Sonia Vivas: “Quienes estamos en la política no debemos instrumentalizar un movimiento social”


17/07/2020

Por Alex Pomar


Hace tres semanas fue publicado en el periódico Ultima Hora un artículo en el que aludía a una carta en la que la Plataforma Comunitat Negra, Africana y Afrodescendent de Mallorca criticaba a la regidora de Justícia Social, Feminismo y LGTBI de Cort, Sonia Vivas (Unidas Podemos), por la campaña Stop Racismo, puesta en marcha una semana después de la manifestación en Palma por la muerte de George Floyd en Estados Unidos.

La campaña fue calificada por los convocantes de “oportunista” para añadir en la misiva dirigida a la regidora, la plataforma asegura que «el antirracismo ya no puede ser solo una campaña de marketing que reproduce de nuevo la estigmatización de Son Gotleu y s’Arenal».

El grupo de la plataforma en el documento reprocha que esta campaña se trata de «un oportunismo estético o un ejercicio de whitesplaining paternalista», además, expone que «el antirracismo es demasiado serio como para pretender dictarlo solo desde el discurso hegemónico y sin el concurso de los cuerpos racializados que servimos de diana del racismo».

Siguiendo la línea editorial de Baleares Sin Fronteras de estos 17 años de encontrar diferentes versiones de la noticia, intentamos infructuosamente localizar a Guillem Balboa, representante político de Més, ex alcalde de Alaró para conocer detalles sobre la creación de esta plataforma, que dicho sea, fue la organizadora de esta concentración realizada el domingo 7 de junio en el Mercat del Olivar de Palma.

De la misma manera, en ediciones anteriores de este periódico hemos hablado con representantes de la Plataforma por la Inmigración que muestran su descontento por cómo este gobierno progresista adolece de políticas de integración social en esta Comunidad Autónoma. Incluso, uno de sus portavoces, el uruguayo, Federico Marotta ha manifestado en reiteradas oportunidades sobre la forma en que se utiliza a la inmigración en época electoral, para después de las votaciones ignorarla.

Hemos retomado el tema con la regidora Sonia Vivas, quien nos recibido en su despacho del Centro Flassaders de Palma.

Baleares Sin Fronteras: ¿Se hacen campañas de anti-racismo de salón?
Sonia Vivas:
Se hacen campañas anti racismo desde el Ayuntamiento de Palma, que lógicamente tiene la limitación de ser una institución pública donde hay que tener en cuenta que se está gobernando para toda la gente que nos ha votado y la que no nos ha votado. Y es una campaña anti-racista institucional.

BSF: Hubo polémica a raíz de una carta que le llegó de parte de la comunidad negra afrodescendiente. ¿Cómo opinión le merece?
S.V.:
recibo las críticas de todo el mundo desde la reflexión. Hay gente que en un momento dado tiene algo que decir, y eso siempre es bueno. En cuanto al tema de la carta, llegó más de 24 horas después de que se enviara a un periódico, donde luego fue ublicada. En el artículo se señalaba que yo había recibido una carta, lo que no es verdad ya que se me entregó en mano al día siguiente de parte de dos personas que estaban implicadas en la política activamente, y que representan al partido político Més.

BSF: ¿No ocultó su malestar por la reacción suya en los medios?
S.V:
Esto sí que me causó malestar y me invitó a la reflexión, pero en otra línea, para ver qué es lo que estaba pasando allí. Yo creo que no se debe nunca instrumentalizar un movimiento social por parte de las personas que estamos en la política, hayamos sido o no activistas antes.
Los movimientos sociales deben ser libres para poder señalarnos. A mí cuando un movimiento social me señala para hacerme una crítica, la lectura es que esa platafroma me está diciendo algo.
Entonces, ¿de qué sirven los movimientos sociales? Estos deben tener su autonomía y poseer vínculos con todo el mundo para poner sobre la mesa aquello que quieren transformar.

strong>BSF: ¿Qué es lo que más le ha disgustado de esta situación?
S.V: No me gustó que el partido Més, que además no se ha pronunciado durante toda la polémica que ha habido, tampoco haya querido coger el teléfono para hablar.
Convocamos una reunión urgente con los socios de gobierno para tratar este asunto, y de hecho, desde Unidas Podemos pedimos la reprobación de Catalina Trobat, que fue la persona que llevó la carta en mano.
Este hecho lo consideramos una deslealtad a lo que es el pacto de gobierno. Y además, a nivel de movimientos sociales se considera muy mal el hecho de que haya gente que esté en la política activa, que tenga influencia y responsabilidades en partidos y que esté, de alguna manera, enarbolando movimientos sociales, y siendo coordinadores.

