EDITORIAL | Por Juan Pablo Blanco
Editorial 388: Grupos que no entran en el plan de vacunación

06/05/2021


Por Juan Pablo Blanco A.

Por el momento no todos los grupos de población con residencia en España, algunos irregulares y otros con papeles en regla, tienen el derecho garantizado a la vacuna contra el Covid-19. No es alarmismo, ni mucho menos, es una realidad latente que está ahí.

En el caso de Baleares lo confirma la propia consellera de Salud, Patricia Gómez, que admite dificultades burocráticas para ciertos colectivos afincados en España, y por ende, para los que tienen su residencia en esta comunidad autónoma.

En una extensa entrevista a este periódico, la responsable de esta área del Ejecutivo Autonómico reconoce que se tienen que superar algunos escollos en los que el Gobierno de Madrid debe jugar un papel preponderante.

España por excelencia es un país receptor de inmigrantes con las respectivas coyunturas filiales a futuro, tales como las reagrupaciones familiares. Preocupa que este tipo de población, muchos de ellos padres o madres de los reagrupantes en edad avanzada, no tengan tarjeta sanitaria.

La explicación es muy sencilla. En el momento de ser reagrupados, una de las condiciones para concederles la tarjeta de residencia es que entren a España con un seguro privado. Palabras más palabras menos, la Seguridad Social no se hace cargo de ningún tipo de prestación sanitaria.

Sin embargo, esta normativa va en contracorriente con la Declaración Universal de los Derechos Humanos como lo es el acceso universal a la salud. En este caso lo que ocurre es que para poder vacunarse es necesario acudir al Sistema Nacional de Salud.

Pero una pandemia incluye el derecho a la vacunación, igualando a todos los seres humanos por el interés general, e incluso por la seguridad del bienestar común. Desde Médicos del Mundo de Baleares denuncian esta situación que se puede convertir en una bomba de relojería en el caso de no ponerle remedio a tiempo.

Cabe mencionar que hay inmigrantes en situación irregular en las Islas que, a pesar de vivir en éstas, no tienen tarjeta sanitaria. Ese es el otro grupo de personas que en este momento no podrían ser vacunadas. ¿El porqué? Nos comentan desde diferentes asociaciones que por diversos motivos no están empadronados debido a la negativa del propietario o arrendador a realizar el procedimiento. Y sin este requisito no hay tarjeta sanitaria, así de sencillo.

Desde Médicos del Mundo en Baleares lo ratifican en la respuesta a una de nuestras preguntas: “Actualmente no pueden acceder a la vacunación aquellas personas que no cuenten con tarjeta sanitaria, ya que para solicitar cita es imprescindible contar con CIP (el CIP autonómico es el llamado Código de identificación de la Administración sanitaria, el cual se constituye como el código sanitario identificativo de cada ciudadano, a efectos de asistencia sanitaria)”.

Y como si fuera poco, algunos ciudadanos residentes en España de la Unión Europea no alcanzan a calificar para las vacunas, tal y como lo expone esta ONG:

“Las personas provenientes de la Unión Europea o de países donde existe Convenio bilateral con España deben solicitar un documento de no exportabilidad del derecho asistencial. Esta documentación es difícil de conseguir en países como Rumanía entre otros. Por otro lado no hay un listado publicado en la web del IB-Salut especificando que países cuentan con convenio bilateral por lo que se dificulta la tramitación”.

Hemos de resaltar la franqueza de la Consellera, Patricia Gómez para admitir el problema. Esperemos que más pronto que tarde se logren descifrar estos jeroglíficos burocráticos , y cuanto antes se habilite una línea de atención telefónica para exponer temas puntuales para los interesados - muchos de ellos de origen inmigrante - puedan exponer sus casos especiales.



Compartir esta noticia:    



Editorial 387: Y David venció a Goliat...

17/04/2021


Por Juan Pablo Blanco A.


Hace unos días el Diario de Mallorca recogía unas declaraciones de este columnista denunciando la irregularidad sobrevenida a la que se estaban exponiendo muchos inmigrantes, que seguramente no podrían renovar su permiso de trabajo y residencia en España.

La abogada que escribe para este periódico, Carolina Quintana también explicaba su punto de vista al mismo diario, además, una de sus clientas contaba la dramática historia de haberse quedado irregular al no poder renovar sus papeles por falta de cotización a la Seguridad Social.

