Artículo Jordi Mora: 5 razones por el consumo del producto local

15/12/2020

En un momento socioeconómico en que todo es analizado mirando hacia un futuro incierto, el consumo del producto local ha cogido un protagonismo necesario y muy destacado. La pandemia que vivimos y, el confinamiento sufrido, han provocado un escenario como mínimo de reflexión y que ha despertado la conciencia a muchos de consumidores.

El producto local se posiciona en la mente de muchos de isleños como primera opción pero dentro de un contexto de extrema dificultad. Ahora toca seguir trabajando para hacer del consumo local una prioridad permanente y no sólo fruto de una moda o una situación coyuntural. ¿Por qué y cómo debemos defender esta producción local?

1. Apoyo a empresas y emprendedores de las islas.

Consumir un producto local es dar vida al tejido empresarial que se ha creado y ha crecido en nuestras islas. Detrás de esta frase hay toda una serie de ventajas difíciles de resumir en pocas líneas. Un esfuerzo, una tradición, un legado, un relevo generacional, una promoción de nuestras islas...

Es en definitiva la mejor garantía de que dispondremos en un futuro de producción propia, de reducir en la medida de lo posible la dependencia exterior y poner la base para el día mañana tener suficiente músculo para exportar y crecer. Son puestos de trabajo cualificados, es formación y desarrollo... es hacer empresa local.

2. El medio ambiente y la sostenibilidad como compromiso local y global.

Pocas cosas pueden ayudar más a nuestro planeta que tomar conciencia individual y local de cuán necesario es actuar pensando en un compromiso medioambiental. La producción local tiene una manera de producir y distribuir mucho más respetuosa con el entorno que las grandes cadenas de producción que importan determinados productos. Debemos hacer valer el discurso del compromiso, explicando lo que hay de intangible cuando el producto es de aquí.

Cada acción tiene en sí misma una carga de responsabilidad individual y el vendedor local tiene que salir a explicar lo que tiene de valor, que no se ve pero es la mejor contribución para respetar nuestro entorno.

3. Precios ajustados y consumo directo.

Los precios siguen siendo determinantes a la hora de elegir un producto. Casi nunca se puede competir con marcas de fuera pero si que empieza haber conciencia de cómo inciden en el precio final las distribuidoras. El sector agroalimentario es un ejemplo. Aquí el consumo local puede hacer más justicia pagando precios que repercuten directamente en los productores y dando la posibilidad a más y mejores inversiones de futuro por los empresarios de nuestra tierra.

En definitiva, alimentar una cadena que lleve a sembrar más y mejor, poder pagar sueldos justos y profesionalizar aún más el sector. Todo depende del márgenes pero nos corresponde a nosotros inicialmente dar la confianza al productor local.

4. Cultura, tradición y relaciones.

La economía local da también la posibilidad de adentrarse bocado dentro aspectos no estrictamente pecuniarios. Hay toda una serie de relaciones sociales, cultura del saber hacer y conocer y de tradiciones ancestrales que marcan mucho la imagen de un territorio. Unas islas como las nuestras que viven del turismo, deben tener la capacidad de crear y proyectar manufacturación local porque detrás hay una experiencia única de compra por parte del visitante.

No debe ser postizo, ni basado en el concepto de producción en cadena de souvenirs sino, de acercar realidades y experiencias dignas de compartir con el mundo.

5. Salud y bienestar.

Aquí la producción agroalimentaria es básica. Tener una serie de productos que de la tierra en nuestra despensa sin tener que cruzar medio mundo no sólo es una clara apuesta de sostenibilidad sino de salud individual. La administración debe dar los primeros pasos para obligar a las escuelas, hospitales y centros públicos a tener unos porcentajes de productos de la tierra.

Necesitamos recuperar la cultura de los buenos hábitos y la producción local es sin duda un complemento perfecto para estar y sentirse bocado mejor.

Como presidente de Pimem, os animo a todos y todas a consumir el producto local de nuestra tierra, con responsabilidad y compromiso, la sociedad lo agradecerá.



Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019