Editorial 357: En 2020 seguiremos siendo “palmeros” de lo positivo

24/12/2019

En días pasados luego de que le hiciere una crítica en mi perfil de Facebook a un redactor de un medio escrito de la Isla, sobre la forma de abordar las nacionalidades en las noticias de sucesos - difiero con el trasfondo de su estilo - nada más transcurridos cinco minutos su enérgica reacción no se hizo esperar. El tipo me puso a parir en Twitter tratándome de “palmero”, lo que equivale a aplaudir todo lo que los demás hacen, concretamente, como dicen en España la persona que le hace la pelota a todo, o en términos de mi país, el típico lambón soba-chaquetas.

Por lo tanto, más allá de un simple incidente de conceptos sobre una noticia, sí que me llegó al fondo del alma ese término “palmero”, que hasta con el tiempo, por qué no, lo incorporaré en el léxico habitual de la lengua de Cervantes, que dicho sea, compartimos cientos de millones de hispano-hablantes.

En resumen, este redactor sí que tenía ampliamente razón en sus apreciaciones, debo reconocerle absolutamente todo el acierto a la denominación de palmero. Él señalaba que en mis artículos todo lo encuentro bien, algo casi imposible de lograr hoy por hoy en el periodismo de la crítica voraz.

Recuerdo que antes de incorporarme a la Universidad Complutense de Madrid, transcurría el año 1997, la despedida en mi casa radial Todelar Radio apuntaba a un reto que nuestro director de aquel entonces, César Fernández nos ponía sobre la mesa a los periodistas de los cuatro informativos diarios que emitíamos en la FM.

Acabábamos de vivir una de las épocas más sangrientas en Colombia con los coches bombas del narcotrafico. En las grandes ciudades hubo cientos de fallecidos, además del pleno auge de la mal llamada guerrilla y el surgimiento del paramilitarismo que también cobró cientos de vidas.

Hastiados de publicar tantas malas noticias decidimos lanzarnos al reto periodístico de buscar personajes por el mundo y narrar historias en positivo durante cien horas seguidas con el condicionante de que ocurriese lo que ocurriese, por ejemplo, un hecho luctuoso que pudiera empañar esta maratón informativa de buenas noticias, no sería interrumpido. Finalmente ningún incidente grave de orden público logró desestabilizar el programa y el objetivo se cumplió.

No es un secreto para nadie que la línea editorial de Baleares Sin Fronteras, entre sus prioridades, siempre se ha basado en resaltar lo positivo del tejido asociativo serio y comprometido por su colectividad, reconocer el aporte foráneo de la gente que hace empresa y genera empleo y destacar a los profesionales anónimos procedentes de varios países que llegan a aportar bienestar y progreso.

Y si eso es “palmeriar”, bienvenida esa nueva expresión, la verdad que el tipo atinó a su descripción. Eso sí, tal vez le haya faltado ver la otra parte de la película. Concretamente quienes han seguido la trayectoria de estas 357 ediciones y 16 años- se escribe rápido- saben que por no compartir discursos y acciones manipuladoras y no aplaudir, según qué cosas en el ámbito de la inmigración, nos han castigado quitándonos la publicidad oficial, incluso cuando alguien del empresariado privado ha pretendido imponer condiciones a nuestra línea editorial han salido despedidos por la puerta de la redacción.

Es reprobable cuando aplaudes lo que está mal hecho. Quien venga a delinquir no tiene cabida aquí ni en ninguna sociedad de acogida, además que no faltan aquellos que por sus fobias interiores tiendan a meter a todos en el mismo saco.

Quien utilice la inmigración para ganar votos bien sea para victimizarla o demonizarla tampoco merece ninguna clase de reconocimientos, o quienes se hagan pasar por angelitos de la guarda o voceros de los llegados de afuera para encontrar réditos personales a través de asociaciones están en fuera de juego de nuestro argumentario periodístico.

Les deseamos a nuestros lectores unas felices fiestas y un venturoso 2020, seguiremos haciendo eco de lo positivo en nuestras futuras ediciones, o mejor sea dicho, “palmeriando” lo que merezca reconocerse.



Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019