Muchas de esas tarjetas caducaban a finales de marzo de este año, debido a la ampliación de tiempo de seis meses en los plazos que facultaba el estado de alarma, concretamente la fecha de caducidad era en diciembre del 2020. Una vez cumplido ese periodo, la administración suele conceder tres meses más para la renovación de estos documentos.

Como consecuencia de la pandemia cientos de inmigrantes que han trabajado de forma legal en España están corriendo el riesgo de no poder renovar su permiso de residencia y trabajo. La explicación obedece a la falta de semanas cotizadas a la Seguridad Social o el carecer de un contrato de trabajo. De la misma manera, la masiva denegación de asilos ha contribuido a que cientos de inmigrantes se queden en situación administrativa irregular.

Sin embargo, esta semana se ha abierto una enorme puerta para la regularización de miles de inmigrantes en España, gracias a una sentencia del Tribunal Supremo que ordena la regularización administrativa de una inmigrante por la figura de Arraigo Laboral.

El especializado en derecho de extranjería, el abogado Jaime Martín luchó por seis años para ganarse este caso. A partir de ahora, existe la posibilidad de que las personas que hayan trabajado legalmente, pero que hoy por hoy se encuentren en situación irregular puedan arreglar sus papeles de una vez por todas.

La sentencia señala que solo con demostrar que se ha trabajado como mínimo seis meses se puede acceder a la figura del arraigo laboral, indistintamente si son varios empleadores.

Incluso, abogados especializados en extranjería ya han afirmado a través de sus redes sociales o webs, que en breve se recibirán instrucciones de la Secretaria de Migraciones para que la oficina de Extranjería de todo el país adopte este criterio. Palabras más, palabras menos, el arraigo laboral pasará a ser una figura importante para la regularización de inmigrantes.

Esto también aplica para las personas que se han quedado irregulares por haber perdido sus trabajos y por consiguiente no puede seguir cotizando a la Seguridad Social; otros carecen de un contrato de trabajo por lo que tampoco pueden renovar su documentación. Incluye a quienes, por ejemplo, se les haya extinguido su permiso de trabajo por permanecer fuera de España más del tiempo permitido.

No en vano, el director del bufete de abogados, Legalteam, Guillermo Morales enaltecía a la máxima expresión la ardua lucha del abogado protagonista de esta gesta, Jaime Martín Martín, que durante cinco años no arrojó la toalla con su cliente, a quien el alto tribunal le concedió los papeles en España por la figura del arraigo laboral con una serie de condicionantes a los que perfectamente podrán aplicar miles de inmigrantes que no han podido regularizarse en este país.

Es una sentencia histórica, pues no le falta razón a Guillermo Morales, al afirmar que en esta ocasión David venció a Goliat, pues nada más y nada menos, un letrado ha puesto contra la pared a la administración española y a la Abogacía General del Estado.

Este fallo ha corrido la pólvora esta semana que termina debido a que permitirá a gente extranjera regularizarse al amparo del artículo 124. Y lo mejor, es que la Dirección General de Migraciones establece la aplicación inmediata de esta sentencia para los demás casos. El trabajo que se avecina en materia de regularizaciones será incesante, tal y como lo afirma la abogada, Beatriz Tobón.



Compartir esta noticia:    



BACANA ¡Reapertura!

07/04/2021



Editorial 386: Las renovaciones y la falta de ofertas de empleo para regularizarse

30/03/2021


Por Juan Pablo Blanco A.



Hace unos días el periodista del Diario de Mallorca, Jaume Bauzá me llamó a preguntar cuál era en mi opinión el problema más grave de los colectivos de inmigrantes durante esta pandemia. Y sin duda, me ratifico en lo que vengo advirtiendo en estas mismas líneas hace meses, nada más conocer cómo está funcionado la Administración Pública en cuestión de celeridad en los trámites de documentos de ciudadanos que pretenden renovar su documentación en España.

En primer lugar, preocupa el hecho de que decenas de personas que se regularizaron hace uno o dos años no alcancen a completar el tiempo suficiente de cotización a la Seguridad Social para renovar sus papeles. En teoría podrían echar mano de cursos de formación o una búsqueda activa de empleo como justificante para la administración.

