EDITORIAL | Por Juan Pablo Blanco
Editorial 369: Regularización a los “sin papeles”

27/06/2020


Por Juan Pablo Blanco


Antes de hablar de una propuesta de regularización de inmigrantes sin papeles presentada al cierre de esta edición en el Congreso de los Diputados, me gustaría referirme a los episodios relacionados de racismo o la xenofobia a propósito de la muerte de George Floyd.

Siempre he tratado de abordar de la forma más natural, sin extremismos y mirando por el retrovisor cada uno de los episodios que ha marcado mi vida de inmigrante desde que salí de natal Colombia hace 23 años. Las experiencias me han ido enseñando que cuando hablamos de “ser diferente” lo podemos analizar desde las diferentes perspectivas personales, no solamente por el color de piel, procedencia, creencias o estilos de vida.

Esta muerte la condené en mis redes sociales como millones de personas en el mundo por la sevicia con la que se cometió y el sufrimiento al que fue sometido por un policía norteamericano, también estoy en desacuerdo con los guetos cerradísimos de los jóvenes afroamericanos residentes en Estados Unidos. Posiblemente una comunidad discriminada y apartada de prebendas sociales, que al final decide tomarse la justicia por sus propias manos cuando la copa se rebosa al ver en repetidas ocasiones que la historia de la película se repite cuando se trata de abuso policial.

Para quienes hemos tenido la oportunidad de vivir y conocer la multiculturalidad- USA- no resulta difícil entender que cuando un país carece de historia y sus valores de pedagogía están en niveles muy bajos es muy fácil alcanzar los máximos decibelios de intolerancia. Afortunadamente, pienso que España aún está lejos de llegar a estos extremos, aun así preocupan los discursos de estómago que relacionan a la inmigración irregular con delincuentes, y si por esa regla de tres fuera, quien escribe está rodeado de “delincuentes” todos los días.

Pasando a ese mismo contexto de inmigración irregular en España, me atrevería a hacer una quiniela contraria a los pronósticos de quienes vaticinan una estampida de inmigrantes sin papeles a sus países de origen a medida que vayamos volviendo a la “nueva normalidad”.

A mi criterio nunca se puede llegar a comparar la crisis del 2008 con la actual que comenzamos a vivir. En el ámbito de la inmigración me atrevería incluso a afirmar que serán pocos los que se decantarán por regresar a casa. El contexto socio-económico difiere mucho con el actual por varias razones.

En el gobierno de Rodríguez Zapatero no podemos olvidar que quienes decidían devolverse de la aventura migratoria recibían el 40 por ciento del paro acumulado y luego ya en su país el otro 60 por ciento. ¿Lo recuerdan?, además, quienes no estaban en situación regular obtenían ayudas de la Cruz Roja para regresar a sus países.

Dista mucho una situación pasada con la que nos enfrentamos ahora. La pandemia está atacando sin miramientos a los países de Latinoamérica. Por este simple motivo, quien haya pensado en regresar a su país no tiene ningún tipo de incentivo como sí sucedía hace doce años.

Si en algún momento varias personas me comentaron su intención de retornar, nada más comenzar el confinamiento en España, hoy por hoy ven muy lejana esa posibilidad ante el vendaval sanitario y económico que comienza a azotar a los países latinoamericanos.

Creo que ahondar en más explicaciones sobraría. Lo que preocupa es el aumento de la pobreza, e incluso de la irregularidad sobrevenida del Covid-19, que no le permitirá a cientos de personas regularizar su estatus migratorio. Los más viscerales y detractores pensarán que se les debe echar a la fuerza, palabras más o palabras menos, expulsarlos de España.

Mi pregunta: ¿Van a expulsar a más de medio un millón de personas? No deja de ser una alternativa utópica. ¿No sería mejor buscar una alternativa para evitar que siga proliferando la economía sumergida y la irregularidad a todos los niveles? Al cierre de esta edición Unidas Podemos y otros partidos socios de Sánchez presentaban una proposición no de ley para una regularización de inmigrantes. No se trata de “papeles para todos” o de hacer eco de un efecto llamada, simplemente hay que poner sobre la palestra soluciones rápidas y efectivas de una coyuntura que está ahí y hace parte de nuestra realidad social y económica.



