Editorial 343: Pasando de la política

13/05/2019

Es impensable que a medida que trascurren los años residiendo en un país ajeno al de origen, pero que nos ha acogido con las puertas abiertas, permanezcamos indiferentes a la situación socio-política que se vive.
Sé que algunos pensarán: “la política me la suda”, o “paso de los políticos”, o “todos son iguales de chorizos”, las frases típicas para no acudir a las urnas y alimentar la abstención. Las excusas aumentan cuando no se ha nacido en este país y se ignora un derecho que por antonomasia a veces nos corresponde.
Algunos inmigrantes con cinco años de residencia legal continuada en España no saben ni siquiera si pueden votar al alcalde de la ciudad o municipio en donde están empadronados. En este punto hago hincapié en el caso de que España tenga convenio de voto recíproco con el país de origen del inmigrante receptor, tal como ocurre con los ciudadanos colombianos, ecuatorianos, paraguayos, chilenos, bolivianos y peruanos.
Será que estos ciudadanos, solo por citar los sudamericanos con los que España tiene acuerdos de reciprocidad de voto, se enteraron de que podían votar este 26 de mayo. Estoy seguro que la inmensa mayoría no se ha percatado bien sea por desinterés o también por una ausencia de información de la Administración Pública.
En Baleares para este 26 de mayo la nada despreciable cifra de 11.049 votos se hubiesen traducido en votos en las municipales si estas nacionalidades citadas, sumadas a los noruegos, neozelandeses, coreanos, islandeses, los de Cabo Verde y de Trinidad y Tobago, hubiesen acudido al Ayuntamiento de su municipio a inscribirse en el censo electoral. ¿Alguno que tenga en este momento cinco años de residencia legal continuada en España lo hizo?. ¿Lo sabían?.
Es una estadística fehaciente tomada del INE. Hago alusión a este tema porque veo a pie de calle a algunos nuevos ciudadanos desentendidos de la situación del país, y ni siquiera se dan por enterados que podían ejercer el derecho a escoger al candidato de su municipio donde está empadronado.
De todas maneras visto lo visto y analizándolo desde la perspectiva positiva más temprano que tarde los votos inmigrantes están desequilibrando la balanza. Los números de votos engordan las urnas en el momento de contar los cientos de nacionalizados que ejercen su derecho, seguramente el 28 de abril miles estuvieron en las mesas electorales.
También es gratificante ver que en las listas de los partidos hay personas de origen inmigrante, preparadas académicamente, no se necesita tener varias maestrías o ser un investigador, filósofo o escritor.
En Mallorca, nuestra Isla, la pasada legislatura (digo pasada porque ya es cuestión de días que termine), tuvimos a un concejal de origen venezolano y a otro argentino en el Ayuntamiento de Palma, que a la gente les guste o no su forma de gestionar o de su ideología política es otra cosa.
Lo cierto del asunto es que se tratan de personas pedagógicamente preparadas como para mínimamente poder hacer un escrito sobre cualquier temática o tener el criterio de pararse en frente de un público a expresarse como sus cargos lo exigen, o preparar proyectos o campañas para la ciudadanía a la que representan.
Para estar en unas listas de un partido político- cualquiera que sea- no se necesita vivir en Son Vida, nacer en determinado país, ser científico de la NASA o ser rico. No se trata de eso, no es cuestión de clasismo, es simplemente un ápice de conocimiento sobre si determinados inscritos por lo menos saben escribir un renglón de una carta sin un error de ortografía, o dominan mínimamente ciertas temáticas que no demandan un amplio bagaje cultural.
Me encantaría ver en esas listas el día de mañana a personas que tienen actitudes y aptitudes, no solo por su condición de extranjero de representarnos en un cargo público y abogar por los derechos de los ciudadanos en general, sino por el talante que debe tener, o por lo menos, un nivel mínimo de formación para poder figurar en la lista de un partido político. Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019