Estos últimos conceptos no están nada claros, pues lo que finalmente ve la administración, en el caso de Extranjería es el tiempo que haya cotizado exigido por la ley. Hablando con la abogada especializada en esta área, Carolina Quintana, columnista de este periódico, ha manifestado que ya hay clientes suyos que se están enfrentando a esta compleja realidad.

Sencillamente muchas empresas están en ERTE y otras han tenido que despedir a sus empleados, o simplemente echar el cierre a su actividad comercial. No se trata de lanzar un mensaje impregnado de negativismo, es estar a la expectativa de un problema que es invisible en este momento, pero que nada más finalizando los plazos de renovaciones este marzo, muchas tarjetas de residencia y de trabajo tendrán serios problemas a la hora de renovarse.

Siguiendo con el mismo guion, pero en el otro lado de la orilla, hablamos de las personas que no tienen papeles. Un inmenso volumen de gente en el territorio nacional que difícilmente ante el precario panorama laboral podrá regularizar su situación administrativa.

Quisiera imprimir una dosis de optimismo, pero no nos llamemos a engaños. Es verdad que hay miles de personas que están a punto de completar los tres años para acogerse al arraigo social, sin embargo, el detonante es que escasean las ofertas de empleo en un mercado laboral que cada vez más sufre el azote de las restricciones de la pandemia.

La restauración, la hostelería y los servicios generales han llevado la peor parte con esta emergencia sanitaria. No estoy escribiendo nada nuevo. Todos hemos sufrido los avatares de esta coyuntura, pero estos son los sectores que suelen contratar mano de obra inmigrante con miles de ofertas de trabajo sobre la mesa.

Para nadie es un secreto que los empresarios de la restauración, hostelería y construcción son la llave de la regularización para miles de “sin papeles”. Algunos que otros podrán acceder a un contrato de trabajo que, hoy por hoy es como ganarse el Gordo de Navidad, sin exageraciones.

Y la pregunta del millón que ya fue planteada hace seis meses en estos mismos renglones. ¿Qué va a ocurrir con las personas que no tengan la posibilidad de regularizarse? Los que miran con resquemores el fenómeno migratorio podrán pedir que se devuelvan a los “ilegales” a su país de origen.

La diferencia entre la crisis del 2008 y la actual radica que en aquella época existía un programa de retorno voluntario, no obstante, pensar en esta posibilidad hoy en día resulta utópica, menos con la que está cayendo en Latinoamérica. No muchos tendrán la intención de regresar y es ahí cuando el Gobierno tendrá la última palabra. O el barco sigue a la deriva permitiendo que la economía informal continúe ganando terreno o se toma una decisión que permita salir del atolladero a esta gente.
En Baleares la cifra de personas sin papeles puede llegar a los números de hace 15 años, antes de la regularización de Zapatero, unas veinte mil personas aproximadamente, según lo recopilado con las asociaciones de inmigrantes.
¡Ahí dejo el dato!



Compartir esta noticia:    



Editorial 385: Al César lo que es del César

13/03/2021


Por Juan Pablo Blanco A.


Tiempo al tiempo. Así de simple. A finales de esta semana tuve la oportunidad de asistir virtualmente a la Comisión de Asuntos Sociales, Derechos Humanos y Deportes del Parlamento balear. El diputado de Ciudadanos, Juan Manuel Gómez, quizá una de los responsables políticos que más ha trabajado con los colectivos inmigrantes desde el 2005 cuando era director general de inmigración, planteó una interesante PNL (Proposición No de Ley) que al final fue aprobada con la abstención del Grupo Parlamentario Vox- Actúa Baleares.

La iniciativa cuyo título es “políticas reales y efectivas de atención e integración de las personas inmigradas” tuvo eco en los diferentes grupos parlamentarios.

Gómez también fue gerente de la desaparecida Agencia de Cooperación Internacional en la legislatura de José Ramón Bauza, aunque por inconformidad por las inexistentes políticas de integración social y nulo trabajo terminó dándose de baja del PP y dejando el cargo.