Compartir esta noticia:    



KFC

24/06/2020

Usted puede encontrar GRATIS
la última edición quincenal
impresa de Baleares Sin Fronteras
en las siguientes sucursales de KFC:
PALMA:
01- Plaza España 13, 07002
02- C. Aragón, 190, 07008




Compartir esta noticia:    



Editorial 368: La “paguita” era una asignatura pendiente

12/06/2020


Por Juan Pablo Blanco

Dice el refrán que en tiempo de guerra cualquier hueco es trinchera. Y ahora, en la peor época en la que estamos sumidos, un tsunami económico sin precedentes, unas cifras que nos ubica en el primer lugar del desplome del desempleo por la dependencia del turismo y la restauración.

Medidas de contingencia son las que se deben tomar para evitar que la caída social no sea tan estrepitosa. El Ingreso Mínimo Vital en pocas palabras lo defino como una prestación no contributiva estatal destinada a las familias o personas de escasos recursos, inmersas en el umbral de la pobreza o en riesgo de exclusión social.

No conozco el primer clarividente que acierte detalladamente el futuro de alguien. La vida no solamente le da un portazo –por determinadas circunstancias- a quienes se les han cerrado las oportunidades laborales. Por el mundo deambula gente cualificada y capacitada en un oficio y profesión que ha truncado sus perspectivas de progreso con un final marcado por la desgracia y la ruina.

También he sido testigo del recorrido de exitosos empresarios rodeados de abundancia que lo han perdido todo. Desde lujos pasando por la opulencia, el derroche y el despilfarro terminando completamente arruinados.

En definitiva, la vida es una caja de Pandora. Es peligroso escupir para arriba, el escupitajo nos puede rebotar en nuestra propia cara. Nunca digas “de esta agua no beberé”, nos podemos ahogar en nuestras propias palabras cargadas de desprecio y prepotencia.

Los expertos en finanzas y economía habrán confeccionado un plan de previsión de fondos y una proyección de ese gasto público que beneficiará a miles de familias. Y si no es así condenados estamos a sufrir la debacle económica más adelante.

Sin embargo, España no es el precursor de este Ingreso Vital Mínimo, que opera en casi todos los países de la Unión Europea, por lo tanto, resulta difícil de entender el recelo y el menosprecio por la “paguita” que será un derecho fundamental a disposición de toda la ciudadanía. Algún día usted o yo la vamos a necesitar, sea ciudadano español o un inmigrante con papeles residente en este país.

Y digo con papeles por la polémica generada en las redes sociales alentada por un diputado de VOX que enseñaba un video de unos marroquíes emplazando a sus connacionales a venir a vivir a costillas del Estado gracias a la “paguita”. Realmente se trataba de un video de asociaciones de Marruecos que ilustraban a la gente en qué iba a consistir la nueva disposición gubernamental, según declaraciones de Mustafá Boulharrak, Presidente de la Asociación Al Magreb.

Siempre que sale un tema de debate a la palestra no falta los que buscan el discurso del “estómago”, que es aquel carente de análisis, falto de precedentes y no basado en la Ley para a cualquier precio generar fobias y al mismo tiempo captar votos con discursos populistas.



Compartir esta noticia:    



Carrefour

05/06/2020

Usted puede encontrar GRATIS
la última edición quincenal
impresa de Baleares Sin Fronteras
en las siguientes sucursales de los
supermercados CARREFOUR en Palma:

01-Gral. Riera

02-Son Cotoner

03-FAN

04-Porto Pí





Compartir esta noticia:    



Eroski

05/06/2020

Usted puede encontrar GRATIS
la última edición quincenal
impresa de Baleares Sin Fronteras
en las siguientes sucursales de los
supermercados EROSKI:

PALMA:

01- Son Moix

02- Portixol

03- Médico J. Darder

04- S' Escorxador

05- Coll d'en Rabassa

06- Industria

07- Capitán Salom.


