Jesús Sánchez: presidente de A.B.O.N.E: “Muchos empresarios lo están perdiendo todo. Solo aquellos con más músculo financiero podrán resistir”


17/07/2020

Por Álex Pomar


Existe una gran preocupación desde el sector del ocio nocturno en Baleares por las medias tan exigentes, y sobre todo restrictivas para el mínimo funcionamiento de este ámbito tan importante y que tanto impacta en la economía de nuestras islas.

Jesús Sánchez, presidente de A.B.O.N.E (Asociación Balear de Ocio Nocturno y Entretenimiento) y vicepresidente de la federación ‘España de Noche’, destaca que todas estas medidas les permiten abrir sus locales, pero de forma muy restrictiva. “Lo poco que hemos podido conseguir es que en sitios de hasta 300 personas, poder abrir un 75 por ciento de ese aforo”.

El dirigente comenta que realizan una reunión cada quince días para intentar buscar soluciones, pero que éstas las ve lejos, ya que ve a un Govern muy radicalizado en cuanto a sus posturas y no cree que se pueda cambiar demasiado, además, “el Govern balear no quiere permitir más de lo que ha ofrecido”.

“Queremos dejar claro que nosotros (el sector del ocio nocturno) debemos ser parte de la solución y no del problema. Tenemos un documento del Ministerio de Sanidad diciendo que cumplimos las medidas sanitarias requeridas”, añade Sánchez.

El presidente de A.B.O.N.E también dice que últimamente, y es una de las preocupaciones del sector, están desempeñando una labor de detectives de fiestas clandestinas, pero que ese no es su trabajo. “No podemos llegar a todos los locales, y estas fiestas son un auténtico peligro para la salud pública. Creemos que las autoridades competentes deberían estar más encima de esto”.

Este pasado martes, la asociación, junto a unos 100 empresarios del sector, se reunieron para buscar soluciones, y destacan dos caminos a tomar: un proceso judicial para conseguir la cautelarísima, una opción que se sigue teniendo en cuenta pero que es a largo plazo, y la segunda es la de realizar movilizaciones para mostrar nuestra preocupación al respecto de las medidas establecidas por el Govern Balear.

Precisamente, el 15 de julio, en el Paseo del Borne, se realizó la primera de ellas. Esta concentración se llevó a cabo en horas de la mañana y se apostó en la calle Montenegro, ante la Consellería de Modelo Económico, Turismo y Trabajo, de la cual es consejero el señor Iago Negueruela, y como punto final, el Consolat de la Mar, sede de la presidencia del gobierno autonómico, que ostenta Francina Armengol.

“A nivel nacional se elaboró un documento para marcar protocolos a seguir, y el Govern balear no ha querido saber nada, a diferencia de otras Comunidades Autónomas donde este documento se ha incluido en las negociaciones entre administración y el sector del ocio nocturno”, comenta Jesús Sánchez.

La preocupación es máxima dentro del sector, ya que muchos empresarios lo están perdiendo todo. Solo aquellos con más músculo financiero podrán resistir, pero hasta el momento el balance de resultados es completamente de pérdidas. Desde A.B.O.N.E han contabilizado hasta 20.000 trabajadores afectados, con una previsión de temporada alta no demasiado alentadora, y sobre todo, un invierno muy duro.

La petición más importante que hacen es la flexibilización de las medidas impuestas por el Govern. Aún así, indican que en un futuro van a buscar compensaciones y bonificaciones por todos los meses que han permanecido cerrados sin poder atender las obligaciones de alquiler. Lo que dice el portavoz de la Asociación es claro:

“Queremos trabajar para sobrevivir, y sabemos que van a ser unos meses muy difíciles”.

Testimonios

A nivel particular, diferentes empresarios del mundo de la noche lo ven igual de duro. Toño Barrio, regenta hasta cuatro locales (Millenium Sport, Millenium, Praga, La Barra), y la medida más incomprensible para él es la del horario. “Lo que intentamos es trabajar, creo que es un sinsentido el permitirnos abrir solo hasta las 2 de la mañana, ya que la gente llega tarde, no están acostumbrados a salir más pronto y con los precios del alquiler, necesitamos abrir más tiempo”.

Los empresarios del sector del ocio nocturno no están en desacuerdo en que se adopten medidas sanitarias más exhaustivas en los locales, como reducir el aforo, proporcionar gel hidroalcohólico en la entrada, limpieza continua de los servicios.

“Creo que todas las trabas, sobre todo relacionadas con los horarios de cierre, están fomentando las fiestas clandestinas, e incluso, algunos locales que una vez que pasan las 2 de la mañana, cierran la verja pero siguen albergando a gente en el interior. Y todo eso sí que no está controlado con lo que puede ser un foco muy importante de contagio”, comenta Barrio.

También afirma que la gente no tiene ningún tipo de miedo a acudir a los establecimientos de ocio nocturno, pero vista la situación de indefensión, “sería mejor no abrir y tener ayudas para los alquileres, abrir de forma ‘normal’ pero con medidas sanitarias exhaustivas, o directamente no abrir”,

Como mensaje final, dice que le gustaría que hubiera sentido común entre los dirigentes y que no se tomaran medidas sin sentido, que las que realmente se lleven adelante sean por tema sanitario. “Creo que el tema del horario puede beneficiar a algunos sectores, pero está perjudicando gravemente a otros”, concluye.
La misma percepción tiene Carlos Peña, dueño del local Pa’lante, en cuanto a la reducción de horario de apertura. Desde las instituciones les han comentado que dicha reducción es para evitar contagios y posibles rebrotes, algo que no terminan de ver claro.

Otro tema que preocupa bastante es cómo pagar los alquileres, “nos dijeron que íbamos a tener ayudas para poder pagar el alquiler, pero de momento no sabemos nada”, comenta Peña.

Los empresarios coinciden en cuanto a las propuestas o reclamaciones que se llevan a cabo.

Una de las formas que están utilizando para intentar paliar los efectos adversos, tanto de la pandemia como de las medidas impuestas por el Govern, están abriendo antes para esas horas que no pueden abrir, pero siguen encontrando dificultades sobre todo en cuanto a las costumbres de la sociedad y al horario de acudir a estos locales.

Respecto a la hora de cierre dicen que “tenemos algunas quejas por parte de los clientes, pero al comentarles que hay policía afuera controlando que se cumpla la ley, lo entienden y no hay más problemas”, añade Carlos Peña.

Y respecto a la preparación de los trabajadores, comenta que se realiza una reunión previa de cada servicio para preparar a los empleados, repasar la normativa y que no se descuide ningún detalle.






Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019