Fuera de la política, incluso desde su puesto de funcionario de la Administración del Estado en el que se encuentra actualmente en excedencia, siempre se ha preocupado por mantener el contacto con las Casas Regionales de Baleares en Argentina y Uruguay, a donde tuvo la oportunidad de viajar varias veces cuando desempeñaba estos cargos de responsabilidad.

Incluso, estando alejado de la política no deja de sorprender las invitaciones como ciudadano de a pie que ha recibido en las actividades organizadas por los consulados latinoamericanos o en las fiestas o encuentros culturales que organizan las diferentes asociaciones de inmigrantes.

La alusión sobre su figura en estas líneas no es casual, pues estoy casi seguro que la mayoría de líderes del tejido asociativo de cualquier tendencia ideológica – izquierda o derecha – coincide en que es una persona admirada y valorada por las políticas de integración social que ha logrado sacar adelante mientras estuvo en los cargos relacionados con la inmigración. Al César lo que es del César.

Y es que aquí no se trata del partido político en el que esté Juan Manuel Gómez, tendrá sus motivos para pertenecer a la corriente que le llame la atención, además, conociéndolo de hace años no se casa con nadie, y si tiene que hacer una crítica a uno de los suyos no se corta ni un pelo. Cuando no le gusta algo, lejos de hacer el show o el típico escándalo mediático se aleja sin hacer demasiado ruido como lo hizo cuando el farmacéutico de Marratxí estaba al frente del Consolat de Mar.

Y es que son pocos los que están en activo que conocen de políticas transversales de atención e integración de personas inmigradas. En mi opinión, a Gómez se une el retirado Manuel Cámara, de Izquierda Unida, que ha sido otro de los políticos que en su momento se preocupó por estar pendiente del tejido asociativo inmigrante y poner en marcha políticas efectivas y reales de participación de los colectivos foráneos.

A la activista social Maribel Alcázar tampoco se olvida. Ella también dentro del ámbito de la inmigración en Baleares es muy recordada por crear espacios de integración entre las asociaciones vecinales de Palma y los representantes de comunidades inmigrantes.

Empeñada estuvo en sacar adelante varias iniciativas de encuentros culturales y espacios de debate para que los inmigrantes tuvieran participación activa en las diferentes barriadas de Palma.
Fue tanta su injerencia que varias asociaciones de vecinos participaron en celebraciones de diferentes países, y recíprocamente los extranjeros llegaron a constituirse en parte activa de las actividades vecinales. Al César lo que es del César, especialmente cuando se identifica con un tema que conoce y desarrolla con dedicación y gusto.

En definitiva, obras son amores y no buenas razones. La práctica hace el monje, esto no va de redes sociales o atemorizando a los inmigrantes con discursos adornados de frases paternalistas.

El 19% por ciento del total de la población en Baleares es extranjera, no es poca cosa. Esperemos que esta PNL tenga eco, hemos estado anclados en una pandemia que nos afecta a todos, pero hay temas mediáticos a los que se les debe prestar atención.

¡Ojo!, muchos inmigrantes podrían quedarse sin papeles en estas renovaciones de marzo por no haber podido completar los tiempos de cotización a la Seguridad Social. Ahí deja el dato la abogada, Carolina Quintana en su artículo de esta edición.


Compartir esta noticia:    



Detalles del trabajo de los rastereadores del COVID-19

05/03/2021


BSF

La consejera de Salud y Consumo, Patricia Gómez, ha visitado hoy la Central de Coordinación para la COVID-19 (CC COVID-19), situada en el polígono de Can Valero (Palma). La CC COVID-19 tiene como principal objetivo el seguimiento y rastreo de contactos.

Desde que fue creada en verano del año pasado se han ampliado progresivamente sus recursos para continuar la tarea de búsqueda de casos positivos, fortalecer la prevención e intentar cortar la cadena de transmisión del virus.

Actualmente, cuenta con 391 trabajadores: 295 forman parte del personal del Servicio de Salud y 96 son militares. Entre todos los profesionales que allí trabaja destaca mayoritariamente el personal de enfermería (126), telefonistas (63), técnicos en curas auxiliares de enfermería (48) y personal médico (23). Desde el inicio de la pandemia, el rastreo ha sido una de las apuestas del Gobierno.

Así, las Islas Baleares han logrado una ratio de un rastreador por cada 2.850 habitantes, muy por debajo del parámetro de un rastreador por cada 5.000 habitantes que recomienda la Organización Mundial de la Salud.

