Editorial 341: Problemas que no entienden de nacionalidades

12/04/2019

Entre las 10:30 de la mañana y las 19h del pasado 9 de abril en el CaixaForum de Palma de Mallorca se hicieron presentes 128 personas para escuchar las ponencias de los invitados al Foro de Exclusión Social organizado por este periódico. Los asistentes escogieron los temas que más les interesaron de la mañana, mediodía, tarde o sobre el final de la tarde.

Queda una satisfacción profesional a diferencia de otras convocatorias realizadas por este periódico. En quince años es la vez que hemos contado más público local que emigrante. Que no se preste a malas interpretaciones, simple y llanamente generalmente por la temática de nuestro periódico en los actos que hemos organizado predomina la presencia foránea sobre la española.

Uno de los objetivos del foro era que habláramos en clave ciudadana, en este medio no solamente estamos tratando temáticas de inmigración. Existen problemáticas que no entienden de nacionalidades, credos, ni incluso respetan clases sociales, tales las adicciones a la droga o al alcohol, la asistencia jurídica gratuita con los abogados del turno de oficio, la drogodependencia y el alcoholismo, los conflictos generados por la xenofobia y el racismo.

Pero también desde la Administración Pública gobierne quien gobierne se ponen en marcha programas sociales para la ciudadanía que muchas veces desconocemos, además de las ayudas de entidades sociales que brillan por la labor del voluntariado que en ocasiones pasan completamente desapercibidas.

Siempre hemos apostado desde estas líneas por dar a conocer las cosas positivas que se hacen de cara a la sociedad civil, no todas las noticias pueden apuntar a ver el lado oscuro, si bien lo malo es lo que mejor vende también una buena noticia nos puede reconfortar el alma.

No siempre detrás de una institución hay gente corrupta o buscando sacar provecho propio, ni tampoco podemos afirmar que todas las ONG,s o entidades sociales viven de subvenciones para beneficio particular.

Es lógico que con todas las informaciones de sucesos negativas que salen a la palestra pública por los medios o redes sociales, la paranoia se haya convertido en nuestro acompañante de cada día, sin embargo, este tipo de jornadas nos lleva a la reflexión y a la conclusión de que hay cosas que se están haciendo bien siempre susceptibles a mejorarlas.

No hay que siempre estar pensando en que me van a quitar lo mío por dárselo a los demás. Se entienden las injusticias del día a día, pero no se puede estar siempre destilando rencores en los foros de opinión de las redes sociales o los periódicos.

En relación a la ponencia de Fina Santiago sobre la Renta Social publicada por el Diario de Mallorca me tome la molestia de leer durante casi media hora comentarios de lectores de este medio sobre dichas ayudas sociales, sin embargo en lugar de centrar los comentarios en lo esencial, los opinadores centran sus ofensas hacía los inmigrantes en detrimento de los nativos.

Y les comento algo. Nunca he podido descubrir la dirección de las entidades públicas en las que se dice existen más ayudas para los de afuera en detrimento de los propios nativos. La leyenda urbana de nunca acabar y el discurso facilista y repetitivo del “a dónde va la gente va Vicente”

Por mi trabajo todos los días es una obligación sagrada leer sobre todos los temas habidos y por haber y hasta el día de hoy no he encontrado un enlace del BOE o una Ley que hable esas ayudas a los inmigrantes sin papeles.

Veintidós años en este país y aún sigo leyendo el mismo mensaje, si alguien por favor tiene el dato o la fuente fidedigna que me lo haga llegar para irme ipso facto a averiguar los trámites burocráticos a seguir para dejar de currar, “estoy cansado”

(Último párrafo sarcasmo, me encanta trabajar como la mayoría de los que llegan de afuera)

Gracias a los asistentes al foro y al grupo de trabajo de Baleares Sin Fronteras.



Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019