Aina Calvo: “Somos un destino poco atractivo para que los funcionarios públicos vengan a trabajar”

14/10/2020


Por Juan Pablo Blanco A

Tras varios meses de estar pendientes de la entrevista con la representante del Gobierno Central en las Islas, Aina Calvo, nos ha recibido en su despacho de la Calle Constitución. La ex alcaldesa de Palma fue nombrada Delegada del Gobierno en febrero de este año y al mes siguiente le tocó afrontar uno de los desafíos más duros de su carrera política cuando se decretó el estado de alarma por la pandemia del Covid-19.

BSF: ¿Cómo podría resumir todo lo que ha pasado hasta el día de hoy?

A.C:
Ha sido tremendo. Quién nos podría decir que íbamos a vivir algo así. Creo que si lo hubiésemos visto en el cine pensaríamos que era un guión exagerado, que no estaba ajustado a la realidad.

Han sido unos meses muy intensos con un desafío inmenso, planetario además, y creo que pone a prueba muchas cosas, pero sobre todo nos deja una lección de coordinación y aprender que por encima de toda situación prevalece el derecho de todos a la sanidad pública.

BSF: ¿Qué se ha hecho bien y cuál sería la autocrítica en el manejo de la pandemia?

A.C:
En la vida siempre hay cosas que son mejorables. Seguramente visto con el tiempo uno piensa que ojalá hubiéramos podido anticipar todo lo que venía. ¿Qué hemos hecho mal? Depositar toda nuestra capacidad de proveernos de material a un mismo mercado, el chino, sin ser capaces de prever que deberíamos tener capacidad de autoabastecernos. Eso nos deja en una posición de clarísima fragilidad.

BSF: ¿Qué ha fallado en la desescalada?

A.C:
No creo que solo haya sido el gobierno al cual no eximo responsabilidad, pero si es cierto que lo económico nos ha empujado a acelerar esa desescalada. La relajación en el cumplimiento de las medidas restrictivas nos ha llevado a que se haya podido adelantar esta segunda ola de contagios.

BSF: ¿Considera un error haber abierto fronteras en Baleares sin hacer el PCR a quienes venían de afuera, uno dos de los argumentos de la oposición?

A.C:
Es lógico que cada formación política, incluso desde otros países, se plantee miradas distintas a la gestión de la pandemia. Ahora bien, la apertura de aeropuertos, y por ejemplo en el caso de Baleares se planteó un corredor seguro para el inicio del turismo. Esto trajo esperanza para que los turistas vinieran.

Por lo tanto, se corrió un riesgo, pero también es cierto que tendríamos que hacer un ejercicio que nos aleje de cierta hipocresía. El contagio no nos ha venido de los turistas. Las informaciones apuntan a que los contagios provienen de nuestra propia relajación y el desplazamiento la gente a sus lugares habituales de trabajo.

Las pruebas PCR para todos es un debate que ha existido en el seno de la Unión Europea. Y por lo tanto, se decidió que en principio no iban a ser necesarias. Creo que aquí hemos tenido un buen control sanitario y se han tomado las medidas correctas a todas las personas que procedían de vuelos internacionales, sin embargo, he de admitir que la segunda ola de contagios nos ha dejado un poco desconcertados a todos.

BSF: ¿Cómo ve el panorama general que le espera a Baleares?

A.C:
La caída del PIB es extraordinaria. Nuestra dependencia de la actividad turística es prácticamente total y, por supuesto, esta actividad es una de las más perjudicadas por la pandemia.

La parte que nos ofrece cierta esperanza y sosiego para abordar esta realidad apunta a la prolongación de los ERTE. Creo que ha sido muy importante la cobertura para los fijos discontinuos, una modalidad de contratación que no es exclusiva en Baleares, pero sí que aquí tiene un peso muy elevado.

Pienso que ha sido buena la coordinación del gobierno central con la comunidad autónoma y los agentes sociales con las patronales y sindicales para intentar amortiguar el golpe de esta gran crisis.

Inmigración

BSF: ¿Cómo se está afrontando la avalancha de pateras llegadas a Baleares?

A.C:
La migración es un fenómeno planetario propia del ser humano para mejorar el nivel de vida cuando no ve oportunidades en su país de origen. Otras personas emigran para salvar su vida cuando se ve amenazada.

La dificultad está cuando esa migración es irregular. Nos pone a todos en una posición difícil. Tenemos que intentar que la migración sea un fenómeno regular y seguro.
En el caso de las pateras, la migración que estamos viviendo en estos momentos es irregular y eso hace que se nos coloque en una posición complicada de gestionar. Creo que lo estamos haciendo bien porque las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado lo están tratando de una forma extraordinariamente profesional.

En las primeras 72 horas se encargan de identificar a estas personas para después pasar por un control sanitario, es decir, un PCR. Cabe aclarar que son personas que no tienen un lugar de residencia en las Islas y es necesario detectar su estado de salud para proceder o no a su aislamiento.

Nosotros lo que hacemos es desplazarlos a los CIES (Centros de Internamientos para Extranjeros) para posteriormente ser devueltos a sus países de origen.

BSF: El sindicato de la Policía Nacional aseguró que no había medios para afrontar esa avalancha de pateras. ¿Qué responde?

