, que dicho sea, le pertenecía a la organización. Ellos realizaban la recaudación conforme a las entradas vendidas del portal.

¿Cómo era este procedimiento?
Nosotros accedíamos con una contraseña a un portal que le pertenecía a la organización. Al comprador le llegaba un mensaje por correo electrónico al momento y ellos depositaban el dinero en La Mega para luego proceder la organización a recoger el dinero el mismo día o 24 horas después en nuestra sede. Ellos eran los que sabían cuánto dinero tenían que recoger de acuerdo al número de entradas vendidas a través del portal. Luego de la cancelación pedí que nos dieran cuatro mil euros, yo mismo hice presión para que a la gente se le comenzará a devolver el dinero a la mayor brevedad.

¿Por qué una emisora, en su caso, La Mega se ofreció a vender entradas?
Como emisora teníamos una cuota de audiencia importante y queríamos implicarnos con un artista de gran nivel. Se nos había prometido poner carpas y que la emisora estuviera presente. Ese factor a nivel de marketing era muy importante para nosotros.

¿Cuando se suspendió el primer concierto, la dirección de La Mega qué decide?
Dejamos de vender entradas cuando se suspendió el primer concierto, cumplimentamos unas fichas de las personas que habían comprado a través nuestra para que por medio de una solicitud formal los organizadores devolvieran el dinero. Ese fue el protocolo que iniciamos para la devolución de los importes de las entradas, algo distinto a lo que hicieron los otros puntos de venta que escondieron la cabeza para salir corriendo.

Pero esos puntos de venta aducen que ellos interpusieron la denuncia a través de una abogada, y además, argumentan que era el derecho de las cosas. ¿Por qué no se unió a ellos?
Por una sencilla razón, quería tener demasiada cautela respecto a lo que se iba a denunciar. Ellos presumían de haber presentado esa denuncia en fechas anteriores a la cancelación del concierto, luego cuando se produjo la cancelación, esa misma denuncia la remitieron a la abogada, o eso es lo que me dieron a entender. Aquí se están lanzando campanas al vuelo. Evidentemente estamos hablando de un procedimiento que no sabemos, incluso, si va a seguir por la vía penal o civil debido a que podríamos hablar de un incumplimiento de contrato en el caso de que la empresa se hubiese declarado insolvente, y en el caso de que no hubiese ánimo de defraudar no existiría una causa penal. Por ahora el juzgado sigue tramitando por estafa, pero repito, debemos ser muy cautos con lo que decimos y hacemos.

¿Usted habló con los representantes de Pal Mundo?
Hicimos más presión de lo que la gente se imagina para que devolvieran el dinero y nos decían que sí lo iban a hacer.

Pero no lo hicieron ¿después de dos años qué opinión le merece?
Que se metieron en un sitio del que no pudieron salir, simplemente fue más irresponsabilidad que animo de defraudar.

¿Sabe si Pal Mundo sigue haciendo eventos?
Esta empresa particularmente, no. Pero la marca continua operando

¿Qué panorama observa respecto a la devolución del dinero?
Soy muy pesimista porque a los verdaderos responsables no los han podido localizar, me refiero a John Carvajal y a Manuel Acosta. Aunque aparezca esta gente, la sensación que tengo es que no van a responder por el dinero.

¿Ha vista afectada su reputación luego de este asunto?, ¿se siente señalado?
Veo mucho ánimo de vincularme o personalizarme con la organización. Me he sentido señalado de manera muy abierta e intencionada con la finalidad de hacerme daño personal. Rizando mucho el rizo para encontrar una vinculación que ellos saben que al final no va a existir. En resumen he visto interés en dañar mi imagen.

¿Qué opinión le merece que se sigan haciendo festivales en Holanda con la misma marca, y mientras tanto, usted imputado, otros investigados, gente estafada y personas representantes de empresas con su imagen seriamente afectada en Mallorca?
Creo que la justicia española tiene los suficientes mecanismos para poder actuar.
Gracias al proceso catalán estamos aprendiendo derecho internacional penal aceleradamente. Le preguntaría a todos los que leen esto: ¿Por qué no se ha hecho una orden de detención internacional, si saben dónde están localizados?. Y me voy más allá. ¿Por qué no está implicado el propio artista Romeo Santos en toda esta estafa?.



Afectados

Hemos recogido el testimonio de algunos de los afectados que compraron sus entradas y hasta la fecha de hoy no obtienen respuesta.


Michael Marsh, inglesa
Compró la entrada por la web que Pal Mundo creó para el evento. “Entrabas en una página que te daba la opción de adquirirlas. Compré tres VIP y luego cuando se suspendió dos veces el concierto nadie me dijo nada al reclamo que le presenté a la empresa organizadora por correo electrónico. Mi banco no pudo echar para atrás la operación. No pierdo la esperanza que me devuelvan mi dinero, se ha creado un grupo de afectados y hay una abogada siguiendo el caso”.

Elizabeth Rúa
“Compramos en la emisora La Mega dos entradas por valor de 80,00€ cada una. Fui a la radio me dijeron que pusiera un correo electrónico a la organización pero nunca obtuve respuesta. Lo que da impotencia es que 160,00€ que son míos no se ganan de la noche a la mañana.

Gabriela Salazar
Esta ciudadana ecuatoriana interpuso la denuncia en consumo y transcurrido un tiempo la llamaron para que fuera a declarar al juzgado. “Compré dos entradas VIP. La mía y la de mi madre, me dicen que esta empresa sigue haciendo conciertos. No entiendo cómo es que no hacen nada para evitar que esto se siga presentando”.

Fernando Martínez
Comenta que trabajaba en aquel entonces en una discoteca del Porto de Pollença. Por prestar un servicio adicional y desinteresado, agrega que está metido en un problema con once personas desde hace dos años a las que les compró las entradas. “Fui al negocio de Juancho en Serviexpress y me dijo que se había interpuesto una denuncia. Estamos a la espera, el total de las entradas asciende a 1150,00€”

Luis Alberto Gutiérrez
Este ciudadano, originario de Pereira, Colombia afirma que compró dos entradas platino por valor de 130,00e cada una. “La primera vez que pospusieron el concierto decidimos esperar, nos hacía ilusión ir con mi esposa, pero lo suspendieron definitivamente y nadie nos volvió a responder”.

Alexander Sánchez
Compró las entradas en la emisora La Mega hace dos años, por cada una pagó 80 euros. “Recuerdo que la organización Pal Mundo sacó un comunicado oficial diciendo iban a respondernos, aún guardo el correo.
Nadie nos dijo nada al final después de insistirles, la verdad que nunca me había sentido robado e impotente”

La redacción de este periódico ha enviado un email a la redacción de una empresa que opera en Ámsterdam, Holanda, con denominación Pal Mundo.
Estamos esperando respuesta para conocer si hay relación con el caso Romeo Santos en Mallorca 2016.



Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019