Josefina Santiago: “Decir que un inmigrante irregular tiene iguales derechos que alguien con pasaporte español es faltar a la verdad”

27/06/2018

Este periódico ha estado en el despacho de la Consellera para abordar el tema de actualidad: los refugiados.
Josefina Santiago advierte que existe un riesgo de muerte de miles de personas en altamar y los derechos fundamentales deben prevalecer y achaca el problema de las mafias del tráfico de personas a la falta de cooperación internacional

Baleares Sin Fronteras: Toma fuerza en las redes sociales la frase de que a los españoles se les deniega y a los refugiados se les acoge. ¿Qué opina?

Josefina Santiago:
Son situaciones diferentes, el Estado Español se compromete a salvar las vidas de unas personas que ni Malta ni Italia han querido acoger. En esa línea, es evidente el incumplimiento de las leyes de navegación que manifiestan que cualquier persona cuya vida esté en riesgo debe ser socorrida. La comparación me parece absolutamente irresponsable.


BSF: ¿Cuál es el procedimiento a seguir con los refugiados?
JS:
Estas personas se les ha valorado sobre el porqué se han ido de su país. Si es por persecución política o religiosa. Incluso, las personas que no se encuentren en situación de amenaza incurrirán en un estado de irregularidad migratoria y deberán afrontarla.

BSF: Existe la percepción de que a los refugiados les darán todo en este país de acuerdo a lo que se lee todos los días en las redes.
JS:
Estas personas no lo tendrán fácil y se acogerán a una ley de inmigración. Se necesitan muchas condiciones para ser acogido como inmigrante con permiso de residencia y trabajo. Contrario a quienes si puedan acreditar que han sido víctimas de una persecución política y comprueban que su vida corre peligro. En España estas situaciones no se producen generalmente este tipo de situaciones, solo en el caso de Cataluña.

BSF: ¿A qué derechos acceden los refugiados?
JS:
Estas personas tienen derecho a los servicios sociales que garantiza, un techo, pero no la casa. En un albergue, por lo tanto, no están equiparados con ciudadanos españoles. Se puede discutir si la ley española es dura o no con los inmigrantes, o se puede estar de acuerdo o no. Pero decir que una persona inmigrante irregular tiene los mismos derechos que alguien con pasaporte español es faltar a la verdad.

BSF: Usted defiende esta hipótesis, pero indudablemente las opiniones en la calle están divididas. ¿Algún mensaje?
JS:
Quienes piensen que por la llegada de refugiados les van a suprimir sus derechos están faltando a la verdad o pecan de ignorantes. Los españoles tienen muchos más derechos sociales, educativos, sanitarios, laborales, cívicos, es decir de todo tipo que una persona inmigrante en esta clase de condiciones no tiene.

BSF: Incluso cuando una persona está plenamente arraigada, cotiza a la Seguridad Social no faltan quienes insisten en pedir más políticas sociales para los españoles.
JS:
Una persona de diferente nacionalidad a la española que ha estado trabajando aquí, cotizando varios años y se ve en una situación complicada también tiene los mismos derechos que otro ciudadano de esta Comunidad Autónoma. Igual ocurre con un menor sea de la nacionalidad que sea. Esto es un avance en temas de derechos humanos y no lo podemos considerar mucho menos como un retroceso.

BSF: ¿Dónde está la raíz del problema?
JS:
La derecha está gobernando Europa y hay unas políticas antiinmigrantes. Para la derecha el inmigrante es mano de obra. Ellos siempre defienden la regulación de la inmigración a través de los cupos de trabajo. Para ellos el derecho a emigrar que está reconocido en la declaración de derechos humanos, no existe. Estamos en una Europa donde las mercancías tienen más derechos que las personas. Estamos en una Europa más mercantilista y poco humanitaria. El otro problema es que gracias a los avances tecnológicos, internet, se está vendiendo a los países subsaharianos una forma de vida próspera, ese es el verdadero efecto llamada. Ellos tienen acceso por medio de los efectos audiovisuales a la globalización y a una forma de vida diferente a la suya y el objetivo es llegar aquí.

BSF: Se dice que la acogida de refugiados es alimentar las mafias traficantes de personas. ¿Está de acuerdo?
JS:
Estoy convencida de que existen, pero también opino que si hubiese una cooperación internacional esas mafias se podrían perseguir. Europa y Estados Unidos no colaboran en esa línea. Los recortes a las políticas de cooperación se han reducido en los últimos diez años.
España ha sido un país de inmigrantes, quienes se van de su país buscan una mejora de vida a nivel personal. Mucha parte de nuestro bienestar social está ligada a la desgracia de estos países. Por ejemplo, compramos ropa en tiendas de marca proveniente de fábricas de dichos territorios en donde se explota a la gente con unas condiciones laborales no dignas.

BSF: ¿Qué balance hace sobre su gestión al frente de esta conselleria en integración durante estos tres años?
JS:
Hemos hecho una campaña en este tercer Pacte de Progres cuyo lema es “convive o discrimina, tú eliges”. Es un mensaje para ambas partes, tanto para la sociedad de acogida como para el inmigrante que llegue se integre. Siempre hemos apostado por no hacer diferencia entre nativos e inmigrantes. Si hemos de hacer cursos de castellano o catalán serán dirigidos para la población adulta. La campaña de Renta Social va dirigida a toda la población sin hacer distinciones de nacionalidades. Nosotros valoramos es por las necesidades específicas de las personas en función de la legislación vigente y no por el origen del ciudadano.



Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019