Dos ascensos en dos años, de Segunda B a Primera División y euforia mallorquinista

27/06/2019

No es descabellado considerar de hazaña la remontada del Real Mallorca ante el Deportivo de la Coruña. En el partido de ida en Riazor había sucumbido 2-0 y no solo tenía que marcar tres goles en su feudo de Son Moix, sino además, no permitir que el equipo gallego le vulnerara la portería. Con cada gol que marcaran los de Pep Lluís Martí los esfuerzos se tendrían que multiplicar. Aun así los bermellones lograron mantener en cero su arco y desatar el júbilo entre los 21 mil aficionados que se apostaban en el estadio. Después de seis años de estar lejos de la élite del fútbol español, los isleños regresaban a la Liga Santander.

Lo que ocurrió en adelante fue una desatado festejo que se trasladó a la Plaza de las Tortugas de Palma, las principales calles para terminar el jolgorio en el Consolat de Mar y el Ayuntamiento de Palma, a donde estuvo el lente de Baleares Sin Fronteras.



Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019