PART FORANA:

08- Bendinat

09- Palmanova

10- Andratx

11- Sa Pobla

12- Alcudia

13- Manacor

14- Sta. María





Compartir esta noticia:    



Editorial 367: Ni paranoia, ni exceso de confianza

29/05/2020

Ad portas de cerrar la edición del periódico nos aprestábamos a entrar a la fase 3. Pero como bien dice la frase popular, nos quedamos viendo un chispero”. Algunos pensarán- especialmente el empresariado afectado- que el gobierno les prolongo una semana más la agonía económica, y algo de razón tendrán.

De todas maneras soy de los que piensan que las cosas ocurren por algo. Quien algo me conoce sabe que soy enemigo del pesimismo, me alejo de lo dantesco y me gustan las personas echadas para adelante.

Me alegró- como al resto de la gente- ver otra vez la vida en las principales calles de Palma. Recuerdo aún la tristeza y el vacío que sentía cuando llegaba a la redacción del periódico y a la entrada del claustro Sant Antoniet, por ejemplo, donde queda nuestra sede no se divisaba un alma.

Nada nuevo estoy contando, pero sí que merece la pena retroceder mes y medio para no volver a repetir ese ambiente de nostalgia y soledad que se me convertía en añoranza. Hoy por hoy unos días después al recorrer las calles emblemáticas de Palma como la San Miguel, OMS, Sindicato y otras tantas siento que hemos regresado a la vida.
Antes ni se me habría pasado por la mente que algo relativamente insignificante cobrase tanto valor en un momento determinado, a veces las pequeñas cosas se convierten en lo mejor para motivarte a seguir luchando por muchas canas que asomen la cabeza, el tiempo es infalible.

Y es que mientras haya oxigeno la esperanza ni el optimismo se puede perder. Esta experiencia del Covid 19 a todos nos habrá dejado una enseñanza más allá de lamentar las muertes de centenares de personas y ver en los medios impotentes la tristeza y el llanto de sus familias. Hubiésemos podido ser cualquiera de nosotros o un ser querido. No estamos inmunes a absolutamente nada.

Por ese mismo motivo, redactando la noticia del minuto de silencio por las victimas mortales de este monstruoso bicho, me parecieron no acertadas, sino acertadísimas algunas frases de la Delegada del Gobierno en Baleares, Aina Calvo, quien en unas sentidos mensajes pedía consideración por las víctimas de esta tragedia y respeto por la franja horaria de la gente mayor.

No se nos puede olvidar ni mucho menos en el encierro de hace unos días el padecimiento de miles de personas en las UCI o las lágrimas de dolor de quienes perdieron a un familiar o un amigo. La memoria no nos puede fallar en tan corto tiempo.

Yo mismo estoy desbordado de alegría, a pesar del duro camino que nos queda por recuperar la economía golpeada salvajemente por los efectos devastadores de esta pandemia. Pero- insisto mientras existan márgenes de reacción cualquier cosa es posible para llegar a feliz puerto.

Pero lo que nunca podemos olvidar es que de aquí en adelante vendrá un cambio radical y debemos estar preparados para lo que sea. Siempre me ha gustado apelar a los dichos aprendidos de nuestros padres: “Dios dijo, ayúdate que yo te ayudaré”, por lo tanto la responsabilidad y el respeto por las medidas de prevención y el sentido de la disciplina colectiva en materia de prevención jugará un papel fundamental para que no tengamos que retroceder lo avanzado hasta ahora. Que la paranoia no nos invada, pero tampoco que el exceso de confianza termine por jugarnos la peor experiencia de nuestras vidas.



Compartir esta noticia:    



Nuevos Puntos de Desinfección para tiendas, restaurantes, centros comerciales...

20/05/2020

Compartir esta noticia:    



Editorial 366: ¿Cómo gestionaría usted la pandemia?

