Editorial 369: Regularización a los “sin papeles”

27/06/2020


Por Juan Pablo Blanco


Antes de hablar de una propuesta de regularización de inmigrantes sin papeles presentada al cierre de esta edición en el Congreso de los Diputados, me gustaría referirme a los episodios relacionados de racismo o la xenofobia a propósito de la muerte de George Floyd.

Siempre he tratado de abordar de la forma más natural, sin extremismos y mirando por el retrovisor cada uno de los episodios que ha marcado mi vida de inmigrante desde que salí de natal Colombia hace 23 años. Las experiencias me han ido enseñando que cuando hablamos de “ser diferente” lo podemos analizar desde las diferentes perspectivas personales, no solamente por el color de piel, procedencia, creencias o estilos de vida.

Esta muerte la condené en mis redes sociales como millones de personas en el mundo por la sevicia con la que se cometió y el sufrimiento al que fue sometido por un policía norteamericano, también estoy en desacuerdo con los guetos cerradísimos de los jóvenes afroamericanos residentes en Estados Unidos. Posiblemente una comunidad discriminada y apartada de prebendas sociales, que al final decide tomarse la justicia por sus propias manos cuando la copa se rebosa al ver en repetidas ocasiones que la historia de la película se repite cuando se trata de abuso policial.

Para quienes hemos tenido la oportunidad de vivir y conocer la multiculturalidad- USA- no resulta difícil entender que cuando un país carece de historia y sus valores de pedagogía están en niveles muy bajos es muy fácil alcanzar los máximos decibelios de intolerancia. Afortunadamente, pienso que España aún está lejos de llegar a estos extremos, aun así preocupan los discursos de estómago que relacionan a la inmigración irregular con delincuentes, y si por esa regla de tres fuera, quien escribe está rodeado de “delincuentes” todos los días.

Pasando a ese mismo contexto de inmigración irregular en España, me atrevería a hacer una quiniela contraria a los pronósticos de quienes vaticinan una estampida de inmigrantes sin papeles a sus países de origen a medida que vayamos volviendo a la “nueva normalidad”.

A mi criterio nunca se puede llegar a comparar la crisis del 2008 con la actual que comenzamos a vivir. En el ámbito de la inmigración me atrevería incluso a afirmar que serán pocos los que se decantarán por regresar a casa. El contexto socio-económico difiere mucho con el actual por varias razones.

En el gobierno de Rodríguez Zapatero no podemos olvidar que quienes decidían devolverse de la aventura migratoria recibían el 40 por ciento del paro acumulado y luego ya en su país el otro 60 por ciento. ¿Lo recuerdan?, además, quienes no estaban en situación regular obtenían ayudas de la Cruz Roja para regresar a sus países.

Dista mucho una situación pasada con la que nos enfrentamos ahora. La pandemia está atacando sin miramientos a los países de Latinoamérica. Por este simple motivo, quien haya pensado en regresar a su país no tiene ningún tipo de incentivo como sí sucedía hace doce años.

Si en algún momento varias personas me comentaron su intención de retornar, nada más comenzar el confinamiento en España, hoy por hoy ven muy lejana esa posibilidad ante el vendaval sanitario y económico que comienza a azotar a los países latinoamericanos.

Creo que ahondar en más explicaciones sobraría. Lo que preocupa es el aumento de la pobreza, e incluso de la irregularidad sobrevenida del Covid-19, que no le permitirá a cientos de personas regularizar su estatus migratorio. Los más viscerales y detractores pensarán que se les debe echar a la fuerza, palabras más o palabras menos, expulsarlos de España.

Mi pregunta: ¿Van a expulsar a más de medio un millón de personas? No deja de ser una alternativa utópica. ¿No sería mejor buscar una alternativa para evitar que siga proliferando la economía sumergida y la irregularidad a todos los niveles? Al cierre de esta edición Unidas Podemos y otros partidos socios de Sánchez presentaban una proposición no de ley para una regularización de inmigrantes. No se trata de “papeles para todos” o de hacer eco de un efecto llamada, simplemente hay que poner sobre la palestra soluciones rápidas y efectivas de una coyuntura que está ahí y hace parte de nuestra realidad social y económica.



Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019