La población de Jammu y Cachemira no debe ser tratada como si fuera un peón en la crisis se debe exigir que se respeten los derechos humanos

29/10/2019

Durante casi dos meses, la región del punto de inflamación de Cachemira ha estado cerrada. El gobierno indio lo ha inundado de tropas. Internet ha sido cortado. Los teléfonos móviles no funcionan.

Los soldados han ordenado a las personas que se queden dentro de sus hogares o serán fusilados. Los militantes antigubernamentales también han matado y amenazado a civiles. 
Las personas no pueden llegar al hospital, no pueden comunicarse con sus seres queridos, no pueden ir a la escuela o al trabajo. La vida cotidiana se ha paralizado.

Todo comenzó el 5 de agosto cuando la India anunció una noticia sorprendente: estaba despojando al estado de Jammu y Cachemira, el único estado de mayoría musulmana de la India, de la autonomía que había tenido desde la década de 1940 . 

El territorio pronto se reducirá a la mitad y cada pieza se convertirá en un enclave federal. El gobierno indio, controlado por un popular partido político nacionalista hindú, dice que estos movimientos son necesarios para llevar la paz a Cachemira. 

Durante décadas, la región ha sido sacudida por los disturbios, la rebelión, la guerra y el derramamiento de sangre. Pakistán, el rival de la India, también reclama partes de Cachemira y está acusado de provocar una insurgencia contra la India.

Los funcionarios indios sabían que despojar a Kashmir del estado sería profundamente impopular. Y el Valle de Cachemira, la parte más inquieta del estado y hogar de hasta 8 millones de personas, sigue bajo un bloqueo castigador.

Las protestas esporádicas siguen estallando. Los oficiales de seguridad disparan escopetas y gases lacrimógenos a las multitudes. Docenas de manifestantes han resultado gravemente heridos. Muchos tienen miedo de ir al hospital por temor a ser arrestados. En cambio, se topan con las mezquitas cercanas, sus rostros ensangrentados, sus cuerpos temblando, para ser limpiados y vendados por voluntarios comprensivos.

Las fuerzas de seguridad indias han arrestado a miles de personas. La mayoría están detenidos sin cargos bajo lo que se llama detención preventiva. Casi toda la clase de liderazgo de Cachemira (representantes elegidos democráticamente, maestros, estudiantes, intelectuales y comerciantes prominentes) ahora está tras las rejas.

Kumi Naidoo, secretario general de Amnistía Internacional

“Por primera vez en décadas, el Consejo de Seguridad de la ONU se ocupa de la cuestión de Jammu y Cachemira. Sus miembros deben recordar que tienen el mandato de proteger la paz y la seguridad internacional, y que deben tratar de resolver la situación teniendo como prioridad los derechos humanos de las personas que viven en esta conflictiva región.
“Reiteramos nuestros llamamientos al gobierno de India para que actúe con arreglo al derecho y las normas internacionales de derechos humanos con respecto a las personas que viven en Jammu y Cachemira, también en relación con los arrestos y las detenciones de adversarios políticos y el derecho a la libertad de circulación.

“Las acciones del gobierno indio han sumido en el caos las vidas de personas de a pie, sometiéndolas a un dolor y un sufrimiento innecesarios que se añaden a los años de violaciones de derechos humanos que ya han padecido.

“La población de Jammu y Cachemira no debe ser tratada como si fuera un peón en la crisis política, y la comunidad internacional debe unirse para exigir que se respeten sus derechos humanos.”



Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019