Los casos rastreados hasta hoy han sido 29.279, además de 129.052 contactos estrechos. Del total acumulado de contactos estrechos, 29.941 se han confirmado como caso positivo. En la última semana, se han rastreado 257 casos y 993 contactos estrechos.

La CC COVID-19 también coordina los cribados poblacionales (cerca de una veintena) y colabora con el Servicio de Salud en el seguimiento de la población vulnerable (residencias y centros de personas con discapacidad) y en la vacunación de algunos grupos de riesgo en la COVID Exprés de Son Dureta (Palma).

También gestiona Educovid, un departamento que tiene como objetivo coordinar las actuaciones ante la sospecha de casos confirmados y estudio de contactos en los centros educativos. En este sentido, presta apoyo telefónico y atención directa a los centros escolares.
 

Infocovid, Infocovid Pediátrico, e Infovacunacovid

En la segunda planta del edificio donde está la CC COVID-19 se unifican los servicios de atención telefónica al ciudadano en relación con la COVID-19 en adultos y en niños, y el nuevo servicio de información sobre el Plan de Vacunación.

El servicio de atención telefónica Infocovid (900.100.971) resuelve todo tipo de dudas sobre la COVID-19 y mejora el acceso de la población a la información. Hasta ahora, se han registrado un total de 336.061 llamadas. Este teléfono es atendido por técnicos en emergencias sanitarias y enfermeras, con un horario de atención de 9.00 a 20.00 horas, de lunes a domingo.

El servicio de Infocovid Pediátrico (900 700 222) está dirigido a las familias de los niños y niñas en edad escolar que han recibido un aviso del centro porque sus hijos presentan síntomas compatibles con la COVID-19 o que están en el domicilio con síntomas.
La edad para ser valorado telefónicamente es de los 0 a los 18 años y los pacientes tienen que estar escolarizados. En este teléfono se les orienta sobre los pasos que tienen que seguir y son derivados según la patología que presentan. Hasta ahora, se han atendido un 18.479 llamadas.

Infovacunacovid (971 211 999) ofrece información telefónica a la población con dudas sobre el proceso de vacunación: momento en que tienen que ser vacunados, grupo al que pertenecen, qué tienen que hacer para inscribirse.

Otra de las funciones del equipo que gestiona este servicio es apoyar al Servicio de Salud en las tareas coordinación de la campaña de vacunación, como por ejemplo organizar las citas de varios colectivos o resolver incidencias.

Actualmente recibe una media de dos mil llamadas diarias. Los profesionales que trabajan allí son treinta y dos auxiliares de servicios, aunque se tiene la intención de llegar hasta los cincuenta.





El Gobierno español impone a una cuarentena obligatoria a ciudadanos procedentes de Colombia, Perú y ocho países africanos

03/03/2021


BSF

El Gobierno de España ha ampliado a los pasajeros procedentes de Botsuana, Comoras, Ghana, Kenia, Mozambique, Tanzania, Zambia, Zimbabue, Perú y Colombia, la obligación de guardar un período de cuarentena de 10 días, como medida de contención frente a las nuevas variantes del COVID-19.

Los pasajeros de vuelos procedentes de estos 10 países se suman así a los de Brasil y Sudáfrica, a los que ya se venía aplicando esta medida desde el pasado 22 de febrero y a los que se continuará reclamando el cumplimiento de esta medida.
Como figura en la Orden Ministerial, firmada por la ministra de Sanidad, Carolina Darias, y que recoge hoy el BOE, este período de cuarentena que se podrá reducir a 7 días, en caso de que, una vez finalizada la cuarentena inicial de una semana, se aporte una RT-PCR negativa u otras pruebas basadas en técnicas moleculares equivalentes o test de antígenos que tengan un rendimiento mínimo igual o superior al 90% de sensibilidad e igual o superior al 97% de especificidad.

La medida entrará en vigor el próximo 8 de marzo a las 00:00 horas por un período inicial de 14 días naturales, pudiendo ser prorrogada de mantenerse las circunstancias que la motivan.

Los viajeros procedentes de estos 12 países deberán asimismo permanecer en su domicilio o alojamiento, limitando los desplazamientos y el acceso a terceras personas al domicilio o alojamiento a los imprescindibles.

