Francina Armengol moviliza a los votantes este 26 de mayo para “evitar un pacto de derechas y de extrema derecha”

13/05/2019

Este periódico estuvo en la sede socialista entrevistando a la candidata socialista
Alex Pomar y Juan Pablo Blanco
Ha sido la primera mujer presidenta en la historia de la Comunidad Autónoma de Illes Balears y nuevamente asume el reto de estar al frente del PSIB-PSOE con el objetivo de repetir en el cargo los próximos otros cuatro años.
Francina Armengol, nacida en Inca tiene una laureada carrera política, como por ejemplo, Presidenta del Consell de Mallorca del 2007-2011, diputada del Parlamento Balear en varias legislaturas y regidora del Ayuntamiento de Inca.
Fuera de la política, cabe resaltar su nivel de preparación profesional en licenciatura en Farmacia por la Universidad de Barcelona añadiendo sus estudios de derecho en la UOC, Universitat Oberta de Catalunya.
Baleares Sin Fronteras se desplazó a la sede del PSIB-PSOE de la calle Sindicato de Palma para conocer algunas de las propuestas que Armengol Socías ha elaborado ad portas del crucial 26 de mayo.
Reconoce que ha sido una campaña muy intensa por la coyuntura política que se vive por la convocatoria de elecciones a Presidente de Gobierno del pasado 28 de abril, en el que su partido obtuvo un triunfo que posiciona a Pedro Sánchez otra vez en la Moncloa dependiendo de los pactos a los que se lleguen en estos días con otras filiaciones políticas.
Ahora en su condición de candidata confía en obtener el respaldo de los baleares para seguir trabajando por el bienestar de políticas sociales y transformar positivamente la vida de quienes residen en esta comunidad.
Para Armengol, la tendencia de los resultados de las elecciones generales se pueden repetir en Baleares. No hay que confiarse, pero cierto es que- se enorgullece- que su partido obtuvo la mayor parte de los votos en las Islas y eso le recarga baterías para llegar con un optimismo moderado a las urnas.
Pedro Sánchez se perfila como el nuevo Presidente de Gobierno, sin embargo Armengol considera para que ese cambio sea real se necesita que la ciudadanía se movilice masivamente para confirmar ese triunfo. “Las ganamos el 28 de abril porque hubo mucha gente progresista y de izquierdas que fue a votar al PSOE, era el único partido que podía parar un pacto entre derecha y la extrema derecha a nivel de España. Por lo tanto mi deseo es que este 26 de mayo paralicemos ese pacto derechas y de extrema derecha”, es peligroso, dice “esto equivaldría a que ellos gobernaran en esta Comunidad Autónoma, lo que supondría un retroceso en derechos, libertades y democracia”.
Al referirse a posibles pactos, Armengol defendió que saldrá a ganar las elecciones, aun así reconoce que siempre en su partido ha habido gente de diálogo capaz de establecer sus políticas y prioridades pactando no solamente con grupos políticos sino también con la sociedad. “Esa ha sido nuestra forma de gobernar en esta legislatura”, comenta.
Añade que “hemos pactado con sindicatos, empresarios, ecologistas, asociaciones y entidades sociales, algo que ha sido fundamental en nuestro gobierno”, de todas maneras, la candidata socialista no se muestra muy exultante por los resultados en las generales, e insiste que “en estas elecciones nos jugamos varias cosas, entre ellas, la educación, la sanidad, la política de vivienda, la defensa de los derechos de los trabajadores”.
Sobre esta última referencia, Armengol recordó lo que se había logrado en el convenio de hostelería subiendo los salarios hasta en un 17%, a tenor del acuerdo entre sindicatos y empresarios. Sin embargo, añade, “todo no está ganado, lo podemos perder si la gente el 26 de mayo no va a votar de forma masiva a los progresistas, no debemos retroceder en derechos humanos”.
Desde su discurso defiende que el Partido Socialista siempre será el garante de los derechos y la igualdad de las personas. Aboga que este argumento se puede demostrar con hechos. “Cuando el PSOE ha gobernado se ha notado el crecimiento de la economía y notablemente el incremento de puestos de trabajo de calidad”.
Crisis de vivienda e inmigración
La candidata hizo hincapié que a esta legislatura se llegó en una situación muy delicada. Para atajar la crisis se construyeron 511 viviendas, además se consiguió una Ley de Vivienda, que se traduce en que los propietarios con bastantes inmuebles pongan a disposición del IBAVI las viviendas vacías para a su vez esta entidad oficial las entregue en alquiler social.
Y es que, en estos cuatro años la situación se ha aliviado debido a que se ha pasado toda la vivienda pública a alquiler social con una renta dependiendo de lo que cobra cada una de las familias que generalmente nunca llega al 30%. No obstante, Armengol advierte que esto no basta. “En nuestro programa electoral nos comprometemos en que si fuimos garantes en España del sistema de pensiones, de la sanidad y educación pública y de la Ley de Dependencia queremos un quinto pilar del estado de bienestar que sea el derecho al acceso a una vivienda digna”.
En otro orden de cosas, Francina Armengol hizo alusión a la diversidad cultural y a la numerosa cantidad de personas de diferentes nacionalidades que residen en Baleares. “Me encantaría que nadie tuviera que emigrar de sus países por razones de pobreza o de injusticias, pero mucha gente se forzada a hacerlo. Es triste ver como en el Mar Mediterráneo que era nuestro puente de diálogo entre culturas diferentes se está convirtiendo en una tumba de miles de seres humanos”.
En esa línea la aspirante socialista al Consolat de Mar defendió abiertamente la acogida de seres humanos que se juegan la vida en el Mar Mediterráneo y tocan a la puerta de esta comunidad. “En la vida hay que ser valientes, afrontar los problemas y al mismo tiempo, ayudar a resolverlos. N o podemos olvidar que algún día los españoles también emigramos a otras tierras que nos acogieron”.
Para ver esta entrevista completa ir a YOUTUBE Baleares Sin Fronteras y suscríbase a nuestro canal. Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019