Ante un complejo panorama

27/06/2020

Por Juan Pablo Blanco


AVASO se define como entidad vecinal fundada en 1988, cuyo ámbito territorial se delimita a Bonsaires–Arxiduc en Palma de Mallorca. Sin embargo, su espectro social de ayuda se amplía a toda la Isla.

Se caracteriza por tener una dilatada experiencia en ayudas sociales para familias en situación de vulnerabilidad. En la pandemia del Covid 19, los voluntarios de esta asociación no han pasado inadvertidos por su buena labor.

Los comentarios recibidos por las personas beneficiarias de las ayudas de alimentos son muy positivos.

La semana pasada, fuimos testigos de este trabajo de voluntariado que realizan dos días a la semana en la sede de Francisco Sancho 7ª bajos de Palma.

Desde tempranas horas grupos de familias o personas solas comienzan a hacer largas filas para recibir una dotación de alimentos que les permita sobrevivir a la dura realidad que comienza a asomar tras el post-confinamiento.

“Nada ha terminado”, dice su presidente, Miguel Ángel Colom Alonso. Y razón no le falta. Hasta hace unos pocos meses repartían alimentos a 150 familias. Ahora, necesitan dos días a la semana, martes y miércoles, para alcanzar a distribuirlas entre 700 hogares, es decir, la distribución se ha quintuplicado en el confinamiento, desescalada y la vuelta a la “nueva normalidad”.

Apelar a la responsabilidad es el mensaje que lanza el responsable de AVASO. “Es necesario que los dirigentes políticos y la ciudadanía sean conscientes de la realidad que comenzamos a afrontar”, asegura, para añadir que la caída del turismo es el principal indicador del panorama que nos espera”.

Miguel Ángel Colom es realista a la hora de vislumbrar lo que se viene. “Al parón turístico se suma el desempleo, la gente que está en los ERTES y el complicado acceso a una vivienda digna, cuyos costes de los alquileres están por las nubes. Estos son los peores pronósticos sociales del momento”.

Antes de entrar a la sede de la entidad comprobamos las enormes filas de personas esperando recibir los alimentos. Dentro de ese grupo destacaba la gente mayor, muchos de ellos nativos a lo que Colom explica: “Efectivamente hay gente mayor que ha perdido su trabajo, algunos no se han jubilado y a otros no les alcanza para llegar a final de mes, eso lo vimos en el confinamiento y la situación se agrava”.

Los beneficiarios de AVASO son derivados desde los servicios sociales del Ayuntamiento de Palma, del Consell a través del IMAS, de los colegios, e incluso, últimamente han ido a Pollença a entregar alimentos a las monjas del Sagrado Corazón.

Desde la entidad envían un mensaje de solidaridad, a quienes la vida les ha dado un vuelco de la noche a la mañana por el Covid-19.

“Hay gente que hasta hace poco tenía su trabajo estable, o incluso algunos autónomos que se han tenido dar de baja y acudir a nuestras ayudas”, dice Miguel Ángel, que aprovecha para lanzar unas palabras de ánimo a quienes viven momentos de extrema angustia.

“No hay que sentir vergüenza, aquí los esperamos para ayudarlos en lo que esté al alcance de nuestras manos”.

AVASO se surte de las entregas de la Conselleria de Agricultura, la Fundación ASIMA, Sánchez Alimentación, Etika y otras empresas. Agradecen la colaboración de la Fundación Hadas, la Fundación Kalonge y la Fundación la Caixa.

Las personas beneficiarias del programa de alimentos de AVASO deben reunir unos requisitos de documentación protocolaria a diligenciar.
Contacto: 601 13 23 67.

Vea los detalles de nuestra visita a AVASO en el Canal de YOUTUBE Baleares Sin Fronteras.



Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019