Editorial 344: Pérdida de valores y la participación foránea en la política de Mallorca

23/05/2019

En estos leía como una adolescente había roto un plato sobre la cabeza de su propia madre. Semejante reacción de sevicia de la menor fue porque la señora la castigó y le quitó el móvil.

La semana pasada la prensa hacía eco del asesinato de una señora ecuatoriana residente en Mallorca en el que su hijo huido de 16 años, estaría seriamente comprometido en este macabro hecho, que dicho sea, ya fue capturado junto con su novia en Bélgica y se espera la orden de un juez para definir su extradición a España.

¿Y las otras noticias que no salen publicadas?, ¿de cuántas cosas no nos estamos enterando?. Algo macabro estamos haciendo los adultos para que los valores y principios se estén extinguiendo en el seno de algunas familias.

También la falta de pedagogía y la ausencia de políticas innovadoras de educación desde las Administraciones Públicas nos pasan factura. Claro que la culpa de todos los males del mundo no hay que achacársela a los políticos, pero a medida que trascurre el tiempo los discursos se centran más en ideologías extremistas, hambre de poder, insultos, ironías y guerras internautas “gracias” a la tecnología e inmediatez de las redes sociales. Nos preocupamos más de lo superfluo que de la verdadera esencia educativa de nuestros niños y jóvenes.

Las nuevas generaciones no solo se descuidan desde el seno del hogar, sino también en los programas pedagógicos que los políticos, ni la política incluye en la agenda de gobierno.

Muchas cosas tienen que cambiar, ¡ay de muchos en nuestras épocas si nos hubiéramos atrevido a levantar la voz a los padres o a los abuelos!. Preocupa bastante la ausencia de valores y de principios en las familias y la permisividad de la sociedad ante casos aterradores como la muerte de esta madre, cuyo único “pecado” era trabajar de sol a sol para que a su hijo no le faltara nada. Que en paz descanse Gloria Zabala.


En otro orden de ideas este 26 de mayo se elige a los alcaldes o alcaldesas de los municipios y presidentes a Comunidades Autónomas. Me ha sorprendido gratamente ver a candidatos de diferentes nacionalidades, cuya formación profesional y empresarial no interfiere con la política, por el contrario, el interés crece.

Por ejemplo, en Son Servera, un municipio a una hora y cuarto de distancia de Palma, los candidatos por el partido Ciudadanos es un médico cubano y un colombiano propietario de una pequeña empresa de construcción.

El hecho de que pertenezcan a determinados partidos políticos es lo de menos, cada uno tiene sus convicciones ideológicas y no soy quién para juzgar a alguien por pertenecer a una corriente política, no hay nada más indelicado, indecente y grosero que imponer las ideas a base de insultos o improperios.

Lo importante de este acontecimiento es que hace 15 años cuando escribí el primer editorial en este periódico era impensable que los llegados de afuera se interesaran por ir a votar y mucho menos que se presentaran a ser electos a cargos políticos.

Ahora, la cosa está dando un giro monumental y esto obedece a que hay gente que pese a no haber nacido aquí les duele el país, sienten los problemas de la sociedad en carne propia, e incluso, a algunos no se les nota el fulgurante deseo de figurar, simplemente tienen carisma y voluntad de estar participando en el proceso democrático y la oportunidad que les ofrece la tierra que les acogió algún día.



Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019