Llorenç Carrió: “El debate por el catalán se hace presente en el ambiente político y no en la calle”


30/03/2021


Por Juan Pablo Blanco A.


Ciento cincuenta nacionalidades conviven en Palma, diversidad cultural por doquier. Encajar con las costumbres y la cultura de acogida forma parte de los retos de las personas llegadas de afuera. No siempre es fácil, especialmente cuando se desconoce la existencia de tópicos que pueden llegar afectar la normal adaptación.

Eso lo entiende, Llorenç Carrió, regidor de Educación y Política Lingüística del Ayuntamiento de Palma, que enaltece el valor de quienes emprenden la aventura migratoria en otro país, tal y como sucedió con familiares de sus abuelos que emigraron a Argentina en la década de los cincuenta.

Baleares Sin Fronteras: ¿Qué es lo que se está haciendo desde el Ayuntamiento a través del área de Educación y Política Lingüística, para el fomento de la lengua catalana?
Llorenç Carrió:

Tenemos una educación en Mallorca que permite a todos los jóvenes acceder a cursos de formación y aprenderla. Lo que si es cierto es que en los últimos años ha habido un crecimiento de la población de Palma. Como Ayuntamiento estamos haciendo un trabajo de dinamización para garantizar que todas las personas que quieran conocer y aprender la lengua catalana lo hagan sin ningún problema.
Por eso, en el 2019 cuando empezamos esta legislatura me interesaba poner en marcha un servicio de dinamización, al igual que otras ciudades del Estado español, como La Coruña o Gijón, que también tienen lenguas propias para permitir que todo el mundo pueda aprender y mejorar esas lenguas, en nuestro caso el catalán.

BSF: ¿De qué líneas educativas estamos hablando?
L.C.:

Tenemos cuatro líneas de actuación: una que es, justamente, para los recién llegados a Mallorca; la segunda que es para promover programas educativos; un tercer proyecto que dedicamos a las actividades lúdicas en catalán y un cuarto programa que es el destinado al comercio.
Es verdad que todo el tema del Covid ha hecho que estos cuatro programas se tengan que adaptar a la situación que estamos viviendo. En julio del 2020 presentamos una guía de recursos en Palma. Creemos que es muy interesante ya que, además de aprender el idioma, nos permite mejorar el nivel y a la vez acercar a todas las entidades de la ciudad a estas iniciativas educativas.

BSF: ¿Cómo pueden acceder los ciudadanos a esta guía?
L.C.:

Esta guía se puede encontrar en la web del Ayuntamiento, también la hemos hecho llegar a todas las OAC (Oficinas de Atención al Ciudadano) de Palma, y también estamos por la labor de hacerla llegar a todas las entidades y áreas del ayuntamiento.
Por otro lado, la última ola de inmigración en Mallorca en estos años apunta a gente que ha venido a trabajar y no tienen necesidad de más formación. En este sentido, desde el Ayuntamiento promovemos cursos para aprender catalán, desde el nivel A1 hasta el B2.

BSF: ¿Cómo percibe usted el grado de interés de la comunidad inmigrante para aprender catalán?
L.C.:

Como concejal estoy muy contento de cómo se reciben estos mensajes en la ciudadanía. Justamente creo que las asociaciones de inmigrantes son las que reciben con más entusiasmo este tipo de iniciativas. Cuando se hace cualquier propuesta siempre la respuesta de la ciudadanía es mayor a las posibilidades que tiene el Ayuntamiento. A pesar de la pandemia que nos afecta a todos, este nuevo servicio ha tenido una respuesta muy positiva.

BSF: ¿Llegan al área suya inmigrantes a preguntar por cursos de formación?
L.C.:

En los últimos años cuando empiezan los cursos de catalán, lo que hemos hecho es dar la información en seis idiomas (catalán, español, inglés, francés, árabe y chino), y sí que es verdad que gracias a esto todos los cursos que se ofrecen desde el Ayuntamiento y otras instituciones siempre quedan completos y en lista de espera.

BSF: La pandemia exige más esfuerzo digital a las instituciones. ¿Qué alternativas se ofrecen?
L.C.:

Justamente ahora es importante decir que la Covid llegó sin que nadie se lo esperase y ha sido difícil adaptarse, pero hay que recordar a los lectores del periódico que pueden entrar en la página web de la ‘Escola d’Adults’ de Palma y podrán comprobar que se han intensificado los esfuerzos para que todas las personas accedan a los cursos de diferentes formas, tanto en línea como presencialmente.

BSF: Ineludible preguntarle por la polémica que se genera alrededor de las críticas de sectores que los acusan de imponer y adoctrinar con el catalán. ¿Qué opina?
L.C.:

Creo que es un tema más polémico en el ámbito político que real en la calle. Al final, la gente intenta romper todos los muros y diferencias entre comunidades. El que llega siempre tiene curiosidad por conocer el sitio en el que vive y donde le están dando trabajo. Todos los residentes están muy contentos de tener la oportunidad de conocer a más gente y sociabilizar con personas de diferentes países. El intercambio cultural enriquece. No es un debate real. Siempre hay gente que tiene sus fobias, pero este debate se hace presente en el ambiente político.
Veo muy positivo que Palma sea una ciudad abierta, cosmopolita y que todos los que han llegado a la ciudad tengan interés por conocer la lengua y la cultura. No me cabe duda que somos una de las mejores ciudades para vivir tanto de Europa como del mundo.





Baleares Sin fronteras (+34) 971 720 860 (+34) 655 207 019