El Govern presenta el dispositivo de control sanitario en los puertos y aeropuertos de las Illes Balears, en el que participaran 215 personas

18/12/2020

La presidenta del Govern, Francina Armengol, acompañada de la consejera de Salud y Consumo, Patricia Gómez, ha presentado el dispositivo de control sanitario en los puertos y aeropuertos a los pasajeros que lleguen de otras comunidades autónomas con una incidencia acumulada superior a 150 casos de COVID-19 por cada 100.000 habitantes. El dispositivo empezará este domingo y se prolongará mientras dure el estado de alarma.

El Govern asume el despliegue de este dispositivo después de haber logrado el compromiso del Estado para reforzar los controles sanitarios en los puertos y aeropuertos de las Illes Balears como medida de la contención de la COVID-19. “Esta enfermedad nos obliga a hacer esfuerzos y sacrificios continuados, individuales y colectivos. No podemos relajarnos.

El virus continúa entre nosotros, contagiando de una manera muy rápida y matando”, ha recordado Armengol, refiriéndose a la importancia de frenar el avance del virus en “una situación otra vez complicada y sobre todo cuando nos acercamos a unas fechas que pueden añadir más complicación, como son las fiestas de Navidad”.

Por este motivo, ha recalcado que los controles refuerzan las medidas de seguridad “para proteger mejor de la amenaza del virus a nuestra población y ofrecer la máxima protección entorno a la movilidad”.

La consellera Gómez ha explicado que los controles de llegada de pasajeros estarán ubicados en la terminal de llegadas de puertos y aeropuertos y que los forman un contingente de aproximadamente 215 personas, de las cuales 189 son técnicos sanitarios contratados por el Servicio de Salud y 26 son profesionales sanitarios de la Cruz Roja. En concreto, y por islas, habrá 115 personas en Mallorca, 49 en Ibiza, 44 en Menorca y 7 en Formentera.

Todos los pasajeros con destino final en las Illes Balears procedentes de Ceuta, Melilla o una comunidad autónoma española con una incidencia acumulada de la COVID-19 durante catorce días superior a 150 casos por cada 100.000 habitantes, a partir del 20 de diciembre, tendrán que rellenar un formulario de control sanitario que tendrán que presentar en su punto de entrada en las Illes Balears. El formulario está disponible en la web www.ibsalut.es/viatjar-a-balears, una vez rellenado, generará un código QR, que se tiene que presentar en el control sanitario. Este formulario incluye los datos del pasajero, la información sanitaria y el motivo del viaje.

Para determinar cuáles son estas comunidades autónomas, se tomarán como referencia los datos oficiales que publica periódicamente el Ministerio de Sanidad. Esta relación de comunidades autónomas se revisará cada quince días y se publicará en la página web del Govern.

La normativa se articula mediante un decreto de la presidenta y una resolución de la consellera de Salud y Consumo y distingue tres grupos de pasajeros: pasajeros con motivo no justificado, visitantes que llegan a las Illes Balears por un motivo justificado y residentes.

Los pasajeros con motivo no justificado que no presenten una prueba PCR o TMA negativa en el control sanitario se exponen a una multa de hasta 3.000 €, y además, tendrán que hacerse un test de antígenos en el aeropuerto.

En cuanto a los pasajeros que llegan con un motivo justificado tendrán que llenar el formulario de control sanitario explicando los motivos del viaje y presentar una PCR con resultado negativo hecha en las 72 horas previas a su llegada, una cita para hacerse la prueba a la llegada a la covid express o someterse a una prueba de antígenos al llegar al aeropuerto o al puerto. Si no lo hacen así, se tendrán que someter a una cuarentena de 10 días.

En el caso de los residentes, las condiciones de viaje serán las marcadas para pasajeros con motivos justificados, pero se les facilitará hacerse la prueba PCR o TMA en origen de manera gratuita para que su llegada a las islas sea más sencilla y para evitar aglomeraciones en los puntos de llegada. El coste de la prueba lo asumirá el Govern, que ha logrado acuerdos con 220 laboratorios, repartidos en diecisiete comunidades autónomas.

No se tendrán que hacer la prueba los residentes que hayan salido de las Illes Balears 72 horas antes de su vuelta, los transportistas de mercancías y las tripulaciones de barcos y aviones, ni los viajeros relacionados con competiciones deportivas federadas. Tampoco los niños menores de seis años.

Cribas poblacionales

Por otro lado, la presidenta también ha explicado durante la comparecencia la estrategia de cribas poblacionales que está haciendo el Govern para frenar la propagación del virus. Ha avanzado que la próxima semana empezarán cribas con tests de antígenos en el municipio de Inca, de lunes 21 a día 28, incluidos los festivos.

Armengol ha remarcado que estas pruebas masivas se hacen “siempre que lo recomienden los expertos sanitarios” y “sólo en aquellos municipios, pueblos o barriadas que cumplan los criterios técnicos que garanticen la efectividad de estos tests”, es decir, en poblaciones que tengan una incidencia muy elevada del virus, con una capacidad reproductiva elevada y no se hayan podido detectar brotes de contagios. “Es la estrategia que hemos seguido en municipios como sa Pobla y será la estrategia que seguiremos en adelante”, ha recordado.

Vacunación

De forma paralela, Armengol ha destacado que el Govern ya tiene preparada toda la estrategia y el dispositivo para la campaña de vacunación de la COVID-19, que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha confirmado hoy que empezará en España el día 27 de diciembre. Baleares recibirá 120.000 dosis asignadas de la vacuna elaborada por Pfizer, y la presidenta ha recordado que durante el primer trimestre del año se vacunará a la gente mayor y dependiente, así como a personal sanitario y sociosanitario.

El Govern se ha preparado para recibir las dosis con la compra de quince ultracongeladores para conservar la vacuna a la temperatura requerida y de otros quince congeladores más, y ya se dispone de todo el material informativo para los sanitarios que lo tendrán que administrar.

“La vacunación no es ninguna carrera. No es importante llegar los primeros, sino llegar seguros”, ha puntualizado Armengol, y ha subrayado que “es importante no poner en riesgo a aquellos que pueden ser más vulnerables”, así como “no bajar la guardia” y tener en cuenta que entre la primera y la segunda dosis la gente todavía se puede contagiar, porque no queda protegida hasta diez días después de la segunda, así como que el primer grupo vacunado será reducido en relación al grueso de población de las Illes Balears. “Tenemos que seguir las medidas de control absoluto entre todos nosotros”, ha sentenciado.



Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019