16/05/2020


Por Juan Pablo Blanco

Nadie que gobierne en este momento encontrará la receta mágica para salir de esta tragedia social humanitaria que se nos ha puesto en el trasegar de nuestras existencias.
Si me dieran la pócima salvadora de vidas, seguramente por muy distante que estuviese de posicionamientos ideológicos, como cualquier ciudadano de bien, firmaría un cambio de gobierno para que la gente no se contagie ni se muera de coronavirus.

El tándem Sánchez e Iglesias habrá cometido errores, y los seguirá cometiendo. ¿Seremos tan osados de afirmar que lo que sigue de ahora en adelante será perfecto? Posiblemente se avecina la ardua tarea de contención de un rebrote de contagio en las fases de desescaladas.

¿Alguna vez habíamos empleado esta terminología de fases y desescaladas?, seguramente, pero en una pandemia que se ha cobrado cientos de vidas nunca se nos hubiera ocurrido analizar el contexto de estas palabras con cada una de las normativas a las que la ciudadanía debe acoplarse para evitar males mayores.

Existe un enemigo invisible letal y mientras no se descubra una vacuna o un tratamiento eficaz, no habrá poder político o equipo de gobierno zurdo o diestro que lo detenga por muy buenas intenciones que tenga o gestión que se haga.

En una democracia normal se deben criticar los errores del gobierno como en cualquier otro sistema, pero lo anormal es caer en los fallos garrafales que tanto se han criticado como aquella concentración del 8M a la que se le ha señalado como la principal responsable de los contagios masivos.

Lo que me cuesta entender, o el sentido común me dice, es que si criticas debes estar dispuesto a dar ejemplo y no ir por el mismo camino equivocado exponiendo a la población a riesgos de contagios innecesarios, y si ya tienen el espejo del pasado, ¿para qué caer en la trampa de repetirlo?.

Pierdes cualquier autoridad moral para avasallar al gobierno cuando estás haciendo lo mismo. Peor aun cuando ya existe un precedente. Me refiero a las concentraciones de Madrid y el resto de España en contra de la gestión de Sánchez. Ya habrá momentos para las protestas, no hay nada más sano para la democracia en un país que una oposición férrea con argumentos, pero siempre desde una perspectiva responsable y coherente con lo que predica.

Seguramente habrá que criticarle al gobierno muchísimas falencias, fallos garrafales y señales de improvisación, especialmente cuando da la sensación que los ministros van a su bola con declaraciones que nos desconciertan, luego se contradicen entre ellos teniendo que dar marcha atrás, de esto hay varios ejemplos.

Pero no creo que todo haya sido tan nefasto como pinta la oposición, y como en las series de ficción quisiera regresar al pasado para saber cuántas vidas hubiera salvado la oposición, para ver cómo hubieran coordinado esta pandemia y de dónde se hubiesen sacado los materiales sanitarios que tanta falta hicieron para afrontar el primer brote de la misma. Creo que hay políticas sociales que se salvan y con las que abiertamente estoy de acuerdo.

Pero siguiendo con lo negativo: por citar un ejemplo, ¿cuántas mascarillas hubiesen salido en perfectas condiciones en el momento de importarlas de China?, pues basta con leer las metidas de pata en la adquisición de estos suministros en países como Alemania, Bélgica, Italia y Reino Unido. También me he preguntado cómo se hubiese comportado este gobierno en el caso de haber estado en la oposición. En política como en las pandemias nada es previsible y nos podemos llevar cualquier tipo de sorpresa.

No quiero imaginar un segundo o un tercer rebrote, una posibilidad muy factible sin patentes ni exclusividades de un solo país. Hemos dado un giro radical a nuestras vidas de un momento a otro. Los gobiernos ya han tenido cierto margen de reacción y deben estar preparados para afrontar otra emergencia.

Hoy más que nunca, más que políticos pedimos gestores eficaces y menos gente destruyendo lo que de hecho ya está destruido. Salvar vidas y garantizar la reconstrucción del país entre todas las fuerzas políticas es lo más decente y honesto a lo que se debe apelar en esta complejísima etapa de la historia de la humanidad de la que son testigos nuestras generaciones.



