Afectado por la cita de huellas: “es un secreto a voces la falta personal y la desorganización, los políticos no hablan de este tema”


31/07/2020


Álex Pomar

Los problemas de falta de citas previas para huellas en la policía han sido tema de nuestros últimos artículos.

Juan Francisco Almenares, un cubano de 53 años residente en Campos (Mallorca) ha pasado prácticamente un año esperando cita previa.

Se ha visto obligado a acudir a las altas instancias del Gobierno con el fin de conseguir una cita para la toma de huellas.

La primera queja de este inmigrante apunta a la jefatura de la sección de Extranjería, “por el desconocimiento y la poca preparación que demostraron ante el problema que les planteé”.

Y prosigue: “Todo empezó con un divorcio. Me separé de una pareja (la cual era de origen español) y debido a ese cambio, pasaba de tener una tarjeta de familiar comunitario a una de residencia y trabajo. Y con eso, tuve 90 días para presentar el expediente de cambio de tarjeta”.

Juan Francisco se muestra inconforme por la ‘desinformación’ que le dieron en Extranjería. Él conocía los plazos y los pasos a seguir. Tal y como afirma, la atención que recibió en dicho organismo gubernamental no fue nada buena. “La jefa de sección para poder cursar ese cambio de tarjeta, debía ceñirse a la fecha en la que recibí la sentencia de divorcio, sin embargo, cogió una fecha anterior, y cuando presenté mis papeles el plazo había expirado”, comenta.

Dicha situación lo obligó a estar sin papeles desde marzo de 2019 hasta el mes de agosto, es decir cinco meses. Durante este tiempo no se quedó de brazos cruzados y le escribió al ‘Defensor del Pueblo’, y al ‘Buen Gobierno y Transparencia’ de Baleares, hasta que hubo reacción de parte de las instituciones.

Agrega que en julio de 2019, una magistrada del Registro Civil de Manacor elaboró un documento para esclarecer la firmeza de la sentencia de divorcio, declarando que Juan Francisco había presentado los papeles en fecha y forma procedentes, según lo estipula la ley. Esta resolución dejaba en claro que la fecha escogida por Extranjería no era la correcta. Hecho que se confirmó con la presentación de la resolución a la Delegación de Gobierno en Baleares, con la posterior respuesta afirmando que todo se había tramitado en los plazos establecidos.

El extranjero residente en Capos afirma que con estos papeles pudo conseguir la ‘residencia permanente’, pero que después empezó otro auténtico ‘vía crucis’ con la Policía Nacional para la toma de huellas. “Desde septiembre de 2019 intenté obtener una cita y no pude hasta el 7 de abril, pero debido a la pandemia de coronavirus”, agrega, “la cita se anuló, y aunque me dijeron que me darían una nueva, nunca obtuve respuesta”.

Cansado de no tener una explicación a lo que estaba sucediendo, decidió escribir una carta al Ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska el pasado 13 de julio. La decisión repercutió favorablemente y el pasado viernes 24 de julio recibió una llamada de la policía en la cual le notificaban una cita para la toma de huellas el 29 de julio. Relata que acudió ese día y volvió a tener problemas ya que no figuraba en la lista.

Finalmente y tras varias averiguaciones logró ser incluido en el listado.

Y la casualidad hizo que el mismo día 24 de julio, dos horas después de que recibiera la llamada de la policía, le llegara un correo electrónico del gabinete del ministro Grande-Marlaska asegurándole que se daba curso a la petición que había expresado en la carta enviada la semana anterior.

Juan Francisco no vacila en afirmar que la llamada de la policía fue por “algún toque de atención que les dieron ‘desde las altas instancias’, a tenor de la queja presentada al despacho del ministro”.

Tras pasar por estos tediosos trámites burocráticos, asegura que algo deben hacer “no puede ser posible que la gente viva este calvario de las citas previas para la toma de huellas”.

Es un secreto a voces que falta personal, y existe bastante desorganización.
Nadie habla de ello en las instituciones, los políticos ni se inmutan para corregir esta situación”, concluye Almenares.






Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019