Tanto en sus desplazamientos como en su contacto con convivientes y con quienes les proporcionen los bienes o servicios indispensables para garantizar su alimentación, limpieza y, en su caso, cuidados sanitarios, se deberán observar todas las medidas de higiene y prevención de la transmisión de la enfermedad provocada por la COVID-19.





Editorial 384: Movimiento político inmigrante, algo sin precedentes

02/03/2021


Por Juan Pablo Blanco A.

Recuerdo que desde estas mismas líneas hace 17 años, concretamente en el 2003 cuando se fundó este periódico, no me parecía descabellado afirmar que a medida que fueran pasando los años y las diferentes generaciones de inmigrantes se terminaran por asentar en Baleares, seguramente surgirían inquietudes y realidades sociales, entre ellas, tener un rol más participativo en la vida democrática de una sociedad que ya la sienten como suya, no se trata de ser intrépidos u osados.

Simplemente es la condición de la naturaleza humana cuando se emigra a otro país, adonde inexorablemente el correr de los años terminan por confirmar, que aunque siempre haya un espacio en el corazón de gratitud y amor para el país de origen, la esencia coyuntural estará marcada por estar vinculados participativamente en donde nos forjamos un presente y un futuro, y máxime si nuestros hijos han nacido en este privilegiado lugar del Mediterráneo.

No es renunciar a la identidad propia, por el contrario, se trata de apuntalar a lo más alto nuestro aporte como ciudadanos del mundo a la sociedad que nos acoge.

Hablamos de una inmigración en las Islas diferente a la de hace veinte años. Nadie se ha apropiado de nada indebidamente, simplemente es la inercia lógica de los ciclos migratorios cuando se superan las barreras culturales y se habla en clave de ciudadanía por la simple razón de ser uno más de esta sociedad.

Y es que con el trascurrir del tiempo la diferencia entre unos y otros está marcada únicamente en rasgos físicos y acentos, pero la esencia del bienestar común nos dirige en la misma dirección.

Varias generaciones de familias llegadas en la década de los ochenta, noventa y comienzos del dos mil hablan perfectamente el catalán y conocen cada una de las costumbres de esta tierra. Es lógico, no es un logro, es la recopilación de una serie de parámetros en las que estas generaciones de hijos de inmigrantes se han educado. La misma tendencia se presenta en los países receptores de inmigrantes de todas las procedencias.

No es un acto de altanería afirmar que los nativos ven con recelo la incursión de colectivos foráneos en su tierra, especialmente cuando existe una marcada identidad de desconfianza hacia lo de afuera, a tenor de los distintos ciclos históricos de conquistas e invasiones.

Conociendo la forma de asimilar, según qué realidades, cuesta aceptar que personas no nativas tengan la iniciativa de fundar un partido político para intentar tener representatividad institucional.

En esta edición presentamos en exclusiva el nacimiento de un movimiento político formado en su mayoría por gente de afuera y personas originarias de las Islas que creen y apuestan por el proyecto.

Aventurado sería afirmar que va a tener éxito absoluto, o que fracasará en el intento. Conozco a algunas personas de este movimiento vinculadas desde hace varios años al tejido asociativo, incluso, otros han tenido roles fundamentales en asociaciones vecinales y entidades sociales.

En su primera presentación en la edición de este periódico, coinciden en el hartazgo de cómo se maneja el tema migratorio en Baleares. Inciden en la falta de mediadores culturales, de políticas de integración social, en la apatía para crear una dirección o un área de temas de cohesión social, y sobre todo, las dificultades administrativas en los trámites de la oficina de extranjería, a los que se suma la cantidad de personas sin papeles que en tiempos de pandemia ven lejana la posibilidad de regularizarse y son colectivos de extrema vulnerabilidad.

No es un gueto afirman, pues detrás de este movimiento hay abogados asesorándolos y gente vinculada al mundo de la cultura apoyándolos para ultimar los detalles en la conformación definitiva de los estatutos. Sin duda, estamos ante una noticia sin precedentes.
¡Les deseamos buena mar en este pedregoso camino de la política!



