El 2020 ha sido un año de importantes mejoras en el Centro de Bienestar Animal de Son Reus en beneficio de la salud y la seguridad de los animales acogidos

04/01/2021

El año 2020 ha sido un año de importantes mejoras en el centro municipal de Bienestar Animal de Son Reus, por la realización de toda una serie de mejoras organizativas, de infraestructuras y de disponibilidad de recursos, orientadas siempre a mejorar la atención a la salud, el bienestar y la seguridad de los animales acogidos en el Centro.

Por otra parte, 2020 destaca por la importante reducción de las entradas de animales, especialmente de perros abandonados, vagabundos o por renuncia de los propietarios, que ha bajado un 34% entre enero y noviembre en comparación al mismo periodo de 2019. Esta reducción de entradas ha ido acompañada de un incremento de salidas por adopciones y recuperaciones por parte de los propietarios; lo que ha hecho que el centro esté al 40% de su capacidad.

Mejoras de las infraestructuras

A lo largo de 2020 se han realizado una serie de actuaciones de mejora de las infraestructuras, como por ejemplo la construcción de unos vestuarios en el edificio del quirófano. Se ha mejorado también la impulsión de las aguas residuales en uno de los módulos, en una de las naves y en la zona de vestuarios del personal. Asimismo se ha iniciado la construcción de una caseta de vigilancia, se ha instalado una nueva puerta de entrada al centro con sistema de apertura automática y dos sensores de carga para los vehículos eléctricos.

Otras actuaciones para la mejora de la seguridad de los habitáculos de los animales son la renovación de 40 puertas y rejas, pequeñas reparaciones en los cierres, renovación y mejora de los sensores de vigilancia, etc. También se han instalado 120 metros de pantalla de brezo y se ha realizado una prueba para la renovación del suelo de todos los habitáculos de los animales, con el fin de realizar la renovación completa en 2021.

Más recursos humanos y materiales para el bienestar de los animales

Para agilizar la recogida de animales, se ha incorporado un nuevo furgón eléctrico y una nueva furgoneta de EMAYA estará también al servicio del centro de Son Reus.

Se han adquirido este año 200 comederos nuevas y se han renovado 54 camas.

El equipo humano se ha reforzado con un contrato temporal de una nueva veterinaria.

Cabe destacar también la realización de 6 cursos de manejo de perros para los voluntarios (5 de nivel básico y 1 avanzado), en los que también ha participado el personal del centro.

Actuaciones de gestión y organización

En este sentido destaca la implantación de un nuevo reglamento para la gestión del voluntariado, para regularizar y organizar la presencia y aportación de los voluntarios, tan importante en un centro como Son Reus, donde el voluntariado es esencial en la atención a los animales acogidos y ls promoción de las adopciones.

Se aprobó también la exención del pago de las tasas de alimentación de los perros adoptados cuando se está pendiente de la emisión de licencia, si se trata de perros considerados potencialmente peligrosos.

Ha sido muy importante en 2020 la capacidad de dar una respuesta organizativa a la situación de pandemia, que ha permitido en todo momento garantizar la atención a los animales. Se organizaron los turnos de trabajo en dos grupos burbuja para que en ningún momento quedara el centro desatendido por contagio o aislamiento del personal.

Dos campañas de concienciación

A lo largo del año se han realizado dos campañas para concienciar sobre el abandono y promover las adopciones como primera opción para las personas que quieran tener un animal en casa. Estas campañas, impulsadas por el Área de Medio Ambiente y Bienestar Animal del Ayuntamiento de Palma, se han realizado con la colaboración de las entidades de defensa de los derechos de los animales Peluditos de Son Reus y Baldea.

La primera campaña, realizada a principios de año, tenía como lema "ADOPTA, no los abandones". La segunda, lanzada este mes de diciembre coincidiendo con las fiestas de Navidad, tiene como lema "ADOPCIÓN RESPONSABLE. Los animales no son juguetes" para fomentar las adopciones de animales de compañía y evitar que sean objeto de consumo y regalo compulsivo.

Especialmente se quiere incidir ahora, con motivo de las fiestas de Navidad, para que estas adopciones sean responsables, que no se regale, compre o adopte ningún animal que no se podrá atender y más adelante podría ser abandonado. Esta campaña está acompañada de difusión en las redes sociales de los perros acogidos en Son Reus a los que les cuesta más encontrar adoptantes, con el lema "Busco familia".

Importante reducción de entradas en Son Reus e incremento de las adopciones

Durante todo el 2020 ha continuado y ha incrementado la tendencia de la reducción de entradas de perros en Son Reus. El mes de noviembre se ha producido una de las reducciones más importantes, de casi un 50% en relación al mismo mes de 2019 y de un 66% en comparación al 2018.

Entre enero y noviembre de 2020 han llegado a Son Reus 704 perros por renuncias, abandonos o vagabundos. En este mismo período, el año 2019 entraron 1.065 perros. Las reducciones de entradas más importantes fueron a partir del mes de marzo y abril (coincidiendo con el confinamiento), aunque esta tendencia ha continuado y el mes de noviembre ha sido uno de los que han experimentado una de las bajadas de entradas más importantes, han entrado 47 perros, frente a los 89 de octubre de 2019 o los 109 de 2018.

Han bajado notablemente tanto los abandonos como las renuncias: el mes de noviembre sólo se han producido 16 abandonos, frente a los 40 de de 2019; y las renuncias pasan de 22 en 2019 a sólo 9 este año. Las entradas de perros vagabundos pasan de 27 a 22 (en muchos casos se trata de perros perdidos posteriormente recuperados por los propietarios).

En cuanto a las salidas, ya dos meses consecutivos que salen más perros de los que entran: en octubre hubo 49 adopciones y 24 perros recuperados por sus propietarios, cuando las entradas fueron de 57. Y este mes de noviembre, con una entrada de 47 perros, ha habido 28 adopciones y 22 recuperaciones por parte de los propietarios.

El uso del microchip ha sido fundamental para las recuperaciones por parte de los propietarios y es un indicativo de que una parte muy importante de los perros que llegan al centro son extraviados.

Gracias a estas cifras, a día 30 de noviembre había 43 perros en Son Reus; la capacidad es de 108 si están alojados en espacios individuales, por lo tanto el centro está a menos del 40% de capacidad. De estos 43 perros, el 58%, 25 perros son legalmente considerados "potencialmente peligrosos", de difícil adopción por sus características y por requerir una licencia específica para su tenencia. El resto de los perros salen fácilmente en adopción, incluso hay casos de lista de espera de personas interesadas.

Para ello se quiere recordar que los perros considerados como potencialmente peligrosos requieren unas condiciones y unos cuidados especiales que las personas deben tener bien presentes antes de plantearse tener un animal de estas características.



Compartir esta noticia:    



Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019