Alfonso Robledo: “Se prevé la desaparición de aproximadamente el 30% de la restauración en Baleares”


10/09/2020


Por Álex Pomar


Baleares Sin Fronteras: ¿Qué futuro le espera a la restauración balear en los próximos meses? ¿Hay posibilidad de un ligero repunte positivo o las previsiones van en caída libre?

A.R.:
Existe una preocupación brutal por el futuro próximo. Se prevé la desaparición de aproximadamente el 30% del sector, que ni siquiera llegará al mes de enero. Detrás de un mal verano viene un mal invierno, y la verdad es que lo peor está todavía por llegar. El tsunami viene en octubre. Aunque todavía hay cierta actividad, en poco tiempo se terminará el dinero y ese circulante dejará de existir.
Además, si no nos dan ayudas, que no nos las darán, y los gastos siguen siendo los mismos con el añadido de que hay menos ingresos, no puede existir ese repunte positivo.

BSF: ¿Cuál es la mayor preocupación que le han transmitido los empresarios del sector?

A.R.:
La petición del sector es que los ERTE se prolonguen hasta abril y pasen a ser fuerza mayor. También vemos con preocupación posibles reducciones de aforo en los establecimientos, algo que ya vimos mal cuando se empezaron a dar esas reducciones, porque eso mata a la restauración. Creemos que no es la solución.

BSF: ¿Y qué argumentan desde la Administración?

A.R.:
Ellos mismos reconocen que los brotes no vienen por la hostelería, y están demostrando que las medidas no son acertadas. El cierre a la 1 hace que las personas cenen y se vayan a sus casas, y ahí es donde están los contagios. En países de Europa es al contrario, ya que recomiendan que las reuniones se realicen en bares y restaurantes porque allí se cumplen las medidas sanitarias, el personal está preparado para cualquier eventualidad y los locales están desinfectados a diferencia de lo que puede pasar en un domicilio particular.

BSF: ¿Hay alguna solución que le hayan dado desde la Administración para intentar paliar los efectos negativos de la temporada?

A.R.:
Nos damos cuenta de que las instituciones han trabajado muy poco con el sector para poder tomar las medidas adecuadas. Un ejemplo. Se dijo que se adecuarían a las circunstancias un puerto y un aeropuerto seguros y no se ha hecho nada.
Algunos municipios han dado la posibilidad de tener terrazas gratis, pero no todos los locales pueden adecuarlas.

BSF: ¿Conoce el número aproximado de bares, cafeterías y restaurantes que han cerrado en estos meses?

A.R.:
Hay aproximadamente un 40% de los establecimientos que no han abierto desde que se decretara el estado de alarma. España ya estaba tocada económicamente antes de que empezara la pandemia y esto ha significado el tiro de gracia para el país arrastrando al sector de la restauración, y más concretamente aquí en Baleares que vivimos prácticamente en su totalidad del turismo.

BSF: ¿Cuáles son las previsiones a corto y medio plazo para Baleares en el sector?

A.R.:
Es muy difícil hacer previsiones. Cambia todo cada semana. Los establecimientos de restauración hablan de que el próximo año podría haber un ligero repunte, al menos ‘ver la luz al final del túnel’, los hoteleros van un poco más allá y hablan de que no habrá buenos datos hasta dentro de dos años. Lo que sí es cierto es que van a venir meses muy difíciles y no se sabe cuántos van a poder aguantar.






Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019