A.C:
Los sindicatos de la Policía Nacional están preocupados y defienden su ámbito profesional, pero quiero remarcar que toda la atención a las personas migrantes irregulares se hace con garantías. El control sanitario es total. Por tanto, no ponemos en riesgo la vida de nuestros efectivos y nos esforzamos para que trabajen en las mejores condiciones.
Es muy bueno también que mantengamos un diálogo fluido, porque así todos podemos mejorar las actuaciones. Hemos establecido un protocolo de trabajo entre las administraciones para ser ágiles en la atención a estas personas que llegan en pateras.

BSF: Desde algún sector de la oposición se carga contra el Gobierno por dar prioridad sanitaria a los inmigrantes de patera que a los propios españoles. ¿Qué dice al respecto?

A.C:
Me parece absolutamente detestable que tratemos de enfrentar a los ciudadanos por este tema. Estos mensajes consegún qué lenguaje hay que combatirlos. Esta migración es irregular, debemos ser solidarios, pero hay que aclarar que estas personas son devueltas a sus países de origen, tal y como establecen nuestras leyes. Simplemente nuestra capacidad de acogida es limitada.

A estas personas cuando llegan se les confina en el mismo lugar que a cualquier otra. No se hace nada diferente que no se haga con cualquier otro ciudadano.

BSF: En las diferentes dependencias oficiales la prestación del servicio público deja mucho que desear por la falta de personal, ¿qué opina?

A.C:
Tenemos varios factores que nos llevan a esa realidad. En este momento hay plazas que no están cubiertas. La Administración General del Estado en Baleares tiene una dificultad. Somos poco atractivos como destino de trabajo. El funcionariado tiene que pagar una vivienda muy cara, el nivel de vida no es barato en las Islas. Por consiguiente, prefieren buscar otro destino para ejercer sus funciones como trabajador público.

Tenemos plazas que están sin cubrir y eso revierte negativamente en los ciudadanos. Lo primero que tendría que hacer es ofrecer disculpas. Sí que estamos tratando de agilizar todo. Es verdad que con la pandemia se ha acumulado trabajo, pero se están gestionando citas. Es lo que firmo con mayor frecuencia a lo largo del día. Muchísimos expedientes de tramitación de nuestra oficina y los de la Policía Nacional.

BSF: Baleares no es la excepción para el drama que se vive por la falta de citas previas para la toma de huellas desde antes de la pandemia. Mucha gente no puede acceder a su tarjeta física por esta problemática que parece no tener fin… ¿Habrá soluciones?

A.C:
En este caso por ser de la Policía Nacional se nos agrava el hecho ya que es un trámite que exige la presencia del usuario. Me consta que se van a incorporar varias máquinas y que el Jefe Superior de Policía está constantemente tratando de obtener los recursos necesarios para poder hacer mejoras. Han hecho un plan de choque que esperamos poner en marcha inmediatamente. De hecho, hemos habilitado más espacios en las oficinas para que la Policía Nacional pueda incorporar más personal. Esperamos que eso sirva para reducir ese impacto negativo.

BSF: ¿Existe la posibilidad de que se fortalezcan los convenios con profesionales que trabajan en la extranjería para agilizar estos trámites?

A.C:
Sí, de hecho ese protocolo de colaboración ya se puso en marcha hace aproximadamente un año. Es algo que ya me encontré hecho. Ha servido de ejemplo a nivel nacional. Lo que ocurre es que debemos tener claro de que se trata de un servicio público, y por supuesto, puede haber colegios profesionales que ofrezcan esos servicios para quienes puedan pagarlo. Pero siempre hacemos hincapié en que estos servicios gratuitos deben ser asequibles a los usuarios que lo necesitan.

BSF: ¿Qué mensaje le enviaría a estas personas que no pueden renovar por deficiencias de la propia administración?

A.C:
Quiero transmitir un mensaje de tranquilidad. No debería ser por la incapacidad administrativa que a estos extranjeros se les ponga en esa posición de invisibilidad. Espero que pronto remontemos en la prestación del servicio y mejoremos en las cifras.

Debo decir que he podido ver que en los últimos tres años la cifra de tramitación de expedientes va en aumento. Lo que puedo asegurar es que tenemos unos funcionarios muy comprometidos que trabajan muy duro para sacar adelante esa tarea burocrática que tenemos que vencer entre todos.

BSF: Aproximadamente hay unas 30.000 personas en situación irregular en Baleares y más de medio millón en el conjunto de España. ¿Hay posibilidad de una regularización masiva?

A.C:
Lo que sí sabemos seguro es que el ministro Escrivá en la Comisión Parlamentaria se ha comprometido a agilizar toda la tramitación para la regularización de una persona que pueda demostrar que tiene una oferta laboral. Y en esa línea se agilice la documentación que se deba presentar.

El compromiso es firme en la revisión de la modificación de la Ley de Extranjería. No me atrevería a hacer una afirmación tan grandilocuente de una regularización masiva, en absoluto, pero sí a revisar los mecanismos y los trámites administrativos para que sea, sobre todo, más racional a la actual.

BSF: Finalmente: ¿Se están defendiendo los intereses de Baleares en Madrid?
A.C:
Creo que sí.

Primero porque los defiende, a capa y espada, el Govern de les Illes Balears. Segundo, porque también tenemos representantes en la cámara parlamentaria de diputados y senadores que lo hacen bien. Y tercero, porque el Gobierno de España defiende la co-gobernanza.
Baleares está presente y haré todo lo que esté en mis manos para defender sus intereses en Madrid.



Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019