Coronavirus: Francia premia con la ciudadanía a los que combatieron la pandemia


29/12/2020

Fuente: La Nación


“Los trabajadores extranjeros dieron su tiempo y se pusieron en acción por todos nosotros durante la crisis de coronavirus”, dijo Marlène Schiappa, la ministra de ciudadanía de Francia. “Ahora le toca a la República dar un paso hacia ellos”.

Los beneficiarios incluyen no solo a los trabajadores de la salud, sino también a recolectores de basura, amas de llaves y cajeros, dijo Schiappa.
La medida de la vía rápida es un cambio notable para un país que ha adoptado reglas de inmigración cada vez más estrictas. Atrapados en el atasco del papeleo, las solicitudes de ciudadanía pueden tardar años en completarse, y el número de naturalizaciones ha ido disminuyendo a lo largo de los años.
Unas 48.000 personas adquirieron la nacionalidad francesa por naturalización el año pasado, un 18% menos que en 2015, según estadísticas del Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos.

El gobierno inició la medida en septiembre, cuando Francia se preparaba para una segunda ola de pandemia. El martes anunció que unos 700 extranjeros que estuvieron expuestos a una posible infección por coronavirus a través de su trabajo han sido puestos en una vía rápida para la naturalización desde entonces.

Aziz Youssef, un fisioterapeuta nacido en Túnez que emigró a Francia en 2014, dijo que obtener la ciudadanía por naturalización equivalía a “una carrera de obstáculos”. Recordó que envió una solicitud por primera vez a fines de 2016 después de graduarse con un título en fisioterapia y que le dieron una cita para un año después.

Youssef, quien dijo que había visitado a decenas de pacientes aislados durante la primera ola de la pandemia, esperaba que su solicitud se completara para 2022. Pero después de enterarse de las nuevas excepciones del gobierno para los trabajadores de primera línea, se comunicó con las autoridades locales que lo aceleró. Su penúltima entrevista tuvo lugar a principios de diciembre.
“Todo se aceleró muy rápido”, dijo Youssef, y agregó que veía la aceleración como “una forma de reconocimiento por el trabajo realizado”.

Realeza: el “annus remotis” de la reina Isabel II


La primera ola de coronavirus en Francia estuvo cerca de romper el sistema de salud del país, y los trabajadores de primera línea corrían mayores riesgos que la mayoría. Entonces, Schiappa pidió a los funcionarios regionales que aceleren las solicitudes de ciudadanía de los trabajadores extranjeros que se encontraban entre ellos.

“Participaron activamente en el esfuerzo nacional, con dedicación y coraje”, escribió Schiappa en una carta a las autoridades regionales.
Con más de 60.000 muertes cau sadas por el coronavirus y cerca de 2,5 millones de infecciones reportadas, Francia ha pagado un alto precio por la pandemia. Dado que las tasas de infección no bajaron tan rápido como se predijo, el gobierno francés decidió recientemente retrasar la relajación de algunas restricciones de bloqueo.

Más de 70 solicitantes han obtenido la ciudadanía desde septiembre y 693 más se encuentran en la etapa final del proceso, dijeron las autoridades. Aunque su nacionalidad no se ha hecho pública, los beneficiarios incluyen principalmente trabajadores sociales y de salud, así como empleados de comercios y funcionarios públicos.

Hay varias formas diferentes de obtener la ciudadanía en Francia: a través del matrimonio; por haber nacido en Francia o de un padre francés y por naturalización. En este último caso, el solicitante debe haber vivido en el país durante al menos cinco años, o dos años para los inmigrantes con un título obtenido en Francia, tener recursos estables y ser considerado integrado en la sociedad francesa.

En septiembre, Schiappa también ordenó a los funcionarios que redujeran el período de residencia en Francia requerido para obtener la ciudadanía por naturalización a dos años de los cinco habituales en el caso de “grandes servicios prestados”.
Didier Leschi, director de la Oficina Francesa de Inmigración e Integración, dijo que la medida de vía rápida era parte de “una larga tradición que se remonta a la Revolución Francesa, que es otorgar la ciudadanía a los benefactores del país”.

Pero Leschi agregó que rompía en parte con esta tradición, que generalmente se aplicaba solo a casos individuales y excepcionales. “Aquí se premió un esfuerzo colectivo”, dijo.

Esta no fue la primera vez en los últimos años que Francia se apartó de sus estrictas reglas de naturalización para recompensar acciones loables. En septiembre de 2018, Mamoudou Gassama, un migrante de Mali, se convirtió en ciudadano francés después de rescatar heroicamente a un niño de 4 años que colgaba de un balcón.

Youssef, el fisioterapeuta, dijo que ahora estaba esperando su entrevista final, donde se pondrá a prueba su conocimiento histórico y cultural de Francia.

“Esta pandemia ha revelado que Francia necesita a estas personas: médicos, cirujanos, trabajadores esenciales”, dijo Youssef.
The New York Times.






Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019