Accem lanza un informe sobre el impacto de las brechas digitales en la población extranjera

09/02/2019

Las nuevas tecnologías tienen el potencial de lograr una sociedad más inclusiva y reducir las desigualdades, sin embargo, también pueden amplificar las desigualdades existentes e incluso crear nuevas formas de discriminación. 

Desgraciadamente, nos encontramos en un momento de auge para las noticias falsas con contenido xenófobo y racista. Su constante repetición provoca que este tipo de mensaje cale en una parte de la sociedad que las acaba considerando ciertas y que contribuye a su difusión a través de las redes sociales o de servicios de mensajería como WhatsApp. 

Estas expresiones de odio en la red a personas migrantes y refugiadas provocan, según el estudio realizado por ACCEM, un daño emocional directo, así como una percepción negativa hacia las nuevas tecnologías y las redes sociales. Existe, además, el miedo a que las expresiones de odio online terminen desencadenando actos violentos en la vida real. 


Brecha digital y riesgo de exclusión social. 

El estudio refleja el impacto de tres brechas digitales: acceso, uso y aprovechamiento, en la población migrante en España y propone alternativas y soluciones para reducir dichas dificultades. 
Los altos costes económicos unidos a las exigencias de permanencia de las empresas proveedoras de tecnología (telefonía e internet) dificultan enormemente el acceso a servicios digitales de la población migrante. 

Por otro lado, nos encontramos con limitaciones en los horarios de apertura de los espacios de conexión libre y dificultades de acceso a los dispositivos (teléfonos, tablets, ordenadores¿). 

La ausencia de recursos académicos adaptados, la falta de tiempo o el desconocimiento del idioma también han sido señaladas como dificultades de acceso por los participantes en el estudio. Esto no significa que las personas migrantes no dispongan con las destrezas necesarias para utilizar las diversas herramientas digitales, sino que la falta de recursos y oportunidades dificulta su acceso. 

El estudio hace hincapié en los factores que afectan directamente a las mujeres migrantes en el uso y disfrute de las tecnologías. En su caso se mezclan estereotipos de género con prejuicios culturales, unidos a la falta de tiempo. También expresan una mayor dificultad y miedo a la hora de denunciar acoso u odio en las redes.

Las mujeres pueden ser el objetivo de mensajes de odios por su doble condición de mujer y migrante. 

La brecha digital también se hace patente en el caso de los menores migrantes. En un sistema educativo en el que los niños y niñas necesitan acceso a Internet para alcanzar unos resultados académicos adecuados, los menores migrantes se encuentran con que la falta de recursos tecnológicos (ordenador, tablet, conexión a Internet) les sitúa en desventaja con respecto al resto del aula. 

El estudio también resalta los grandes beneficios que estas herramientas ofrecen a las personas migrantes para mejorar sus procesos de inclusión, facilitándoles las actividades cotidianas a la vez que les permite mantener los vínculos con las familias y lugar de origen. 



Combatir el odio
en las redes


El estudio propone una serie de medidas para disminuir la brecha digital. Desde abaratar servicios, equipamientos y talleres de competencias digitales a la necesidad de trabajar a medio y largo plazo en sensibilización social sobre las brechas digitales y la gravedad de las expresiones xenófobas y misóginas. 

En esta misma línea ACCEM lanzó recientemente la campaña ‘Save a hater’ que pone herramientas en manos de los internautas para combatir el racismo, la xenofobia, la misoginia y la propagación de las ‘Fake News’ o noticias falsas en las redes sociales. Desde la Fundación Migrar te queremos animar a que colabores con esta campaña y mantengas libre de odio y contenido xenófobo las redes sociales. 
Te puedes descargar el estudio completo ‘Brechas. Impacto de las Brechas Digitales en la población extranjera’ en la página web de ACCEM.



Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019