Discriminación / Denuncia de lectores de BSF: “No se alquila a extranjeros"

12/06/2018

Recientemente a la redacción de Baleares Sin Fronteras han llegado denuncias de personas que tras pasar por una finca de la calle Manacor de Palma se han encontrado con un letrero discriminatorio en el que reza literalmente la frase: “No se alquila a extranjeros”.

No es la primera vez que suceden este tipo de situaciones. En la mayoría de ocasiones el rechazo a alquilar un inmueble se sucede a través del contacto telefónico, sin embargo, este mensaje es tan evidente y visible que cualquiera que transite por esta calle a la altura del parking público lo comprobará enseguida.

Ante la queja de nuestros lectores, este periódico se ha puesto en contacto con el Regidor de Derechos Cívicos, Igualdad e Inmigración del Ayuntamiento de Palma, Aligi Molina, que al recibir las fotografías no ha dudado en calificar el hecho de “lamentable”.

El concejal de Cort dice que “es negativo que este tipo de cosas sucedan en la ciudad, este es un caso que evidencia claramente la discriminación inmobiliaria por razones raciales y de nacionalidad”, para agregar que este es un hecho que manifiesta a las claras algo que está oculto. “Es una discriminación que existe de manera sistemática para el acceso a la vivienda o inmuebles en general hacía personas de diferentes nacionalidades”.

Molina no duda en afirmar que si se habla con alguien no nacido en España o que no sea originario de un país de Europa se puede apreciar la diferencia con el resto de nacionalidades que tienen mayor dificultad para acceder a una vivienda o un local comercial. “El problema es notorio hacía algunas nacionalidades. Existe menos ofertas de viviendas y de inmuebles hacía determinados colectivos, además cuando pueden acceder a ellas los requisitos son muchísimos más amplios, esta es una realidad con la que nos encontramos personas que hemos llegado de otros lugares”.

Añade que este es un problema cultural de fondo que se relaciona con el trabajo que se ha venido haciendo desde su regiduría en campañas como “Stop al Racismo”. Para hacerle frente a este tipo de situaciones, el concejal advierte que aunque el Ayuntamiento no es la administración competente para asumir estos casos, pero se pueden hacer llegar las denuncias a las administraciones responsables de tramitarlas.

La gente que se encuentre en una situación de discriminación, comenta Molina, se puede acercar al servicio de atención de la diversidad al Centro Flassaders para encaminar la denuncia. Existen también otros servicios en la red del Stop al Racismo para que este tipo de hechos no se queden en la impunidad.

En esa línea, el regidor también reconoció que generalmente las personas que buscan vivienda y se topan con una situación de discriminación prefieren callar para evitar problemas de denuncias. “Simplemente la gente lo pasa desapercibido máxime por el difícil momento para conseguir una vivienda”.

Baleares Sin Fronteras comprobó mediante una llamada a los propietarios del inmueble, que el mensaje obedece a experiencias desagradables con personas inmigrantes. “Desafortunadamente pagan justos por pecadores”, comentaron.



Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019