Compartir esta noticia:    




09/05/2020


En nuestro Canal Youtube BSF usted encontrará siempre vídeo-noticias y reportajes de sumo interés, exclusivos de Baleares Sin Fronteras.
¡Visítenos y suscríbase!



Compartir esta noticia:    


>>> CLIC AQUÍ para ir al Canal YouTube BSF

Editorial 365: Ante la incertidumbre debemos remar para la misma orilla

24/04/2020


Por Juan Pablo Blanco

Siempre he sido positivo, pero hoy me uno al clamor de la familia, amigos y conocidos con la frase de alivio más pronunciada del encierro. “Vamos a salir de esta”, y la pregunta es ¿cuándo?. La impaciencia y ansiedad especialmente de gente que aunque no esté afectada de salud, sí que comienza a notar las repercusiones sicológicas del encierro preguntándose qué va a ocurrir con lo que nos espera una vez se presente la desescalada progresiva de la que habla repetitivamente el gobierno.

Incertidumbre, desasosiego y desconfianza en lo que será el post confinamiento. En estos días he tenido la oportunidad de hablar con gente propietaria de negocios, clientes habituales de este periódico que anuncian sus restaurantes, bares u otros sectores populares del comercio.

Uno de ellos me manifestaba su preocupación por la falta de liquidez y la inseguridad mental a la que se ve sometido en estos momentos. Al preguntarle por los créditos ICO, me respondía, ¿Quién va a echar mano de un préstamo si no sabes cuándo vas abrir, y mucho menos si después de hacerlo al poco tiempo me vea obligado a cerrar por falta de clientela, o por condicionantes de reducción de aforo que no me permitan sostener el negocio?.

En la tesitura de este empresario se ven miles en toda España, la pandemia no sólo está arrasando con cientos de vidas- al cierre de esta edición llegábamos a 22 mil muertos (entre 400 y 500 diarios), sino también está devastando al pequeño y mediano comercio. No era para menos la preocupación del sector de la hostelería y restauración ante el anuncio premeditado de la Ministra de Trabajo que daba por sentenciada la temporada para los bares, restaurantes y hoteles este 2020.

Se predice que el Producto Interno Bruto en Baleares caerá en un 30% y habrá una masiva destrucción de empleo. El panorama no es nada halagüeño, especialmente cuando sigue latente la amenaza de este bicho que no cederá terreno en las altas temperaturas.

Nunca pensamos encontrarnos ante un dilema de estas dimensiones, está claro que la salud debe prevalecer por sobre todas las cosas, si estamos enfermos la “máquina de producción” se paraliza. Pero si vamos a estar confinados más lapsos de tiempo peligra el bienestar social de cientos de miles de familias.

En medio del caos social de este mes y medio de confinamiento solo queda aguardar la esperanza de que el gobierno aprenda de sus errores, mejore lo bueno que ha hecho y rectifique cuantas veces sea necesario ante el ataque de un enemigo invisible que le ha cambiado la vida a todos.

Es un gran desafío para los gobernantes del mundo abastecer a sus ciudadanos de medidas de protección para afrontar nuevos brotes, que seguramente surgirán sobre el camino, espero estar equivocado. Es una obligación para los países dotar de todas las garantías a sus ciudadanos y de una vez por todas pensar en lo esencial, por muy fuerte que sea la enfermedad, si muchos países hubieran invertido en infraestructura y material sanitario seguramente se habría evitado miles de muertes.

El gobierno de España ha tenido margen de reacción y sobre el camino tendrá que seguir aprendiendo, concretamente a rodearse de gente capacitada para hacerle frente a lo que venga en adelante, quien quiera crucificar a Sánchez y a su equipo de gobierno bien puede hacerlo, ojalá más adelante, estamos en un punto de ebullición delicado, debemos remar todos para la misma orilla para sacar entre todos este país adelante, si vamos en zigzag esto irá de mal en peor.



Compartir esta noticia:    




Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019