Fang Ji: “Creemos que estamos yendo muy rápido y faltan controles sobre el uso de la mascarilla”

12/06/2020


Por Álex Pomar

Fang Ji, es el presidente de la Asociación de Chinos en Baleares (ACHINIB). Este periódico lo contactó para hablar sobre la situación de su comunidad en las islas Baleares y cómo vislumbra el panorama económico y social tras la pandemia del COVID-19.

Este empresario asiático que llegó a Mallorca con 16 años afirma que el colectivo chino está bastante calmado en la actualidad en comparación de cómo estaba al principio.
A pesar de esta calma generalizada, es verdad que “hay gente que quiere traspasar su negocio y regresar a China, sobre todo aquellos que están situados en la zona turística de Mallorca” Aun así, advierte que “es un pequeño porcentaje”, otra gran parte de chinos se sienten muy mallorquines por las costumbres y el positivo arraigo”.

En el aspecto laboral, dice, los comercios han empezado a reabrir sus puertas, aunque con limitaciones. Algunos de sus compatriotas se han quedado sin trabajo debido a la crisis económica que se comienza a hacer mella sin distinguir nacionalidades.

Respecto a la opinión generalizada de la comunidad china, Fan Ji hace eco de la preocupación existente sobre cómo el gobierno español ha llevado las fases de desescalada. “Creemos que están yendo demasiado rápido y faltan controles sobre el uso de la mascarilla, no toda la gente la usa”.

Iniciativas

A pesar de que no son muchos casos, el presidente de ACHINIB comenta que aproximadamente entre 50 y 60 chinos, residentes en Baleares, están todavía en territorio asiático, aunque existen dos circunstancias que lo explican, tanto por falta de vuelos como por miedo de volver, dicen que en China la situación se encuentra más controlada y prefieren esperar los resultados del proceso de desescalada en España. Por otra parte, un apunte interesante que remarca el establecimiento de la comunidad china en la zona de Pere Garau es la propuesta que ha llevado a cabo la inmobiliaria Huading, cuyo propietario es el mismo Fang Ji, entregando talones por valor de 1.000 euros para gastar en la barriada palmesana de Pere Garau, a las personas que vendan sus propiedades a través de la inmobiliaria.

Sin duda, una gran iniciativa para revitalizar la economía de una zona que empezó a sentir la crisis al estallar los casos de coronavirus en el gigante asiático, y sobre todo, con la celebración del año nuevo chino a finales de enero. Fang Ji alienta a que más empresas del barrio se sumen a esta iniciativa para ayudar a recuperar la “normalidad” lo antes posible.



Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019