Compartir esta noticia:    



Armengol destaca el valor de la sanidad y los servicios públicos durante su discurso del Día de las Illes Balears

01/03/2021


BSF


La presidenta del Govern balear, Francina Armengol, ha expresado hoy el agradecimiento en nombre de todo el Govern a la ciudadanía de las Illes Balears por su entrega, actitud y espíritu de cooperación durante el último año, marcado por la irrupción de la Covid-19 en nuestra sociedad.

Durante su discurso enmarcado en el acto del Día de las Illes Balears que se ha llevado a cabo hoy en la Llotja de Mar, la presidenta ha hecho especial mención al trabajo del colectivo sanitario: "Estáis demostrando cada día el valor de la sanidad pública. Vuestra dedicación ejemplar hace que nadie cuestione la importancia de los servicios públicos", ha dicho la presidenta, dirigiéndose al colectivo de 20.000 sanitarios de las Illes Balears, que hoy ha recibido la Medalla de Oro, la más alta distinción que otorga la Comunitat Autónoma de las Illes Balears.

"Todos y todas sabemos que esta sociedad tiene que continuar mejorando un sistema de bienestar que llegue a todo el mundo, que tenga cura de todos nosotros día a día", ha continuado la presidenta.

Armengol ha extendido su agradecimiento al conjunto de la sociedad de las Balears, "porque la enfermedad se cura en los hospitales y en los centros de salud, pero se para en las calles, en cada casa y en cada negocio".
En este sentido, ha recordado y resaltado la labor que han llevado a cabo todos los colectivos galardonados hoy con 12 premios Ramon Llull: los trabajadores y las empresas esenciales; la industria que se ha reconvertido durante la pandemia; los trabajadores de los servicios sociales, el personal y las personas usuarias de las residencias; la comunidad educativa y universitaria; el sector de la cultura; el sector primario; las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado, el ejército, la Policía Local y la seguridad privada; personas de diferentes ámbitos que han tramitado ayudas y prestaciones; el voluntariado y, finalmente, toda la ciudadanía de las Illes Balears, que ha sido representada por Leire Pons González, una niña de 7 años del municipio de Sant Lluís, que ha sido la encargada de recibir el galardón en nombre de toda la ciudadanía.

Durante su intervención, la presidenta ha recordado el sufrimiento y el dolor que ha comportado la Covid-19 en las Illes Balears, "un año en que un virus ha segado las vidas de 722 personas de Mallorca, Menorca, Eivissa y Formentera y nos ha unido en el pésame".

Así mismo, ha resaltado las restricciones y los efectos que ha tenido la pandemia sobre la sociedad y la economía de las Balears y que hace que a día de hoy veamos "nuestros proyectos y negocios amenazados y suframos por nuestras ocupaciones, por las oportunidades perdidas, por la salud y el bienestar de nuestra gente", después de muchos meses de lucha contra un virus cruel "que cuestiona nuestras libertades y derechos, nuestras ilusiones y sueños".
 

Esperanza en el futuro

Las palabras de la presidenta también han sido de esperanza hacia un futuro para el cual  "el talento que ayer nos enorgullecía continúa siendo nuestra mejor vacuna". Armengol ha puesto énfasis en la unión de la sociedad: "Esta crisis nos ha  enseñado que somos capaces de conseguir todo lo que nos proponemos" y hemos demostrado que "sabemos trabajar juntos, cómo hemos hecho buscando siempre soluciones consensuadas en todos los ámbitos" con el objetivo de conseguir el bienestar y el bien común.

"Todos y todas habéis demostrado que lo mejor que somos es nuestra suma", ha concluido, para insistir que la derrota del virus llegará con "esfuerzo y conocimiento, ciencia y resistencia" de una sociedad que no renunciará a la prosperidad y la vida.

Finalmente, la presidenta ha destacado tres lecciones que durante esta pandemia hemos aprendido como sociedad. La primera es que tenemos que seguir el plan trazado antes de la pandemia para conseguir una sociedad más justa, igualitaria, con una economía más diversificada y un modelo de crecimiento respetuoso con el medio ambiente.

La segunda es la evidencia de la necesidad de reforzar el estado del bienestar y profundizar en una economía más redistributiva y justa. La tercera lección que ha mencionado la presidenta es que la pandemia revela las carencias estructurales de nuestra economía, demasiado dependiente de un solo sector económico.