BSF: ¿Qué opina de aquellos que tachan esta campaña de oportunista?
S.V.:
Se puede hablar todo. Nosotros, lógicamente, teníamos todo el marketing hecho desde antes de que viniera la pandemia. En pleno estado de alarma no se podían imprimir guías ni nada similar.
Todo el material estaba preparado desde hacía mucho tiempo. La red ‘Stop Racismo’ lleva trabajando más de dos años, donde está el Ministerio del Interior, diversas ONGs, sindicatos y Cruz Roja.
Es una red grande de personas que se reúnen para que cuando les llegan casos de discriminación, o posibles casos de discriminaciones raciales, saber a dónde llevar a las personas y orientarlas sobre qué recursos tengan.
Esta red decidió hacer una campaña, y eso es fruto del trabajo. Teníamos todo el material en cajas. Me parecía oportuno sacarlo cuando sucedió lo de George Floyd, así que esperamos unas semanas, pero bueno, ¿lo han considerado también oportunista?. No pasa nada, se puede hablar y la gente se entiende hablando. No le veo mayor problema.

BSF: ¿Existen mensajes paternalistas sobre la inmigración?
S.V: Hay que escuchar lo que se dice y tratar de cambiarlo. Y también creo que hay un discurso paternalista sobre la inmigración. Incluso, cualquiera de nosotros. Yo por ejemplo, soy una persona no migrada y hablo de una realidad que no es la mía, y eso es una demanda que no es la mía.

BSF: Lleva un año en el cargo. ¿Qué se ha hecho bien, qué cree que debe mejorar, qué le gustaría cambiar?
S.V.:
Yo creo que la COVID-19 nos ha paralizado muchas cosas, y nos ha hecho cambiar el rumbo de varios asunto que íbamos a hacer.
Por ejemplo, el teléfono de Teledrets no era algo que tuviéramos previsto en un momento dado, porque pensábamos hacerlo de otra manera. Nos ha cambiado mucho la visión de todo lo que ha sucedido con la pandemia, y lógicamente a las personas migradas, que son las que tienen muchas más probabilidades de quedarse fuera del sistema. Numerosas veces se hacen cosas por la inmigración que no se ven, concretamente, se leen de otra manera. Por ejemplo, todo el tema de género. Vale resaltar que muchas de las mujeres que tenemos en la ‘Casa de Acogida’, en un alto porcentaje, son migradas. Las mujeres que van allí son las que no tienen no tienen familia, muchas de ellas son inmigrantes, no tienen trabajo,y otras se han separado de sus agresores. Sin esa casa de acogida estarían en la calle.

BSF: Un tema polémico. ¿Qué opina de las pintadas a la estatua de Fray Junípero Serra?
S.V.:
Este tema ya tuvo repercusión en el año 2015 cuando lo canonizaron. Hubo un movimiento de protesta. Es una figura controvertida, es oriundo de Mallorca, entonces entiendo que haya resistencias.
Lo que siempre pongo sobre la mesa es la necesidad de reescribir la historia, porque la historia está plasmada desde las élites económicas y desde las oligarquías, que en su momento consideraban quién debía tener una estatua y quién no. Pero también hay otras muchas historias de otras luchas que no se han contado, por ejemplo que América no fue un descubrimiento.
O sea, la historia de nuestras relaciones con América Latina están impregnadas de lo que pasó en aquel momento, es decir una colonialidad pora y dura. De lo que sucedió en aquel momento y son contemporáneas.

BSF: ¿Sus comentarios no resultaron indiferentes a la opinión pública?
S.V:
No es algo que haya sucedido y ya está.
Nuestras relaciones de hoy están impregnadas de todo lo que pasó allí. Nos están afirmando que sucedió de una manera que no corresponde a la realidad.
Por lo tanto esa estatua, además de que representa a un monje con un crucifijo gigante acompañado por un niño indígena desnudo, creo que puede ser hiriente para la gente. Se está narrando una sola parte de la historia de la implantación de los españoles en América.
No entiendo por qué no puede haber un debate ahora sobre cómo reescribir esta parte de la historia.

BSF: La Plataforma por la Inmigración se muestra en desacuerdo con las políticas de integración que se llevan a cabo desde la Comunidad Autónoma y algunos ayuntamientos, especialmente en un gobierno progresista. ¿Qué opina?
S.V:
Siempre estaré abierta al diálogo, hay gente muy calificada que representa a sus diferentes comunidades. Siempre estaré dispuesta a iniciar una mesa de diálogo con ellos para trabajar por varias temáticas en común.






Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019