Falta de plantilla en Oficina de Extranjería de Palma impide regularización de extranjeros de diferentes procedencias

13/02/2020

l Casal de Inmigrantes, localizado en la calle Eusebio Estada 48 de Palma, acogió el encuentro de varios líderes de asociaciones que asistieron para representar a sus respectivas comunidades. Sin lugar a dudas, el tema que centró la atención de la reunión fue la falta de funcionarios en la Oficina de Extranjería para atender las demandas burocráticas, especialmente las personas que requieren citas previas y autorización inicial de permiso de trabajo y residencia.

Las citas se conceden telemáticamente, no obstante, los representantes de estas asociaciones coincidieron en el drama que viven a diario usuarios que a pesar de tener toda la documentación en regla para regularizar su estatus migratorio no lo pueden hacer por no poder acceder a la cita, cabe advertir que algunos de los documentos que se exigen para la regularización tienen fecha de caducidad como es el caso de los antecedentes penales. Y por desgracia, si el solicitante no accede al turno está obligado a realizar nuevamente el trámite con los perjuicios que ello conlleva, e incluso con el riesgo de que la empresa ofertante desista en contratarlo por la demora en las citas.

El presidente de la Asociación de Amigos de Brasil, Carlos Venturelli advirtió que “se siguen vendiendo citas, gente inescrupulosa se aprovecha de la urgencia de esta coyuntura y merecería la pena averiguarlo”, incidiendo en que las citas son trámites burocráticos gratuitos.

El músico brasilero relató algo de su vida en este país: “llegué hace cuarenta años a este país, tengo una hija abogada nacida en Mallorca. Y aun así nunca olvidaré mis orígenes. A nadie por no tener su situación regulada se le puede acusar de delincuente como se está viendo en las redes sociales, medios de comunicación o algunos políticos”.

Entre tanto, Marissa Ordanes, presidenta de la Asociación Philcul Filcul de Filipnas en su intervención envío un mensaje de reflexión: “Venimos de diferentes países, a veces incluso, surge la discriminación entre nosotros mismos. Tenemos que dejar las diferencias de lado y trabajar todos en la misma dirección para que se solucionen este tipo de dificultades”.

Héctor González, Presidente de la Asociación Cultural Cubana Latinoamericana, comentó que lleva residiendo once años en la Isla. “Nos preocupa que no amplíen la plantilla en Extranjería, pero se gastan el dinero en otras cosas. Estamos dispuestos a ayudar al colectivo cubano pero en esas circunstancias es muy complicado”.

Preciamente, una de las razones que más ha despertado críticas dentro del colectivo inmigrante es la reducción de la plantilla en extranjería, tal y como lo planteó Norbey Andrade, Presidente de la Asociación de Colombianos en Baleares, “todo venía funcionando sobre ruedas desde hace 10 años, ahora de un momento a otro han pasado de tener 47 funcionarios a 25, así es imposible atender tanta demanda de gente”.

Un paralelismo hizo Federico Marotta, presidente de la Asociación República Oriental del Uruguay: “los británicos de Baleares no han tenido problema por los cambios que supondrá el Brexit, sin embargo, a los ciudadanos extranjeros provenientes de otros países poco caso nos están haciendo”.
Marotta cuestionó el trabajo de algunos políticos que se aparecen en las asociaciones únicamente en época electoral. “Salvo honrosas excepciones algunos están por el sillón y por la nómina mensual. No nos vemos representados en este momento por casi nadie, cada uno va a lo suyo”.


Otras problemáticas

La discriminación por nacionalidad es uno de los tópicos con los que se han encontrado los africanos. Jerry Emeka, Presidente de la Asociación de Nigeria Abia State contó que cuando llamamos a preguntar por el alquiler de un piso nos niegan la posibilidad en el momento en el que les decimos nuestra procedencia”, para agregar que alguna parte de la sociedad piensa que todos los nigerianos se dedican a traficar con drogar o a cometer delitos”.

Otra de las preocupaciones evidenciadas por Adriana Santana, presidenta de la Asociación Uruguaya Música Arte y Cultura es que a su entidad llegan familias que no tienen lo básico para subsistir. No obstante, invitó a quienes tengan algún tipo de inconveniente, por ejemplo, la falta de alimentos “acudir a Mallorca Sense Fam” una ONG con la que trabajan conjuntamente desde hace algunos años para ayudar a las familias más desfavorecidas.

Mustafá Boulharrak, Presidente de la Asociación Al Magreb denunció el alto riesgo de exclusión social que tiene su colectivo. “Tenemos problemas de identidad cultural, notamos un incremento notable de la islamofobia. Lo nuestro pasa por temas culturales y no de seguridad ciudadana. No nos pueden meter a todos los musulmanes en un mismo saco, somos enemigos de los violentos. Pero es cierto que nunca hablaremos de integración si no hay un reconocimiento de que existen otras culturas”

El líder africano recordó que desde que se eliminó la dirección general de inmigración del Govern balear se eliminaron las verdaderas políticas de integración social. Ahora, añadió parece que hubiese “un racismo institucional puro y duro”.



Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019