Óscar Bueno: “Los jugadores del fútbol modesto tienen ganas e ilusión por volver a sentirse futbolistas”

27/06/2020


Por Álex Pomar

Tras el confinamiento y la desescalada progresiva de la nueva normalidad llegan los playoff del fútbol regional en Baleares. Hemos hablado con este psicólogo deportivo que nos da pautas sobre el proceso del regreso a los entrenamientos y detalles de comportamiento social de los jugadores después de un parón de más de cuatro meses.

Recordar que las competiciones que determinarán los ascensos de categoría en el fútbol regional en Primera Regional Preferente y Primera, Segunda y Tercera regional, comenzarán a partir del 18 y 19 de julio respectivamente

Baleares Sin Fronteras: ¿Cómo puede afectar todo el estrés derivado del confinamiento a la hora de volver a la actividad física, sobre todo en los jugadores de categorías no profesionales?
Óscar Bueno:
De por sí el estrés siempre afecta al rendimiento de un jugador, pero la diferencia está en que la causa de este estrés es un fenómeno anormal, que incluso puede derivar en una depresión. Es un tipo de estrés peculiar que puede afectar en lesiones, ya que éste puede incidir bastante en la fisiología del cuerpo, lo que puede conllevar a sobrecargas y malos movimientos.

Otro factor que puede aumentar el estrés es la falta de confianza, si en los entrenamientos no se ven competentes tras mucho tiempo de inactividad y si se comparan con los demás clubes.

Además, en un caso como el que nos encontramos en la actualidad, con una fase de ascenso de por medio, se potencia mucho más la ansiedad en el jugador, e incluso las lesiones.

Nos podemos encontrar también jugadores a los que no les ha afectado el estrés, sino al contrario, están sobre motivados, aunque es algo que no siempre es positivo. Esta condición puede conllevar a un rendimiento pobre del jugador por el exceso de energía.

BSF: ¿Puede haber jugadores que sientan miedo al contacto físico?
Ó.B.:
En mi opinión ese “miedo” es más un tema de convicción personal que otra cosa. Al jugador le puede más el volver a los terrenos de juego que el pensamiento en ese contacto físico con otro compañero o un jugador rival.

Por otra parte, también puede ser que el futbolista, o su entorno, sean personas con factores de riesgo y que se puedan “tirar del barco” y no querer volver a los entrenamientos o a jugar hasta que pase por completo la pandemia. Aunque son casos extraños de ver. Creo que la gran mayoría de jugadores han tomado precauciones, pero no veo ese miedo al contacto.

BSF: ¿Qué recomendaciones hace a la hora de volver a los entrenamientos?
Ó.B.:
La clave de todo está en que el jugador y el equipo se sientan competentes en lo que deben hacer. Por ejemplo, en la situación de fase de ascenso en la que nos encontramos, el aspecto donde estarán todos igualados es en el tema físico, por la falta de actividad de alto rendimiento durante un largo período de tiempo, por tanto, deben centrar su atención en ganar confianza en aspectos tácticos y en las sensaciones con el balón.

BSF: ¿Cuáles han sido las consultas más frecuentes de los clubes, o de los propios jugadores, tras el confinamiento?
Ó.B:
La verdad que el campo propiamente dicho de la psicología deportiva ha pasado a un segundo plano, sobre todo lo que me he encontrado más la incertidumbre de si se volvería a jugar esta temporada , cuántos ascensos y descensos habría y ese tipo de cosas.

Como digo, sobre todo me he tenido que centrar en el factor personal de cómo sobrellevar la falta de actividad e incluso qué hacer con el tiempo libre. Pero lo que he sentido son muchas ganas e ilusión, de forma generalizada, por volver a sentirse futbolistas.

BSF: ¿Ha notado un aumento en el porcentaje de personas que han acudido a usted como psicólogo deportivo?
Ó.B:
La verdad es que no, incluso he visto un descenso en el número de personas que acuden a este tipo de profesionales. El factor económico ha influido muchísimo en que no se haya acudido a un psicólogo deportivo. Además, no hay mucha divulgación en mi campo sobre qué puede aportar en la preparación de los clubes, aunque poco a poco crece ese interés.

BSF: ¿Un mensaje que quiera lanzar?
Ó.B.:
Al final no me parece grave que los clubes no profesionales no busquen los servicios de un psicólogo deportivo, lo que sí me parece irresponsable es que los semi-profesionales o profesionales, que tienen los medios, no piensen en la parcela psicológica a la hora de su preparación, cuando muchas veces se están jugando algo importante.



Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019