Talento apagado


29/09/2020


Por Álex Pomar

Los propios artistas residentes en Mallorca narran como viven su propio viacrucis. Ellos han visto gravemente afectada su economía por la pandemia. Los espectáculos de música en vivo se han cancelado por la obligación del cierre de los locales de ocio nocturno en donde son habitualmente contratados para actuar.

Yoraima Show, cantante venezolana que normalmente trabaja de abril a octubre. Este año estuvo activa de junio a la segunda semana de agosto.
“Mi show es para poner a bailar a la gente y al estar prohibido he sido de las más afectadas. Las medidas me han obligado a cambiar el repertorio y ha hecho que no pueda actuar tanto. De unas 150 a 160 actuaciones a tan solo 12 este año”, comenta Yoraima.

La cantante venezolana afirma que económicamente ha sido un “palo” ya que los demás compañeros tienen otros sustentos, mientras que ella vive de esto desde hace unos treinta años.

“Quiero ser positiva y espero que en enero acabe esto, pero veo las noticias y la verdad que pinta para largo”, dice.

Otro caso es el de Mariano Miranda, que ha trabajado tan solo seis semanas y ve el futuro ‘muy negro’ para el sector del espectáculo y de la música en vivo si no se reactiva el turismo. Aún así, comenta que está agradecido con los hoteles y empresas que han confiado en él para el tiempo que han organizado eventos en el corto periodo que abrieron este verano.

“Para Mallorca veo un futuro muy malo. No me puedo aventurar a lo que pasará, creo que vamos a volver a una fase 1 o incluso peor. Creo que hasta que el 60% de la población mundial no esté contagiada el virus no remitirá”, afirma Miranda.
Otro aspecto que le hace sentirse orgulloso es de ver a los artistas callejeros todavía en las principales vías de referencia. “Tenemos el espíritu de hacer, pero la situación no nos lo permite”.
El futuro lo ve muy mal, e incluso, se plantea marcharse a otro lugar fuera de Baleares si la situación sigue mucho tiempo igual.

Raúl Florensa, este pianista español comenta que la temporada turística ha sido mala y que en situaciones normales suele empezar en febrero hasta el mes de octubre. Este año tan solo ha podido hacer unas trece actuaciones, números que en un año normal son de un solo mes.

“A corto y medio plazo son malas las previsiones. Creo que hasta dentro de 2 o 3 años la situación va a ser bastante complicada”, afirma.

Sin embargo comenta que “por suerte lo de pianista es un extra, pero no deja de ser un plus importante. Habrá que ver si podemos volver al nivel de otros años, aunque es complicado. Solo queda esperar. Vendrán tiempos mejores”.

Gabriela Berrospi, ha dedicado estos meses de pandemia al tema deportivo, bailes, clases online y coreografías.

“Ha sido muy difícil llevar algún contrato a cabo, incluso a finales de julio tenía pendientes algunos shows y al final se cancelaron todos”, comenta la cantante y bailarina de origen peruano.

La multifacética artista afirma que es una situación muy complicada la que vivimos y que ha afectado bastante a las salas de fiesta. “Sin el baile es difícil que se organicen eventos”, concluye.

Adriana Santana, artista uruguaya comenta que en todo el verano no ha podido trabajar y las pocas ofertas que recibía eran para lugares cerrados con demasiada gente. En su momento cuando se podía organizarlos “no he querido aceptarlos por la pandemia”.

“Esperamos que las autoridades nos digan cuándo empezar. Tengo familia de alto riesgo y es importante poder desarrollar mi actividad sin que implique un peligro tan elevado para ellos. No les quiero perjudicar”, afirma.

De igual manera, ve que la situación no pinta bien para los próximos meses y da por cerrada la temporada, ya que no espera nada para la campaña navideña.

Una de las actividades que ha aprovechado para estos meses de confinamiento y de poca actividad en el sector musical y de espectáculos, ha sido la artesanía. De ahí ha sacado al mercado una línea de productos llamada ‘Adriana Santana Music’, en el que diseña bolsos, collares, mascarillas, gargantillas, entre otros artículos.

“Esperemos que la situación poco a poco vaya a mejor. Solo queda esperar hasta el año que viene”, comenta resignada.






Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019