Un asilado político ucraniano fabricante de muñecas típicas mallorquinas

27/06/2020


Por Álex Pomar

Yurii Hurenko es un joven de 30 años, natural de Donbass (Ucrania) que lleva dos años en España, uno lo ha pasado en Barcelona y el otro en Mallorca. Este chico ucraniano tiene la condición de refugiado político debido a las disputas territoriales entre Rusia y Ucrania, y comenta que tras ser secuestrado por militares rusos, decidió escapar a la capital ucraniana para solicitar ayuda, que dicho sea, le fue denegada, por lo que, al haber estudiado español decidió huir a España.

Baleares Sin Fronteras: ¿Cómo se le ocurrió la idea de crear muñecas típicas mallorquinas?
Yurii Hurenko:
Antes de que llegara la pandemia, trabajaba en una panadería que elaboraba productos típicos mallorquines, me gustó y por eso me empezó a interesar de cada vez más la cultura y tradiciones de aquí. Al perder mi empleo, decidí probar a hacer las muñecas típicas con sus vestidos. Como no sabía exactamente cómo elaborarlas, acudí a tiendas de telas mallorquinas y pregunté a gente mayor y me comentaron que era algo que ya no se hacía, y de ahí más interés me vino en devolver esa tradición a la sociedad actual. Además, en Ucrania ya hacía muñecas y alguna idea tenía de coser.

BSF: ¿Cómo ha sido el trabajo en su casa durante la pandemia?
Y.H:
Llevo cuatro meses en mi casa que he aprovechado para buscar información de cómo coser las muñecas y los trajes típicos, aunque no he podido encontrar demasiada, lo cual me ha llevado a basarme en la muñeca ucraniana pero con los vestidos típicos de la isla.

BSF.: ¿Cómo fue la elaboración de las muñecas?
Y.H.:
Las primeras diez muñecas las cosí a mano, eran más básicas y no tenían demasiados detalles, y aún así, tardé aproximadamente tres meses en tenerlas acabadas. Por eso, decidí ahorrar para poder comprarme una máquina de coser, que aunque tuve que aprender a utilizarla, me sirvió para darme más prisa en terminarlas, y sobre todo, poder dotarlas de movimiento. Quería una muñeca que no solo sirviera para decorar, sino también para poder jugar con ella y poder moverla. Una vez que aprendí y me puse a elaborar las próximas muñecas, tardé una semana en hacer otras diez.

BSF.: ¿Qué reacción cree que tendrá la gente cuando vea sus muñecas?
Y.H.:
Todavía estoy buscado de qué manera ponerlas a la venta, a qué precio, pero de lo que más ganas tengo es ver la reacción tiene la gente al saber que una persona de Ucrania ha querido recuperar esa tradición de elaborar las muñecas típicas mallorquinas, y sobre todo para ver si tienen éxito y así hacer más. Aun así, creo que van a gustar, pero prefiero esperar. Incluso también estoy probando a hacer cojines típicos de la isla. La verdad que es una cultura que me ha fascinado.

BSF.: ¿Tiene alguna previsión de cuándo podrá poner a la venta las muñecas?
Y.H.:
He estado preguntando a los vendedores ambulantes, y a artistas callejeros para poder poner una mesa cerca de alguno de ellos y vender mis muñecas y los cojines que he elaborado, y tras pensarlo, seguramente el próximo mes de julio compraré una mesita para situarme en una zona cercana al Mercado del Olivar, en la Calle San Miguel, para probar qué acogida tienen estos productos, tanto por los locales como por turistas, ya que creo que es regalo muy bonito para llevarse de Mallorca como recuerdo.

BSF.: ¿Algún mensaje que quiera decir?
Y.H.:
Tengo la tarjeta roja que debo renovar cada seis meses, y mi sueño es poder obtener los documentos que me permitan quedarme en Mallorca como un español más, queriendo a su país, pero como cualquier persona local, y además, que el trabajo que estoy realizando con las muñecas permita volver a poner de moda la cultura mallorquina, y por qué no, llegar a abrir una tienda donde enseñar la elaboración de las muñecas típicas mallorquinas, los vestidos payeses y otros productos. La verdad que ese sería mi sueño.

Contacto de Yurii Hurenko: 688 21 77 14 .
Gmail: yuriy.gurenko@gmail.com



Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019