En este sentido, ha destacado la importancia que tendrán los fondos europeos como catalizadores de la diversificación económica, la modernización y la transición hacia una sociedad "más sostenible, igualitaria y cohesionada".





El Ayuntamiento de Palma lanza una campaña a la ciudadanía para la reactivación de la figura de Policía de Barrio

28/02/2021


BSF

El equipo de trabajo del área de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Palma se ha reunido durante febrero con los diferentes representantes de Distrito de la ciudad, así como con la plantilla de la Policía Local para presentar los avances hechos en el proyecto de reactivación de la Policía de Barrio.

Estos encuentros han sido liderados por el jefe de la Policía Local, José Luis Carque, en compañía de la concejala del departamento y primera teniente de alcalde, Joana María Adrover y la coordinadora, Joana Adillón.

Esta fase se ha iniciado, después de que en enero de 2021 se ultimaran los detalles de la organización del Cuerpo y el planteamiento del proyecto de la Policía Local. En esa línea, José Luis Carque, dio a conocer esta iniciativa a las diferentes federaciones, asociaciones vecinales y otros actores interesados.

De esta manera, en febrero, las tareas de reactivación se han centrado, por un lado, en la convocatoria de las diferentes mesas de trabajo de distrito y en la realización de reuniones internas con la plantilla.

En febrero los 55 policías pertenecientes a las Unidades interlocutor de Barrio han ido quedando liberados de tareas incidentales para poder dedicarse exclusivamente al trabajo relativa a la Policía de Barrio. Este mes, además, se ha incorporado a la plantilla el primer grupo de nuevos policías locales de Palma proveniente de la Oferta Pública de Empleo de 2018/19.

Campaña de comunicación

Además a partir de hoy se inicia una campaña en diferentes medios para dar a conocer la figura a la ciudadanía. Así, se desplegarán anuncios en prensa escrita, radio y televisión, medios digitales así como redes sociales o publicidad exterior a diferentes puntos de la ciudad. También se hará un buzoneo de flyers, entre otras iniciativas.

Asimismo, siguen en marcha los diferentes procesos de promoción interna, como el de de consolidación o los concursos-oposición de oficiales y subinspectores.
Por su parte la Oferta Pública de Empleo de 2020 ya está aprobada y convoca un total de 56 nuevas plazas.

El proceso de reactivación se ha visto retrasado por la situación de emergencia sanitaria que se está viviendo a nivel global, pero ahora mismo se han dado ya los primeros pasos para la reimplantación de la Policía de Barrio en Palma, con una óptica de servicio especializado y permanente, centrado en el tratamiento de los problemas de convivencia, civismo y seguridad y con tareas principalmente programadas. El método desarrollado diferencia dos tipos de tareas, las incidentales y las programadas y, en consecuencia, diferencia las unidades como unidades de respuesta incidental y de respuesta programada.

El Plan de reactivación de la Policía de Barrio aborda también de manera teórica y práctica la necesidad de desarrollar un método de acción comunitaria en el que se lleva a cabo una definición de entornos, contextos vecinales, canales de comunicación y mesas de trabajo. También establece las fases de diagnóstico, diseño, ejecución y resultado de la intervención policial, determina los grados de participación vecinal necesarios y hace hincapié en la transparencia y la rendición de cuentas. Incluye asimismo la definición de diferentes unidades policiales como la de gestión policial de la diversidad (Gesdipol) o la de personas mayores, entre otros.

En concreto, en estos encuentros de distrito coordinación han participado los representantes de Distrito Centro, Levante, Norte y Ponent. Así, por parte del Distrito Centro, han asistido Guillermina Aguiló, Jordi Bayona y Jaime Herrera.
Del Distrito Levante, han intervenido Pepe Martínez, Joaquín Rodríguez, Rafael Carrió y Xisca Chacopino y por el Distrito Norte, Magdalena Vidal, Mercè Lorca y Juan Antonio Pérez.

Desde Distrito de Ponent han asistido María Rosa Gómez, Josefa Vaca Martín-Bejar, Francisco Bonnín y Manuel Fernández. La próxima semana tendrá lugar la Mesa de Trabajo con el Distrito Playa de Palma y Pla de Sant Jordi.






Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019